Monday, September 11, 2006

LA GRAN COMILONA: EN LA RUTA DEL PACÍFICO

a la mesa y a la cama
solo una vez se llama
Después de Toluca en dirección a Valle de Bravo, los sitios donde comer son muy pocos. En la dirección que nos trae a Tejupilco, la ruta al Nevado de Toluca son contados los lugares apenas recomendables. Ni variedad gastronómica, ni instalaciones, ingenio o algo que haga memorable la aventura del sabor.
Otro camino a Valle de Bravo, la ruta por Villa Victoria, a la salida de Toluca, puede ser recordada por el número de pequeños restaurantes y fondas especializadas en pescados y mariscos, en la población de San Luis Mextepec, pero ese será tema de otra columna. Esta vez me referiré específicamente a la vía Toluca-Valle de Bravo, con extensión al municipio de Temascaltepec.
Justo donde comienza el camino a Valle, la denominada Ruta al Pacífico se encuentran dos negocios que ofrecen productos del mar. Uno se llama precisamente “Pacífico” y el otro no recuerdo su nombre, ambos son restaurantes discretos, sin pretensiones y que ofrecen los acostumbrados cócteles de mariscos, los filetes empanizados, los camarones a la diabla o al mojo de ajo, la sopa de mariscos, pero igual que en cualquier lugar y en porciones muy discretas. Parecen usar ingredientes de buena calidad, pero en la escala inferior de la economía y los precios.
Los dos negocios son muy parecidos y están muy cercanos. El Pacífico me gusta más por sus ventanales en esquina, el color usado para decorar y la afabilidad de sus propietarios, quienes se nota corresponde a esa categoría social denominada “pareja joven” u otra peor, “ochenteros”. El sitio es limpio a pesar de que sus baños dejan mucho que desear. Pero la comida que ofrece este lugar es totalmente olvidable, nada que haga volver a no ser por la ubicación del negocio. Uno de los puntos criticables de este sitio es la atención a las mesas por el personal con que cuenta. Descortés, incluso grosero. Pero lo peor, la música, que proviene de un estereo destartalado, a todo volumen y reproduciendo los acostumbrados sonsonetes monocordes, repetitivos que tanto gustan a gente de la región, pero que aturden y convierten en un martirio el acto de la alimentación.
El otro restaurante además de mariscos ofrece también carnes preparadas, bisteces, cecina, pero el sitio es aburrido, frió, oscuro y el servicio lento. Ni el nombre del lugar pude retener en la memoria.
Una vez en carretera se encuentran varios puestos de comida donde comer barbacoa, pero destaca el que esta ubicado en la desviación a Zinacantepec. Este sitio con más de 10 años creció de un puesto con lonas sobre el camino, hasta tener ahora instalaciones bastante buenas y amplias. El cliché de bienvenida es la palabra “carnalito”, supuestamente sinónimo de calidad del borrego. Cuenta con buena clientela y en términos generales el servicio es correcto y el producto el esperado. Hay que reconocer en esta empresa familiar la constancia, el sacrificio y el trabajo invertido.
Otro lugar donde comer estará hasta la desviación al Volcán. En ese sitio existen varios puestos de comida, pero el único que recomiendo es el que está primero a la derecha en la dirección norte-sur. No estoy enterado pero parece que existen rivalidades entre los negocios porque se llega al maltrato al cliente que consuma algo en un lugar y quiera probar otra cosa en el “de enfrente”. Es increíble que ocurran cosas así en estos tiempos.
Pero el que he probado por muchos años, un puesto de tacos y quesadillas, es atendido por un hombre maduro y su esposa amable. Las tortillas hechas a mano y las salsas, verde, roja y de aguacate, combinan excelentemente bien con la carne que siempre me ha parecido blandita, sabrosa y sazonada con manteca de puerco y cebolla. Nada del otro mundo, pero es una comida que hace que uno vuelva, a pesar de las incomodidades e inclemencias del tiempo al aire libre, A pesar del horario restringido, alrededor de ocho horas solamente. El trato al cliente y la sazón sencilla del alimento, hacen que uno regrese al pasar.
Por cierto esta es semana de fiestas patrias y en su casa en Tejupilco, Restaurante La Misión lo esperamos con sorpresas, promociones, música, alegría, baile y un menú mexicano que le va a sorprender. Venga a dar el grito en contra de..… digo Independencia (reservaciones al 724 2673370)

No comments:

Librería Librarte "Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado de México"

Libr Arte La Librería de Tejupilco PRESENTA ¡Salir Afuera! Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado...