Friday, May 21, 2010

DE CHILE, DE DULCE Y DE MANTECA

Hay varios temas que analizar, cual catálogo de las patologías que aquejan un organismo social llamado México, pero comenzare por certeros diagnósticos de dos extranjeros que no son “caballeros” diría un tal Justino Compean, mezcla de político y ricote y como él, toda la vocinglería nacional, taciturna, acomplejada, hipócrita, manipulada, ignorante, solemne, masiosares: una gran mayoría, la eufemísticamente denominada opinión pública.
El sueco Sven Goran Eriksson, fugaz y fallido entrenador de la Selección de Futbol de México, acaba de poner el dedo en la llaga más dolorosa, ardiente, cancerígena de la sociedad mexicana: “no creo que aprendí mucho de México, es un campo minado por la política… -y agrego- no hay que tener un trabajo donde la política sea tan importante”
Evidentemente el vikingo Sven, todo un playboy, relacionado con media docena de mujeres hermosas e inteligentes, se refiere a la noción última, pedestre, menor de la palabra Política, la definición general, lo que “100 mexicanos dijieron”: Política como sinónimo de corrupción y de robo, de traición y muerte, de ladrones y cómplices. Es el término de la política al que ha llegado nuestra nación, a la equiparación de política como imposición y crimen, violencia y destrucción, uso desmedido de la fuerza, ilimitada y mortal. Es la noción de política y de los políticos mexicanos. Son los que ocupan cargos públicos, los que se organizan en sindicatos y partidos políticos, son la policía y el ejército por supuesto. Es la gente que hace del ejercicio de la política un beneficio personal o de minorías; son los bancos e instituciones financieras, los mercaderes de la muerte, los beneficiarios de los rescates gubernamentales; son los burócratas y el magisterio, los dueños de los 18 equipos de futbol, los zares de fortunas injustas e ilegales. Son los propietarios de concesiones, de carreteras, de televisión, de radio y prensa, los zánganos que cobran sin trabajar; los comisionados sindicales, son todas las secretarios de estado y de los estados y municipios, los “aviadores”, fiscales, inspectores, jueces, magistrados; son la iglesia y sus mentiras, los diputados: son todo el Estado Corrupto, es el México de Hoy (Fallido es el término de moda)
Todo lo opuesto si se piensa en la Política como el arte superior de la sociedad. La Política como la definición soberana de la educación y de la enseñanza. Política como el ejercicio de la Autoridad y del ejemplo para hacer el bien, lo bello y lo justo para el ser humano. Por algo esta misma semana declaró el Cigala (gitano y flamenco), que el domingo 23 presentara sorpresas en su espectáculo, “si es que aun existe México para entonces” y agrego “Creo que los narcotraficantes y criminales mexicanos (el catálogo del párrafo anterior y más), deberían escuchar mucha música clásica, como el Réquiem de Mozart, toda la obra de Beethoven y Malher, así como piezas de Camarón de la Isla, Paco de Lucía y cualquier cosa que les sirva para sensibilizarlos un poco y no cometan tantas atrocidades”.
Veamos entonces unas muestras de este bestiario: Elba Esther Gordillo se presento en el programa de Leo Zukerman del jueves 20 de mayo. Es difícil decidir que domina en la líder del Magisterio, si su fealdad o vulgaridad, aunque el vicio mayor indiscutible, es el ansia de poder absoluto que no esconde. Vi a una Maestra Gordillo idéntica al mejor Cantinflas en “Ahí está el Detalle”. Su discurso ininteligible, arrogante, majadero, esquivo, solo tenía un hilo conductor: ambición y poder: no desintegrar al sindicato; no trasparentar cuentas; no disponer de un padrón de maestros; y el uso pésimo del lenguaje español (mentalizados, problemática, empoderar: sustantivos convertidos en verbos).
Otro caso igual de patético es el PAN, el partido en el supuesto-poder y su Consejo Cultural dirigido por Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”; es la primera dama, la prometida de Cesarin Nava, una tal Patylu, quesque la de Jeans (sic) y su éxito “La Vaca Tomasa”; es el affaire Alex Lora (un rockero de Avandaro, Guadalupano, metido en el conservador y reaccionario PAN), su “Domadora” (recontra sic) y la borracha de su hija (que no le cayeron mal los tequilas que se chupo en el antro, sino el Don Pedro –así se llamaba el pobre señor asesinado- que se “echo” en la calle). Es el PAN y su GENTE.
La sed de venganza y de odio de Calderón, sanguinario y alcohólico, que no escucha ni a los familiares de los 49 niños quemados en Hermosillo Sonora, en una Guardería cuyos propietarios son parientes de su esposa Margarita. FeCal únicamente se reunió con unos cuantos padres de familia, que aceptaron “tomarse la foto” y ha causado la indignación de mucha gente.
Y para quien tenga dos dedos de inteligencia, y horas de tiempo perdido, revisen la página de la UAEM y se va a encontrar el peor ejemplo de un trabajo en el internet. Es más el Campus de Temas-Tejupilco no cuenta con página en internet, pero este nefasto Rector Gasca Pliego, aparece al lado de gente de la ANUIES y resulta la primera universidad que bla bla bla… Como sucedió el día que dio inició la primera fase de un concurso de Debate del Centenario(¿?), en las instalaciones de la UAEM-Tejupilco; resulta que improvisan a unos estudiantes (entre ellos mi hija) despistados, sin decirles ni “aguas”, pero eso sí, “El Chino” y otros burócratas y zánganos que mantienen en la atrofia toral y en un estado de estupidez mental la Universidad (que pagamos CON NUESTROS IMPUESTOS), bien que se tomaron “la foto” para seguir mintiendo, hasta que el pueblo quiera y aguante.
Termino de escribir y me estoy enterando que “la ciencia” de Peña Nieto, determino que la niña Paulette murió en un accidente y no hay delito que perseguir, ni tampoco culpables. ¿Quieren más?
Mejor, VISCA BARÇA

Monday, May 17, 2010

MUERTO EL PERRO...

Diego Fernández de Cevallos simboliza el daño irreparable a México. Independientemente de filias o fobias, creo que no está claro que la personalidad y el carácter de Fernández de Cevallos, su ideología, fanatismo y pasión por el poder y el dinero, por la religión y su idea de Dios, lo convirtieron en el personaje perfecto para encabezar la reacción, en contra de los valores Republicanos de la Revolución Mexicana e impulsar los vicios de las Oligarquías: el tránsito de la justicia social, al imperio de las minorías basadas en la riqueza.
Reconocer y colaborar con Carlos Salinas de Gortari, a contrapelo de sus correligionarios del PAN, su negativa a abrir los paquetes electorales de la elección presidencial de 1988 y su posterior destrucción, lo convirtió en favorito de la Presidencia, al grado de que uno de los apodos con el que fue conocido era el de “la ardilla”, porque nunca salía de “los pinos”
La desaparición del también conocido como “Jefe Diego” puede convertirse en un tema de interés periodístico, que reemplace la muerte de la niña Paulette –ya circula el choteado chascarrillo de que busquen debajo de la cama de Diego y lo van a encontrar- y que distraiga a la opinión pública de otros problemas y crímenes, como los ocurridos precisamente el mismo día de su desaparición, en Torreón, donde una discoteca fue objeto de un atentado que dejo 8 muertos y más de 19 heridos, o los dos policías emboscados en Guerrero y los más de 10 asesinados en Zacatecas, todos, crímenes vinculados al llamado así, crimen organizado.
En el caso de Diego Fernández se habla de secuestro, de “levantón”, se mencionan a los “Z”, de la existencia de una guerrilla en México, de motivos personales, de crimen pasional, de venganza relativa al ejercicio de su profesión, incluso se estudia como causa probable, problemas familiares. También se especula que todo es un montaje que tiene como objetivo la reaparición del Jefe Diego, fortalecido, rescatado y catapultado para buscar la Presidencia en el 2012.
Diego Fernández de Cevallos fue candidato por el PAN en 1994 y compitió contra Cuauhtémoc Cárdenas y Ernesto Zedillo. El estilo agresivo, provocador, irónico de Fernández de Cevallos, inauguro las campañas de miedo y de odio, de descalificación y desprecio. Ganador del primer debate entre los contendientes de los tres partidos, Diego Cervantes prefirió retirarse de los reflectores informativos y prácticamente abandono la candidatura, el tiempo necesario para que se reposicionara Ernesto Zedillo. El Jefe Diego, prefirió continuar en el papel que tan bien conocía, el del negociador que inauguro en México las llamadas “concertaceciones”, es decir, las negociaciones políticas que impidieron por ejemplo, al PRI gobernar en Guanajuato y San Luis Potosí, a cambio de otras posiciones políticas, prebendas y canonjías.
Experto en el tráfico de influencias, los casos más sonados fueron los triunfos judiciales multimillonarios en contra del Gobierno Federal, para clientes representados por su despacho de abogados, mientras era al mismo tiempo Senador de la República. Típica su imagen, con un buen habano en la boca, circula otro chistorete que pregunta “pa’que tanto fumar puro, si termino chupando faros”
Fernández de Cevallos no se ha contenido en llamar “psicópata” a López Obrador, “descalzonados” a la gente que protesta por lo que les parece injusto y “viejerio” a las mujeres mexicanas. No obstante, después de las elecciones que perdió en 1994, El Jefe ha sido un poder real en México, al proponer y conseguir que Lozano Gracia se convirtiera en Procurador General de la República en el Gobierno de Zedillo y que actualmente, tanto la Secretaría de Gobernación y nuevamente la Procuraduría General, las ocupen Fernando Gómez Mont y Arturo Lozano, ambos personas ligadas a Fernández de Cevallos, antiguos colaboradores de su Bufete de Abogados y gente muy ligada a sus intereses personales.
Distante del actual ocupante de la Presidencia de México, llama la atención que la desaparición de Diego Fernández de Cevallos haya ocurrido justamente, el día que Felipe Calderón se disponía a viajar a España, a recibir un premio a su “Carisma” (sic) y luego a los Estados Unidos, a la anhelada entrevista con el Presidente Barak Obama.
El golpe criminal y político que representa la desaparición de Diego Fernández de Cevallos sin duda, está a la altura del trancazo asestado a Felipe Calderón con la muerte de Juan Camilo Mouriño. La precisión, espectacularidad y dimensiones del suceso lleva a pensar en la acción de un poder mucho mayor a los mencionados hasta el momento, cuyo objetivo sea el desestabilizar aun más a nuestro país.

Thursday, May 13, 2010

FOROS DE REFLEXIÓN

En septiembre de 1980, en el Auditorio del Centro Médico de la Ciudad de México, se organizó un Simposio Internacional de Planeación para el Desarrollo, que conto con la presencia de personalidades destacadas en la economía mundial. Allí estuvieron Carlos Rafael Rodríguez, Vicepresidente de Cuba, Jaques Attali, Partha Dasgupta, Lance Taylor quienes ocuparon ministerios públicos en Francia, India e Inglaterra y muchos otros invitados más. El evento inaugurado por el Secretario de Programación y Presupuesto, Miguel de la Madrid Hurtado, fue organizado por Carlos Salinas de Gortari, entonces y apenas Director General en esa dependencia.
Recuerdo muy bien que el día de la inauguración asistí personalmente, en calidad de observador, pues formaba parte de la asesoría del Subsecretario del Ramo, Francisco Labastida, jefe inmediato de Carlos Salinas, quien no fue tomado en cuenta y únicamente recibió una invitación que este malnacido (no se me ocurre otra frase para explicar sus permanentes fracasos –los gringos les llaman looser-), no aceptó.
La difusión del evento fue copiosa. La Planeación de la Economía era el tema central de toda discusión pública de la política. Los resultados de aquel encuentro fueron capitalizados por el joven Salinas de Gortari, empeñado en convencer a de la Madrid, de sus capacidades y al Presidente José López Portillo de las cualidades técnicas y políticas de su Secretario de Estado, a quien todos le apodábamos “el perfumado”.
El paralelismo entre el Simposio de hace 30 años y los Foros de Reflexión sobre Financiamiento y Desarrollo Sustentable, organizados por Enrique Peña Nieto es inaudito, es lo mismo, son distintos personajes, son temas de actualidad, los actores han cambiado, pero la trama, coreografía, escenografía, luces cámara y acción es idéntica. Ahora el personaje que se promueve es el Gobernador del Estado de México y solo falta saber si se trata de quien ocupa la Presidencia de México, Felipe Calderón, el destinatario del mensaje de fuerza, unión, capacidades, conocimientos y técnicas aplicadas a la economía y a la política, reunidas en derredor de Peña Nieto.
Los resultados personales del Simposio organizado en 1980 son ya conocidos: Miguelito de la Madrid obtuvo la venia del que se ufanaba ser “el fiel de la balanza”, López Portillo quien designo a su Secretario candidato del PRI a la Presidencia, que a su vez correspondió, nombrando a Salinas de Gortari Secretario de Programación y Presupuesto, quien desde ese puesto ya no tuvo límites para preparar su candidatura seis años más tarde, a la que llego, para ser Presidente entre 1988 – 1994, no sin antes hundir, desmantelar, quebrar, corromper y acabar con las cosas buenas que tenía el Estado Mexicano y a su vez, agudizar y profundizar todas las contradicciones que existían también.
Bien decía Lichtenberg en sus célebres aforismos -muy empleados por Don Jesús Reyes Heroles- que “si el poder corrompo al hombre, el poder absoluto, lo corrompe absolutamente- Es el caso de Carlos Salinas, quien a sus escasos 62 años, esta desatado, actuando en tantos ámbitos y planos de la vida nacional que escapa a la atención de muchos analistas políticos.
Por ejemplo, un miembro del “grupo compacto” del Salinas de Gortari de los 80’s, Francisco Rojas, coordina la bancada de diputados del PRI en San Lázaro. Otro ejemplo es la colocación, como piezas de ajedrez, de los operadores de comunicación, Héctor Aguilar Camín – desde ayer parte del staff de Tercer Grado, el punto de vista editorial de TELEVISA- y José Carreño Carlón, a cargo de un segmento de opinión en el nuevo espacio de noticias de TELEVISA llamado FOROtv.
El Foro de Reflexión, en su segunda etapa, inaugurado por Peña Nieto conto con la presencia de dos Nobel de Economía, pero los reflectores se los llevaron la presencia de tres ex Secretarios de Hacienda: Pedro Aspe Armella, Francisco Gil Díaz y Guillermo Ortiz Martínez, cosa nunca antes vista.
Terminaré esta nota señalando que conocí a Pedro Aspe, es más, el origen del ahorro que me permitió independizarme de la burocracia y de la Ciudad de México, entonces arruinada por los gobiernos del PRI, aún en calidad de Jefes de Departamento (Regentes, les decían), fue producto de un trabajo que me encargo el Dr. Aspe en 1985, quien era Presidente del INEGI, en relación al Mercado Mexicano de la Informática y que me pago en dólares constantes y sonantes, provenientes de fondos convenidos con instituciones internacionales. Ya desde entonces, el rumor decía que Pedro Aspe, quien provenía de ser Director del ITAM, la escuela de los economistas gubernamentales, era agente de la CIA.

Monday, May 10, 2010

MIGRACIÓN

La Firma de la llamada Ley SB1070 del Estado de Arizona, que convierte en criminales a los migrantes y objeto de persecución a todo aquel que parezca ilegal, ha desatado una serie de reacciones que van, desde la honrosa declaración del beisbolista Adrian González, gran jonronero de las Ligas Mayores, quien afirmo que no se presentará en el Juego de Estrellas si no se deroga dicha ley; pasando por las camisetas de básquet del equipo de Phoniex, a la que agregaron el artículo "los" a Suns (Los Soles, mexicanizando el nombre); y por supuesto la importante declaración de la UNAM, quien ha cancelado todos los programas de intercambio académico con el Estado de Arizona.
También son importantes las emotivas y multitudinarias manifestaciones en distintas ciudades de Estados Unidos, aunque lo mejor está por venir, en caso de concretarse el boicot al comercio y productos originarios de Arizona –lo que en verdad duele a los “gringos”- que ha hecho del racismo, bandera de protección y política interior.
En contraste, las declaraciones y opiniones del (des)gobierno del Calderón, apelando a derechos humanos y a la importancia del trabajo de los mexicanos -que hacen lo que ni los negros quieren-no solo dan vergüenza, sino que olvidan dos cosas fundamentales: que los residentes ilegales en Estados Unidos, van en busca de trabajo que no se genera en su propio país y que el Estado de Arizona, junto con el 51% de nuestro territorio nacional, fue arrebatado a México, en 1848, hace apenas 162 años.
Una máxima de la política exterior norteamericana dice que “los Estados Unidos no tienen amigos, solo intereses” y la historia bilateral con México lo demuestra. Hay que tener muy presente que entre 1846-1848 nuestro país fue invadido –con bandera gringa ondeando en el asta bandera del Zócalo de México y toda la cosa- y se arrebato medio territorio; que en 1914 nuevamente el ejército norteamericano invadió el puerto de Veracruz y mantuvo en jaque el desenlace de la Revolución Mexicana y una tercera –ignominiosa aunque fallida- es la llamada expedición punitiva del General Pershing, en búsqueda de Pancho Villa, quien se había convertido en el primer ejercito en invadir a los Estados Unidos, al entrar en Columbus y arrasar con la población.
Los atropellos, condiciones, amenazas que el Gobierno Norteamericano ha impuesto a México son la regla que define la vecindad de ambos países. No obstante, un acontecimiento memorable en la historia nacional, es la Presidencia de Lázaro Cárdenas, quien con patriotismo y valor supo enfrentar en su momento, las ambiciones imperiales norteamericanas, que por el lado de las finanzas bancarias y por otro lado, el de la explotación petrolera ilegal, continuaba sometiendo al Estado Mexicano.
Con visión de estadista, Lázaro Cárdenas consiguió desvanecer las reclamaciones por el pago de deudas que con usura, pretendían cobrar los bancos norteamericanos y recuperar la propiedad y soberanía de los campos petroleros, aprovechando la coyuntura que se vivía con motivo de la Segunda Guerra Mundial. No hay que olvidar que hasta 1942, antes de que México declarara la guerra al Eje Alemania-Italia-Japón, había lugares como la famosa Casa Boker, en el centro de la Ciudad de México, que ondeaba una gran bandera con la esvástica nazi y que de sus ventanas colgaban pendones con la cruz gamada. La sola posibilidad imaginaria de que México se hubiera aliado con Alemania, y convertido en “cabeza de playa” de una hipotética invasión al territorio de los Estados Unidos, “doblo las manos” al Presidente y Gobierno yanqui.
Precisamente por aquí comienza la historia de la migración de trabajadores mexicanos “pa’l otro lado”, justo en agosto de 1942 y dadas las condiciones bélicas internacionales, Estados Unidos solicitó a México la firma de un programa conocido como Braceros (de brazos), para contar con mano de obra calificada para trabajar en labores agropecuarias y otro Bracero Ferroviario, de mano de obra inexperta para trabajar en labores relativas a las vías férreas. Ambos programas significaron la migración legal de casi 5 millones de mexicanos.
Estos programas que fueron parte de la prosperidad del “american guey of life” concluyo en 1964. Para 1969 los norteamericanos dieron inicio la llamada Operación Intercepción, que consistió en redadas y capturas de mexicanos que seguían pasando a los Estado Unidos de manera ilegal, argumentando que traficaban drogas. A la acusación de que México era “el trampolín” de la droga a los EUA, el presidente Díaz Ordaz respondía con “el problema mayor no es el trampolín sino la alberca”
La situación actual en que millones de mexicanos viven en Estados Unidos de manera ilegal, que Arizona se prepara a realizar una cacería de indocumentados y aplicar medidas racistas para detener y extraditar a connacionales, tiene otro origen: es la quiebra del Estado Nacional Mexicano, es la política deliberada del gobierno mexicano que pacto y firmo un tratado económico injusto y desigual con EUA. Es resultado de la disposición ordenada, de las políticas adoptadas sobre todo en materia de educación que han convertido a la juventud mexicana en mano de obra barata, sin alguna calificación. Los responsables de este estado de cosas son Carlos Salinas de Gortari y Elba Esther Gordillo y los ejércitos de maestros cómplices, en que así suceda la historia presente.

Thursday, May 06, 2010

MI HISTORIA DEL PERIODISMO I

Muy de vez en cuando, acuden jóvenes a la WeB ó N@D@, generalmente estudiantes de preparatoria, en busca de un periódico nacional, para cumplir con un requisito escolar. Hasta este día, termino por encaminar a estos jóvenes, convencidos por sus mentores, al puesto de Don Berna, porque no he conseguido aún, hacer entender dos cosas: que la lectura del periódico es un hábito diario, no una tarea de ocasión; y que hoy se puede leer toda la prensa nacional e internacional, de manera gratuita, a través de internet.
Me resulta muy placentero recordar que mi primer contacto con la prensa nacional, se remonta al año de 1968 a la edad de 9 años, cuando ocurrieron dos hechos que no olvido. El primero es una apuesta que mi Padre me lanzo, para jugar 20 centavos por partido de beisbol del equipo de los Diablo Rojos, que me hacía correr temprano a leer la sección deportiva, para conocer los resultados –ese año los Diablos fueron campeones e impusieron record de triunfos y mi Padre no aceptaba el lado bueno (pedagógico dirán los inútiles enseñantes) de su reto fallido- del que era tremendo fanático; la otra, el 3 de octubre de ese mismo año y el encabezado del Excelsior que daba cuenta de más de 40 estudiantes muertos en la Plaza de las Tres Culturas y dentro, en sus páginas editoriales el cartón magistral de Abel Quezada, en un rectángulo pintado de negro y la pregunta en la cabeza ¿Porqué?
Desde entonces no deje nunca más de leer todos los días el periódico. Hubo épocas de bonanza en que las suscripciones que llegaban temprano bajo la puerta de mi casa familiar incluían tres diarios: siempre el Excelsior –mi madre lo prefería “porque fue su fundador, Rafael Alducín, quien convoco a celebrar el Día de las Madres”-, el Novedades de la Familia O’Farril (fuera de circulación) y en ocasiones El Universal.
Mi avidez por saber se reforzaba con las historias que mi Padre me contaba sobre la Segunda Guerra Mundial, las hazañas descritas en el Selecciones del Reader’s de los años 1939-1945, que el coleccionaba desde joven. Por eso cuando me enteré que la Hemeroteca Nacional se encontraba a unas cuadras de mi escuela primaria, en la esquina de las calles del Carmen y Rep. De Venezuela, no dude en conocer y pedir acceso a los mamotretos con tapas de keratol, lomos engomados y letras doradas. Pero lo que más me fascinaba eran los enormes atriles, donde colocar los añejos periódicos empastados. La Hemeroteca pertenecía desde entonces a la UNAM y a cambio de mi credencial, los atentos trabajadores, expertos en el manejo de estas reliquias de la vida nacional, me indicaban como consultar, cuidar y tratar el material que solicitaba. Allí pude ver los encabezados del agosto de 1945 y las primeras noticias que daban cuenta del estallido de bombas atómicas sobre Hiroshima primero y Nagasaki después.
La historia del periodismo en México tiene momentos claves, desde la lejana épica colonial en que Fray Juan de Zumárraga se encargo de hacer llegar la primera imprenta en el año de 1539 y del impresor Juan de Pablos, que multiplico los talleres de impresión, con los que inicia la circulación del antecedente más remoto del periodismo nacional, las hojas volantes y del Mercurio Volante que en 1693 edita Carlos de Sigüenza y Góngora. En 1722 se funda La Gaceta de México considerado el primer periódico nacional.
El periodismo tuvo desde entonces múltiples expresiones y ha estado presente, siempre en gestas históricas. Durante la Independencia Mexicana, Miguel Hidalgo fundo el Despertar Americano y Fernández de Lizardi “El Periquillo Sarniento”, utilizó el Pensador Mexicano como tribuna política en 1812, pero es hasta la consumación del movimiento independentista y la Constitución de 1824 en que la prensa nacional dispone de un marco jurídico que garantizaba el régimen de libertad de expresión.
Fue la prensa nacional en el siglo decimonónico, crisol de la fundación de México. Los exponentes del periodismo en los albores de la nación son ejemplos de combatividad, de libertad y de valor. No es posible nombrar a todos pero Francisco Zarco, Guillermo Prieto o Andrés Quintana Roo son solo algunos de los periodistas y políticos que combatieron a los enemigos de nuestro país. Benito Juárez fue uno de los exponentes determinantes en la historia del periodismo, al conceder libertad y mejores condiciones para hacer del periodismo nacional, el conducto para difundir las ideas liberales. El Ateneo Mexicano y el Monitor Republicano se convirtieron en trincheras mexicanas, frente a La Opinión, La Reacción, el Boletín de Orizaba que combatían a favor del gobierno monárquico de Maximiliano y que a través del “insulto, la denostación y descalificación fueron la columna vertebral del contenido periodístico”
Esta historia que no se puede resumir en una columna, quiero dejarla aquí con un hecho fundamental para entender el periodismo del siglo XX. Al asumir la presidencia Porfirio Díaz y tomar la decisión de reelegirse una y otra vez, encontró que la prensa era un enemigo muy poderoso por su estilo, por su forma y contenido y en vez de responder con el uso de la fuerza, clausuras y sanciones, Don Porfirio opto por poner en práctica un medio llamado subvenciones al periodismo: darles dinero para decir lo que el dictador quería y no publicar lo que le afectaba. Excepto casos ejemplares como el Ahuizote o el Hijo del Ahuizote de los hermanos Flores Magón, el resto de la prensa, la mayoría, acepto dócilmente estas dadivas gubernamentales y desde entonces se fundó esta nefasta práctica, llamada actualmente “chayote” o “embute”, con que la prensa se mantiene y sostiene gobiernos, y que sin duda, fue determinante en los más de 70 años en que el PNR-PRM-PRI, pudo mantenerse en el poder.

Librería Librarte "Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado de México"

Libr Arte La Librería de Tejupilco PRESENTA ¡Salir Afuera! Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado...