Monday, February 24, 2014

WITH THE MONEY DANCE THE DOG

Entre el pasado miércoles 19 de febrero y el viernes por la noche se escribió con tinta indeleble, la nueva realidad mexicana. La que no queremos ver, muchos que somos mayoría. La que parece definitiva aquí y ahora. La que ha sellado una relación de subordinación y dependencia que atempera los ánimos de todos los mexicanos y que produce estados tan variados de euforia y franca depresión, de sorpresa, resignación –hasta los peregrinos anuales a la Basílica, tuvieron que comenzar su recorrido en un origen alternativo- de optimismo desbordante, de promesas inconclusas, de visiones maravillosas, arrancaderos de oportunidades, con nombres rimbombantes –empresas multinivel- son el punto y aparte para muchos, para todos aquellos que han decidido vender su “alma al diablo”, el diablo Cojuelo, el de la tierra de la especulación  prometida
La visita del Presidente de los EUA Barak Obama y la reunión con el Primer Ministro de Canadá Stephen Harper, con Enrique Peña Nieto, en la capital chiquita del nuevo México, Toluca, en una cumbre chiquita que duro ocho horas, menos de las nueve horas que consumió el viaje del Dark Vader Imperial, recuerdan a Julio Cesar Emperador pronunciando “Veni,vidi,vici” y la mejor prueba de ello es que apenas dos días después de su partida, su Gobierno, el de los EUA, le arroja unos pellejos a su perrito faldero, a su can bien portado, obediente, leal y fiel: la entrega del Chapo Guzmán a EPN.
Gesto que tiene varias lecturas. La orden de captura girada en la noche del viernes, periodísticamente deja tres días para diluir el impacto entre la población. Hoy lunes  parece, una nota “vieja”. Ya se esparció la información y difícilmente habrá marcha atrás, aunque al final –como acaba de saberse con total cinismo, por el Mario Aburto detenido, declarando que él no es el Mario Aburto magnicida, asesinado el 20 de marzo de 1994- tampoco sea este Chapo el verdadero Chapo. Creo que lo más siniestro es inferir que la entrega del Chapo comprueba que las limitaciones culturales, emocionales, de personalidad y de capacidades de Enrique Peña Nieto, son reconocidas y elige, el Presidente de México, plegarse con humildad campirana y tomar la parte de los dineros ofrecida. En el puritito estilo “Santa Annaesco”,  en vez de los 15 millones de lingotes de oro y pata por la Mesilla, al son de “with the money dance the dog” acepta recibir en pago las redes del narco controladas por el Cartel del Pacífico. Porque la anexión pactada bajo los dominios de los EUA, laxa, llana, sin tapujos, sin sobresaltos, controlada, mediatizada, atizada por los medios de control total de la información, conlleva hasta un cambio en los dichos y refranes. Hoy son los tiempos del “Time is Money”, “Yes we can”, “In God we trust”
Pero esta Carta llevaba otro nombre. La titule inicialmente Joaquín Sabina y es una de esas veces en que me disponía a escribir por petición expresa de una persona que amo. La que se grabó un tatoo de este sabio-cantante-poeta-trovador, nacido en el pueblito de Ubeda, en la región de Jaen, en la provincia de Andalucía, en 1949.
Supe de Joaquín Sabina por primera vez, por allá de 1992, por boca de mi Padre, siempre a la vanguardia de la música que debe escucharse. Igual que como a mediados de la década de los años sesenta, cuando mi Pa’ traía consigo un LP de Joan Manuel Serrat, no le preste atención, así ocurrió a principios de los años 90’s, que se presento por primera vez Joaquín Sabina en la Ciudad de México, entonando composiciones como la del “Ataque de tos” que era tema para mi Madre, aquejada de espasmos frecuentes, pero quizás la más recordada, un himno para muchos fue la de “¿Quién me ha robado el mes de abril?”
Me encontré una interesante entrevista, de la cual reproduciré algunos fragmentos, publicada por el magazine Jot Down de España. Sabina es todo flamenco “Sabina se evapora al doblar la esquina. Detrás de todas las respuestas, una carcajada” Compositor y poeta, ha escrito una docena de libros, drogo confeso, bohemio, el tiempo lo ha convertido en filósofo, con una autobiografía por escribir, dice “Me lo planteo todos los días. No exactamente una autobiografía, pero sí un libro collage. Lo que pasa es que soy bastante rápido para escribir en verso y un desastre para la prosa… porque la prosa me cuesta muchísimo trabajo: trato de imprimirle el rigor rítmico y métrico que pongo en los versos, y es una tortura. Acaba saliendo una cosa espantosamente barroca y rebuscada que odio… La prosa es disciplina militar… Y yo a eso soy muy alérgico, porque el verso, la canción, te permite escribir borracho a las tres de la mañana, pero la prosa no. La prosa es un trabajo.
Directo, cínico, tan ingenioso como mordaz, dice de Cesar Vallejo, el poeta guatemalteco, que era recriminado por su esposa, quien le preguntaba si se harían ricos con lo que él escribía “Mujer”, le contesta el marido, “si viviese de eso estaríamos escribiendo todos”. Saltimbanqui de la hilaridad a la veracidad, honra a Joaquín, en los tiempos del efectismo, la tecnología y la fantasía decir que “Uno tiene la impresión de que la ficción es más prescindible o que las buenas cosas de ficción uno ya las ha leído; las biografías y la historia contemporánea me interesan más”. Encanta saber de dicho y hecho, que Sabina no usa teléfono celular y cada vez menos el automóvil.
Sin dejar de lado esa vena tan castiza, Sabina triunfa en el ánimo de aquellos que aun continuamos siendo Cómicos, cuando agrega al “Cuanto más vende uno, más vendido.” para relacionar su afecto por los dineros con su determinación por venir a América “Todo lo que me pasó después ni estaba previsto, ni peleé por eso ni nada parecido. Solo ir a América, ¡ya no a cantar, sino ir! Y a la entrada que le da el Magazine, quien le afirma que “Pues en América aún te quieren más que aquí” El mejor Sabina, sentencia lapidariamente, entre sorbo y sorbo de tequila y fumada tras fumada de un Ducado, que “Bueno, siempre se han dejado engañar por los conquistadores españoles”
Un Sabina que puede comparar  “Hasta hace quince años nos íbamos después del concierto al pub de la ciudad a tocar, a hacer tonterías y a emborracharnos….Ahora estoy un poco recluido en mis habitaciones. Menos mal que en los hoteles a los que vamos hay unos buenos minibares”… “Yo no sé leer y escuchar música al mismo tiempo, así que prefiero cien veces leer. Y luego tengo algunos filtros. Me fío de mis hijas, que de pronto me llegan con alguna cosa”…
Yo, lo entiendo, también cuando afirma “Recuerdo un día que estaba con uno de estos sociólogos muy coñazo, tertuliano, que hacía una defensa tremenda entre la igualdad de los hombres y las mujeres y yo decía que no… No es que sean incomprensibles (las mujeres), es que somos dos especies muy distintas. Ellas tampoco nos entienden a nosotros. No tienen ni puta idea, vamos…  De su afición a las drogas,  “Daría cualquier cosa por verme en esa situación otra vez. No lo hago porque soy un cagón y no me quiero morir” Y del sexo, Sabina confiesa “¿Sabes lo que pasa con el sexo? Que con los años deja de importar tanto y se convierte más en un motivo literario. A mí me encanta estar rodeado de chicas, pero ponerse en el trance de follar es agotador”
Sobre política y las amistades, con sinceridad declara que todos sus amigos son rojos y hay uno que otro del PP (algo así como el PRIAN totonaka), pero destaca que “Lo colectivo, que suele ser bueno en casi todo, en asuntos del pensamiento es muy malo”, aunque defiende el caso de Marinaleda (Andalucía), que es un pueblo en el que se vive esa utopía comunista tan pasada de moda, pero donde todo el mundo tiene su casa y su trabajo. Yo me pregunto: “¿Esto no se puede hacer en más sitios?” Y lo han hecho con no violencia activa…. ¿Tú has estado en Marinaleda?   Pues te lo recomiendo. No hay policía. ¡Y es un pueblo limpio, con todas las casas preciosas!
Y como si fuera Aristóteles, Joaquín Sabina,  el de “Amores que matan”, “Es mentira que diga que te quiero” y “No soporto el Rap”, anticipa “Es muy difícil perder de vista que después del crack del 29 vinieron Hitler y Mussolini, la Segunda Guerra Mundial. Ahora se están viendo cosas un poco parecidas y alarmantes. La xenofobia, los partidos de ultraderecha. La debacle absoluta de la imagen del político” (Esta historia habrá de continuar algún día)





Thursday, February 20, 2014

SOCIEDAD DESESCOLARIZADA

Pensé detenidamente si el título de esta Carta es el indicado. Dude mucho en llamarle de esta manera a la presente entrega, que trata sobre el arranque del II Foro de Educación en Tejupilco, en razón de dos factores: que para la mayoría de los lectores potenciales no resulta claro el término “desescolarizada”, y que para los que si entienden el concepto, les causa desprecio, sonrisas, pánico.
Pero es de lo que deseo hablar. Es la propuesta que presentaré este mediodía 20 de febrero, en una de las Mesas de Discusión en las que participo, con la ponencia “El Escritor y la Educación”: La Sociedad Desescolarizada es la parte central del trabajo que voy a exponer ante un auditorio de maestros y educadores. Me hago portador de un saber alternativo, bueno, libre, útil y amistoso. Una forma de vida democrática, feliz e independiente. Paso la voz incansable de Gabriel Zaid (80 años), como él mismo ha trabajado con insistencia en las apuestas inauguradas en Cuernavaca México, de manera formal por Iván Illich, que dice “Por fortuna existen remedios y alternativas. Caminos radicales por ser diametralmente diferentes a los trillados métodos en uso… hay líquidos para aflojar piezas metálicas inmovilizadas por la oxidación, para remover la oxidación cultural que inmoviliza la imaginación social, para recuperar la inspiración creadora de soluciones prácticas…” Más no únicamente aflojar lo consabido que nadie cuestiona. No se trata de criticar las modalidades educativas, la calidad buena o mala escolar, ni entrar a debatir si es mejor la escuela autoritaria frente a la permisiva, o como decía ayer de manera interesante y simpática, el  vasco-alemán Miguel Ángel Sobrino, las “Epistemologías del Sur”: Se trata de cuestionar el supuesto de que la escuela es indispensable.
Antes de entrar en materia, no puedo dejar de comentar dos cosas que observe en la inauguración del II Foro, a tono con la máxima reyesheroliana de que la “forma es fondo”. Por una parte, el magnetismo que irradian estos eventos por minúsculos que pudieran ser, para seducir, encantar, atraer, concentrar. “Algo tienen las burocracias (militares, cortesanas, eclesiásticas, estatales, universitarias, mediáticas, empresariales y sindicales) que desanima la creatividad. Las estructuras jerárquicas se llevan mal con la libertad creadora. Tienden al centralismo y la hegemonía. Desconfían de las iniciativas que no se rigen by the book… y que las burocracias tratan de integrar, atrayéndolas o intimidándolas”  Dialogar, sentarse en la mesa,  saludar al Diputado Noé Barrueta, abrazarse con todos ellos, besar a las edecanes, escuchar un concierto de guitarra clásica, acompañar al Maestro Pablo Carbajal, a la Doctora (H) Ada –dejo así el nombre porque se parece a Campanita, a “Tinker Bell”- quien dirige el ISCEEM y son muy agradables, son parte de los movimientos de atracción. En cambio, ver que dos de los cuatro libreros comerciantes, presentes en el jardín del mismo instituto, se plantan con la venta de libros y materiales “piratas”, y enseñar los colmillos “mejor no hagas nada porque no lo voy a permitir”, resulta tan “shokeante”, como ver que en el disco que se entrega como parte del registro al evento, el titulo de mi ponencia, viene manchado con un asterisco que dice “la ortografía y redacción son responsabilidades del autor”, exactamente un par de renglones debajo del cuerpo de mi texto que alerta el mal uso del lenguaje del gremio, lo cual solo se explica de dos maneras: que es naturaleza del gremio magisterial “sangrar por la herida”, por eso son tan maltratados, por la susceptibilidad clasista del origen de la mayoría; y, porque el magisterio ha olvidado su naturaleza apostolar, dependiente de los presupuestos públicos, construidos con las aportaciones de la ciudadanía,  con nuestros impuestos, recursos y derechos. Con nuestra voz y votos. Olvidan lo esencial y “patalean” ante la crítica.
Paso a mí propuesta. Los conceptos Tertulia e Improductiva los encontré en Gabriel Zaid, quien a su vez abreva de Iván Illich, que postula la “Sociedad Desescolarizada”, cuya expresión mayor, para un Padre de tres hijas –como es mi caso- y consumado ajedrecista, son las Hermanas Polgar, todo un paradigma, por haber sido planeadas, concebidas y educadas exclusivamente para ser ajedrecistas campeonas del mundo. Conocí a Zaid a principios de 1981, pero supe de la fuente de su praxis filosófica, los trabajos de Iván Illich en México, hasta entrado el segundo milenio. No obstante, me enteré de las magyares Susan, Sofía y Judith Polgar, hasta 1994 y estoy absolutamente seguro que de haber sabido de esta libertad e ingenio, cruzando la experiencia pedagógica imaginada por Lazlo Polgar, con el realismo mágico de la educación pública en el sur de México, -el surrealismo ventilado por el Maestro Sobrino- hubiera aprobado esta experiencia, en quienes son mis herederas naturales.
En “la Sociedad Desescolarizada” (1971), una de sus magnas obras, escrita en Cuernavaca, y que le ha dado la vuelta al mundo: Illich se cuestiona la necesariedad de la educación escolarizada y del supuesto de que la escuela sea el eje central de la educación. Una manera de ilustrar su experiencia es con algo que parece un chiste, pero que en realidad es una gran verdad: Aprender a hablar es más difícil que aprender a leer y escribir. Los niños hablan sin haber ido a la escuela. Si fueran a la escuela para aprender a hablar, serían tartamudos.
Por eso, el poeta Zaid, enfatiza que  “El verdadero saber no está en las aulas, ni en las universidades, está en los libros… Marx, Freud, Einstein, Picasso, Le Corbusier, que marcaron las tendencias dominantes del siglo XX, crearon y pensaron por su cuenta y riesgo, en libertad… la cultura libre nace en el mundo comercial. Gutenberg era empresario, Leonardo contratista, Erasmo FreeLancer. Nace al margen de la universidad, y hasta en contra… Descartes y Spinoza rechazaron dar cátedra universitaria. No querían ser profesores, sino contertulios y autores. Frente al saber jerárquico, autorizado y certificado que se imparte en las universidades, prefirieron la conversación y la lectura.
Modelo educativo netamente improductivo y costoso, además de elitista, la educción en México es un lujo que le sale muy caro al país y que produce rendimientos notoriamente decrecientes. Hay que cambiar radicalmente el modelo educativo, evitando, siempre, que el negocio de los títulos universitarios, arruine  el apetito de saber. Hay opciones para evitarlo: Flexibilizar el menú de las canastas (curriculares). Quitarle presupuesto al campus en favor de la universidad virtual. Favorecer la educación a tiempo parcial durante muchos años, con títulos parciales sobre la marcha. Introducir el aprendizaje serio de un oficio durante la preparatoria y no permitir el ingreso a la educación superior a quien no demuestre su capacidad de practicar un oficio, su desarrollo intelectual sería mejor: La inteligencia es corporal.
En “Herramientas para la Convivencia” (1973). Illich emplea la palabra convivial para evocar el espíritu igualitario, libre y festivo del convivió, frente al espíritu jerárquico, formal y obligatorio de las instituciones. Fortalecer la convivencia, la armonía, fraternidad. Privilegiar la amistad ciudadana frente a las tecnologías que sirven para crear dependencias públicas, privadas o sindicales. Hacer de la cultura un medio y de la felicidad ciudadana un fin, sin allanarse a la simplona organización neoliberal de los mercados, a la peregrina idea de la existencia de una “mano invisible” que acomoda naturalmente la oferta y la demanda de bienes y servicios. Hacen falta candidatos, estudiantes, ciudadanos que se animen, arriesguen, trabajen y transformen en empresarios culturales... Decidir de otras maneras. Por ejemplo optar por aquello que sea poco costoso y muy productivo: un libro de Shakespeare  sobre el Juego de Tronos, Julio Verne en vez de Sangre de Campeón, un molcajete en lugar de un procesador de alimentos, un “vocho” –Emilio Mújica Presidente de Uruguay- y no una Navigator –Dr. Galicia Presidente de Temascaltepec-; en vez de lo muy productivo, pero muy costoso: una bicicleta de carbono B Twin. Elegir aquello poco productivo pero poco costoso: un machete, una vela; sobre lo muy costoso y poco productivo: un balón de futbol “súper Duplo”, un Lamborghini… Son formas diferentes de encarar México.







Monday, February 17, 2014

LA UNIVERSIDAD DE LA BARBACOA

Esta Carta tenía como título original “Vivir Sin Jefe: El reto de la educación” y se inscribiría en la pista donde aterrizar el II Foro Regional de Educación, que se inaugura el miércoles 19 de febrero, en las instalaciones de el ISCEEM Tejupilco. Pero la incontinencia verbal de Eruviel Ávila, a tono con la restauración de las prácticas más célebres del Ogro Filantrópico, como acertadamente nombrara Octavio Paz a toda acción del Estado mexicano, anuncia la creación de una escuela para (de) formar  especialistas, en uno de los platillos típicos de la gastronomía nacional, la barbacoa.
Sin duda que este anuncio del absurdo será uno de los temas que se presumirán con trompetas y heraldos en este evento. Seguramente los “Doooctores” de las mentiras pontificaran sobre las ventajas de la teoría sobre la práctica. No dudo que se den a conocer programas especializados para construir los hoyos del “entierro” del borrego, con tecnologías sofisticadas. Es probable que se anuncien coinversiones con japoneses (viste mucho nombrar a ese país) y sin duda que habrá representantes de Knorr Suiza promoviendo su sazón “Ixtlahuaca” para las Amas de casa “contentas”. Hay que esperar a conocer los posgrados en salsas, tortillas, engorda del animal, conservas, enlatado, condimentos y por supuesto que un área dedicada a la formación de Chefs Cordon Blue, que convertirán el plato con dos tacos, en un “nouvelle cuisine”. Sin duda que tan ingente idea tendrá que ser acompañada de un cambio en el nombre de algún municipio del estado de México, o mejor uno de cada entidad de la República donde se prepara este tradicional platillo, por el de Capulhuac de Eruviel o algo así, que recuerde este brillante gesto e inmortalice a perpetuidad al autor de tan maravillosa iniciativa. Total, ya en el colmo del absurdo, un despotismo de este tamaño, todo lo puede.
Ironías aparte, en México, la vida no siempre ha sido así. Hubo una vez que en México, era humillante pertenecer a las burocracias, mucho más a la pública que a la privada. Nada ilustra mejor este recuerdo que Gedeón, el personaje de la tira de los Supermachos que personifica al burócrata municipal, con cubremangas, visera, lentes y tirantes, rostro famélico y con una actitud servicial que raya en la ignominia. Todavía a mediados de los años 50’s el número de patrones o empresarios censados ascendía a 3.5 millones, por 3.8 millones de trabajadores, ya sean estos obreros calificados o no y empleados.
En México lo tradicional fue vivir sin jefe. Antes, José María Luis Mora escribió un famoso "Discurso sobre los perniciosos efectos de la empleomanía" en 1827. Recuerda muy bien G. Zaid en un ensayo publicado con el titulo “Vivir sin Jefe” que “la disciplina de ir a un lugar de trabajo, marcar tarjeta y recibir órdenes no formaba parte de la cultura mexicana; y no fue fácil de aceptar, cuando el país empezó a piramidarse”.
Conozco muy bien esta historia, son recuerdos muy cercanos, como que mi biografía abreva de dos familias muy bien diferenciadas en la época de Oro de México: la familia Paterna, por una parte, se formo de empresarios inaugurales, del autotransporte, de la construcción, de la agricultura y de la industria automotriz y, por otro lado, de empresarios en oficios tan fascinantes como la carpintería, la sastrería, la imprenta o los obradores. En cambio, la línea materna me surtió de ejemplos de personas empleadas en nacientes empresas, donde la constancia, lealtad y responsabilidad fueron el sello, para alcanzar la jubilación, tras 40 años de trabajo sin descanso. Los contrastes eran más que evidentes para aquel niño, para mis ojos que empezaban a entender la vida. Mientras mi Bisabuelo Ezequiel Garcia vivió con la fama de haber construido mas de cien casas y construcciones que aun existen y en perfectas condiciones en el DF, sin haber pasado ¡jamás! por ninguna universidad, mi Abuelo materno, en cambio, me aconsejaba sobre la economía y como “recoger los clips tirados en el suelo, generaba utilidades para la empresa donde trabajas”.
No fue difícil, para mí, elegir qué clase de vida deseaba seguir. Pero tampoco era tan obvia, porque mis dos hermanos, siempre optaron por seguir las enseñanzas del abuelito Pepe Ruiz y son actualmente empleados, en compañías privadas y dicen que viven felices con sus familias, compran en el súper, van a misa dominical, se emocionan con los juegos del futbol,  critican al “Peje” y donan al Teletón…
No fue mi caso, donde combine una brillante carrera universitaria, con estudios complementarios y la práctica de la docencia universitaria. Me convertí en un funcionario público, solo el tiempo necesario para comprender que no había nacido para recibir órdenes. Le renuncie a Humberto Mosconi, quien me contrato en una paraestatal (Sidena) para liquidar a cientos de empleados y no quise acompañarlo en su camino que incluyo luego Dina, Komatzu, Concarril, Ferrocarriles Nacionales de México y CONASUPO, todas ellas extintas empresas paraestatales a donde llego como Director General, exclusivamente para liquidarlas por completo. El Ingeniero Mosconi, egresado del IPN es uno de estos personajes oscuros que nunca se habla de ellos y que han dañado fatalmente el patrimonio y el espíritu de México.
Todavía intente hacer algunas cosas útiles en la SEP, pero la muerte de Don Jesús Reyes Heróles acabaron con las promesas de hacer de la educación, palanca de desarrollo y entonces, a la primera oportunidad, no dude un momento para como “Hernán Cortes” –así me decía un pariente querido- liquidar todos los bienes que poseía en la Ciudad de México y buscar ser mi propio Jefe, en esta región sur del estado de México.
“Vistos con ojos progresistas, los empresarios rústicos son proletarios dignos de lástima o reaccionarios dignos de exterminio... para el fisco, evasores… para las grandes empresas, competidores desleales... para los académicos y tecnócratas, gente reacia a la educación y a la ayuda… para el marxismo (la izquierda del PRD) vidas despreciables (cuando no exterminables)… Esta fue la dedicatoria que escribí al realizar mi Tesis para titularme como Economista en marzo de 1981. La mención Honorifica que me confirió la UNAM se sintetiza en este hallazgo, en esta filosofía educativa de de la felicidad. Mi encuentro con Gabriel Zaid, autor de la cita, tiene también un origen, en una sugerencia de lectura de parte de un amigo cuyo nombre significa Padre y de mis orejas dispuestas a escuchar. La lectura del Progreso Improductivo me ha conferido la capacidad para reflexionar (repensar sic) la educación de otra manera, para aventurarme en la empresa, para cocinar, sembrar árboles, criar animales, cantar, escribir, transitar de comerciante de alimentos para el cuerpo a comerciante de alimentos para el alma de la gente. Pero lo más importante, me ha dado la oportunidad de dejar mis propios ejemplos y ser testigo partícipe de la cultura y la educación particular, frente a los monopolios del saber institucional.
En junio de 2013 la Revista Expansión publico un artículo titulado “Hago lo que quiero” que trata cuatro casos reales de profesionistas que abandonaron puestos de cierta importancia en grandes corporaciones asentadas en México DF. Sus casos, relatan ellos, les ocasiono ver disminuidos en un principio, sus ingresos entre 25% y 90%, y poco a poco ir mejorando, aunque sin llegar aun a las percepciones que obtenían como empleados. No fue mi caso, que al asentarme en Temascaltepec, en menos de seis meses ya tenía ingresos de más del doble de los que obtenía como Director de Orientación Educativa en la SEP.
Hoy que se fundan Universidades de la barbacoa y que aparecen como hongos departamentos de Emprendedores, desde la academia, no puede soslayarse que lo esencial, es que el  desempleo juvenil en México es altísimo. La cuarta parte de los jóvenes ni estudia ni trabaja. Y todavía más impresionante es el hecho de que hay más desempleo entre los que tienen una licenciatura. Hay algo que está mal en la oferta educativa. No corresponde al desarrollo integral de las personas ni a la demanda de habilidades prácticas. De muchos graduados se dice, con extrañeza, ¿que qué les enseñaron?, porque no saben hacer nada… 

Thursday, February 13, 2014

RUMBO AL II FORO REGIONAL DE EDUCACIÓN

No es posible acercarse al II Foro Regional sobre Educación “Repensar lo educativo. Tensiones y emergencias”, sin pensar en el asesinato del periodista Gregorio Jiménez, sin quedar alelado con la rapidez y seguridades como el Gobierno de Veracruz resolvió el crimen, con el encono que se guarda al conocer que las verdaderas razones de una muerte anunciada –van más de 10 periodistas sacrificados- se relacionan con el trabajo que desempeñaba este compañero, en relación al crimen cometido en contra del líder de la CTM Ernesto Ruiz, cuyo cadáver apareció en la fosa clandestina donde encontraron sus restos mortales.
No es posible entender el significado y los motivos de la celebración de ocho Foros Regionales a lo largo y ancho de la República Mexicana, sin detenerse a revisar el martirio que enfrenta Maude Versini, quien desde hace más de dos años no ha podido ver, abrazar, restituir a sus tres hijos a su lado, los que procreo con Arturo Montiel (¿Qué tal durmió? Se extraña Dehesa), los que le despojo el ex Gobernador del estado de México y tío de Enrique Peña Nieto y que en confabulación con magistrados, jueces, psicólogas y toda la parafernalia laberíntica del poder, le otorga impunidad, en una entidad que se niega a dar la Alerta de Género, en razón de la manipulación de pruebas, testimonios, evidencias, probatorias y no terminaría el inventario de palabras corrompidas por el mismo poder.
Pero tampoco se entienden los Foros Regionales, sin reflexionar en dos hechos que le sucedieron al Secretario de Educación Pública Emilio Chuayffet, al inaugurar estos eventos regionales: por una parte, dio a conocer que además de los ocho Foros Regionales, se llevaran a cabo tres Foros Nacionales. Allí resaltó Chuayffet, que "Caminemos juntos en la transformación de un sistema que a nadie satisfizo en el pasado…”  y recordar  "Que nadie le quite al maestro su papel central y la dignidad que ha tenido siempre y su influencia en la vida y formación de cada uno de nosotros"…y que después sería agredido por la Coordinadora  Nacional de Trabajadores de la Educación de Michoacán, cuando quisieron interrumpir un acto en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
Son expresiones del deterioro al que ha llegado el despotismo en México. Son caras de la absurda reconstrucción del  “Muro de Berlín” mexicano, la restauración del PRI y de los embajadores de la traición y la más corrupta sumisión al poder del dinero, a la economía norteamericana. Pero también son muestras de una revolución en marcha, de un fastidio que se expresa con explosiones de descontento que poco o nada contribuyen al autentico interés nacional y en cambio operan favorablemente para quienes compraron la Presidencia de la República, por quienes ahora están en un proceso urgente y acelerado por restañar heridas, por comprar voluntades, por engañar conciencias, por reprimir, por redomar a las amplias mayorías inconformes, desesperadas, fatigadas.
Es el escenario nacional. Son los diferentes teatros de la guerra cruenta o incruenta, donde se representan comedias y dramas que aun no concluyen. Es la trama a la que fui invitado. Es un camino en el que quiero participar, como actor principal, no como tramoyista ni en papeles secundarios, menos como el auditorio que aplaude. El recorrido no será fácil. Conozco a estos protagonistas  que actúan como personajes de Moliere en el Burgués Gentilhombre, que hablan en prosa sin darse cuenta: Emilio Chuayffet –he recibido varias veces a su hermano Elías en mi Rancho- es uno de ellos.
Pero que sin alcanzar a tomar conciencia se revuelcan en disparates inconscientes. Porque en el II Foro habrá ocasión para analizar los aspectos de moda, los más  relevantes que tratan sobre la educación, de común acuerdo con el orden establecido; con lo que “así es” y les ha dado poder y recursos a lo largo de los últimos 20 años a la nomenklatura educativa. Dudo mucho que se aborden los temas importantes, los que se traducen en que los mexicanos no saben ni leer ni hablar, no saben pensar.
Basta ver algunos de los entimemas empleados para titular las competencias por la ponencia mas “pantalla”: Aparece la palabra neoéticas y uno se pregunta, a sabiendas, si al usar esta cultismo se repiensa (sic) en Aristóteles –intuición, discernimiento, reflexión- o en los best sellers de Dan Brown y sus fantasías apocalípticas, el voyerismo jaculatorio contra el fanatismo de los Jesuitas, el exhibicionismo que encanta a quienes rivalizan por las almas “descarriadas”, por un mundo sin fronteras, sin banderas pero con sede –obvio- en los EUA. También leo inteligibilidad y busco para encontrar que quienes apuestan a este método se han de imaginar quizás, en una especie de imperativo del “wacha men”, el triunfo del caló, la generalización del pochismo o en el fenómeno de Osmosis y la aprehensión del conocimiento, solo con apretar los libros al lado del estomago.
Yo prefiero remontarme a los orígenes de la tragedia educativa nacional, por allá en 1993 –ya con la Gordillo al comando del sistema- cuando México negociaba el Tratado de Libre Comercio con EUA y Canadá. Entonces los canadienses,  buscaron a los mexicanos para dar trato aparte a la cultura, frente a la oposición de los Estados Unidos. Se llevaron la sorpresa de un rechazo tajante: "La cultura no nos importa". Fue una declaración inesperada. México había tenido gobiernos sin interés por la cultura, pero ninguno que lo proclamara.
Es la historia que se repite, son los retoños del salinismo que se renueva al revés. Los salinistas (1988-1994) tenían doctorados en el extranjero, una fe ciega en sí mismos y, sobre todo, la convicción tranquila de que tener el poder es tener la razón. Se sentían más allá de la tradición, como fundadores de una modernidad necesaria. Hoy son los doctores que proclaman en estos Foros que “nos interesa todo lo que piensen en materia educativa… toda vez que en calidad de Doctores en la Materia detentan la autoridad académica máxima. Pero al mismo tiempo sabemos, que carecen en absoluto de autoridad política”
¡Carajo! ¿Quién le ha conferido a estos señores la “patente de corso” para declararse Autoridad Académica Máxima” y no atinar  siquiera al sentido de Autoridad, y cometer otro “blunder” (resbalón, lo menos…) al reconocer Autoridad en un Gobierno que se sostiene con el poder de la fuerza de las armas, la simulación y la mentira repetida en los medios de comunicación, amenazas, programas filantrópicos y mediante el añejo expediente romano cesariano “divide y vencerás”?
Cito a Gabriel Zaid “La baja prioridad cultural de los modernizadores (de entonces y de ahora) no se tradujo en recortar los presupuestos educativos y culturales, que se multiplicaron, sino en administrarlos sin interés por la cultura: para negociar con los sindicatos, gobernadores y grupos de presión. Nunca se había gastado tanto en educación como en estos últimos 20 años, pero ni las primarias, ni las secundarias, ni las preparatorias, ni las universidades, enseñan a leer” Hay que recordar que Aristóteles caminaba entre bosques al enseñar a sus discípulos, y Platón se acomodaba en una cueva para desarrollar las ideas de su sistema filosófico.
Educación deformada para creer. Mala educación que se sustenta en las “porras” a la voluntad, en lecturas de libelos motivacionales, en la devoción, en el creer, en el individuo “solito”. No en el saber, ni en el entender, no a la razón (por eso la mala educación matemática) y por supuesto que no a la organización social del trabajo, de la educación.
Maestros que no leen y su falta de interés se reproduce en los alumnos. El foco de contagio de la lectura, en México era la escuela: los maestros y compañeros, no la casa  Hoy resulta que en México la clase ilustrada es aún más bruta que la clase iletrada
El reto es remover a las burocracias institucionales quienes no sólo se llevan la mayor parte del presupuesto: estorban para el desarrollo de la cultura.  Son los casos del sur del estado de México.
Porque “una vez que la educación superior produce millones de ignorantes de su propia ignorancia, como si fuera natural; y universitarios que no leen, como si fuera natural; la incultura se vuelve el paradigma del éxito, porque la clase política está formada por universitarios. Por eso, el ogro filantrópico se ha vuelto omiso o destructivo para el desarrollo cultural” (Paradojas de la Cultura Gabriel Zaid, Letras Libres)




Monday, February 10, 2014

LA VOLUNTAD DE NO SABER

El 5 de febrero de 2014 será un día histórico, y no sólo para los católicos, pues por primera vez un organismo internacional de la importancia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), condenó el papel que el Estado Vaticano ha jugado al proteger con todo su poder a los sacerdotes pederastas, propiciando que sus abusos hayan crecido durante muchísimos años, e impidiendo que se haga justicia a  los niños víctimas y sus familias.
Me resulta difícil analizar este tema. Me invaden tantos recuerdos que combinan el cariño de una abuelita que me enseñaba a rezar el Padre Nuestro, con el ridículo de “mi” Primera Comunión, a punto del desmayo, los altares, las velas encendidas, las historias sobre la ostia, el miedo a sangrar abruptamente si la llegara a morder, “debes dejar que se deshaga en tu boca”. Luego las historias, noticias, la comprensión inteligente, la liberalidad de mi Padre para asistir o no a la misa, o la de tantos domingos encaramado en el atril de la Iglesia de la Señora Aparecida de Brasil, dando lecturas a las epístolas de los santos. Toparme con la hagiografía o con los Supermachos de Rius y enterarme de la manera como se obtenía la canonización celestial, saber quiénes eran y cómo fue que declararon Santos, a personajes que compraron los votos necesarios o peor aún,  que se convirtieron en jefes del Papado, malvados, pervertidos, tiránicos. ¿Quién ha sido peor? ¿Inocencio VIII que reconoció a ocho hijos bastardos? ¿Pio V, quien bulas de por medio ofrecía el cielo y santidad a quien asesinara a Isabel I de Inglaterra? ¿O Alejandro VI, mejor conocido como Rodrigo Borgia y Padre de Lucrecia Borgia, cuna de sadismo y muerte? ¿O Pio XII bendiciendo los ejércitos de Adolfo Hitler? ¿O Juan Pablo II tramando los altares para Marcial Maciel?

Paulatinamente, la suma de inteligencia y sabiduría empezaron a plantear las dudas cartesianas, luego fueron pruebas, deducciones, inferencias, lógica, y valor, mucha valentía para pasar de ser creyente a dudar, a negar y declararme ateo y con la madurez necesaria, el tiempo, ubicar a este capítulo producto de la ignorancia y del miedo, como un asunto particular que no me interesa modificar. Pensar la relación entre religión y la sociedad mexicana, como un grave problema de índole política, un asunto de cultura, de educación y de profundas ramificaciones, cada día más enraizadas entre los mexicanos.
Recuerdo tres anécdotas. Una con un Sacerdote de Temascaltepec, Padre de una hija que tuvo con una mujer de esta población. Quienes lo conocieron, aseguraban que la paternidad real de este Sacerdote era una forma de control que le imponía la Diócesis de Toluca. Otra anécdota sucedió cuando fui invitado –primera y única vez en la vida- como Padrino de bautizo, solo que mi Compadre era casado por la iglesia y el bebe era producto de una relación, pero con otra mujer, además, como yo no soy casado, el sacerdote de Temascaltepec nos indico que no podía proporcionar el sacramento requerido. La solución, fue acudir a otra población –me reservo los nombres por decoro-, y tras ser advertidos por igual, ofrecer una generosa propina para los trabajos de la iglesia  y entonces, por arte de magia: si se pudo bautizar al chamaco y Compadres para siempre.
El tercer recuerdo es el día que por primera vez (1997) observe que Temascaltepec  se llenaba de autobuses y de visitantes ataviados de manera singular y parecida, jeans azules y playera blanca. Ver entrar a “El Mayoreo del Sur” a un religioso con sotana negra planchada y cuello blanco almidonado, alto, de nariz respingada, con lentecillos de aro dorado, ojos claros, pelo engominado y manos al frente entrelazadas. Me pregunto alguna cosa y dijo que eran Legionarios de Cristo y al contestarle que nunca había oído hablar de ellos, se puso colorado él beato y me intento recriminar ¿Qué no va a la iglesia? Entonces me acorde de Don José González que era oriundo de Cotija Michoacán, mi proveedor de quesos y lácteos, mi buen amigo fallecido a destiempo, quien en sus platicas coloquiales me hablaba de un Padre que había en su pueblo… El Padre Maciel recuerdo que me decía.
Hoy existe mucha información al respecto. La Congregación se origina en 1941, luego existen varias fechas importantes, relacionadas con el derecho canónico que convirtió los originarios Misioneros del Sagrado Corazón y de la Virgen de los Dolores, en Congregación de Legionarios de Cristo, con derechos pontificios. Se sabe de su presencia en cuatro de los cinco continentes y de sus cuatro obispos, casi mil sacerdotes y dos mil novicios; de su natural inclinación a la educación a través de la creación de escuelas para élites sociales, instituciones educativas dirigidas para las clases altas. Así nacieron el Instituto Cumbres, el Irlandés, La Universidad Anáhuac y la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID), esta última, con una sede en Tejupilco estado de México.
Pero también se sabe que el fundador, promotor, carisma de esta secta (parte, sección) religiosa fue Marcial Maciel (1920)  quien fundara esta orden a la par del desarrollo de la “guerra cristera”, y que su vida es una colección de engaños, abusos, perversidades, asaltos, pederastia, ocultamiento, usurpación, adicciones, drogas y la cauda de delitos no tiene límites. Los vicios más abyectos y despreciables fueron cometidos por un sujeto sabedor de la impunidad que le confiere la iglesia a sus miembros, sobre todo aquellos que contribuyen con generosidad a las arcas religiosas. De la protección que se brindan cuando se llegan a conocer los casos, guardando silencio, negando o rechazando, desacreditando e incluso arengando a la población en contra de aquellos que descubren los delitos criminales. Marcial Maciel mantuvo vida conyugal, procreo varios hijos, es acusado de abusar sexualmente de sus propios hijos, estafar viudas, despojar herencias y la legión de esconder, proteger, ocultar  y callar.
Como todo, esta historia tiene un principio, y en México es el mes de abril de 1997, cuando el periódico La Jornada publicó las denuncias del ex sacerdote Alberto Athie (uno de sus libros da lugar al título de esta Carta “La Voluntad de No Saber). Las notas periodísticas de Salvador Guerrero fueron recogidas por los periodistas Carmen Aristegui y más tarde por Javier Solórzano. Entonces, como Pedro y las tres veces que negó a Cristo, así el Cardenal Norberto Rivera descalifico, acuso de recibir dinero para descreditar a la Iglesia Católica, llamo prostitutos a los periodistas, encubrió, vocifero el santo hombre, ataco, uso su poder e influencia para boicotear a los medios de comunicación que daban cobertura a las notas cada día mas desgarradoras. 

No fue el único, no solo Norberto Rivera desoyó las pruebas, evidencias –se sabe que un ex Director de la Universidad Anáhuac y varios sacerdotes han declarado haber sido víctimas de abuso sexual-  y en todo el mundo existen incontables casos de perversos depredadores de niños y jóvenes. El método que empleaba el Mercenario de Cristo Marcial “Mamaciel” era la promoción en el escalafón clerical, a quienes accedían a sus pasiones bestiales.
Hoy se sabe que los culpables de este encubrimiento son dos: Juan Pablo II quien llamó en su primera visita a México en 1979 y las subsecuentes “a ser iguales al Padre Marcial Maciel” y el entonces Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe (La Inquisición) Joseph Ratzinger, quien antes de convertirse, a la muerte de Karol Wojtyla, en el Papa Benedicto XVI, conoció y “congeló” miles de denuncias contra pervertidos como John Magee,  Lawrence Murphy, Nicolás Aguilar y un larguísimo etcétera. La sorpresiva abdicación del alemán, ha dejado a Bergoglio (Papa Francisco) el argentino, con un “coctel molotov” en las manos: ¿qué  hacer frente a la inminente canonización de Juan Pablo II,  (27 de abril) si la declaración de la ONU abre un proceso judicial contra El Vaticano y Juan Pablo II, con el argumento de que cometieron “crímenes de Estado”?
La ONU ha declarado que la jerarquía de la Iglesia católica protege y protegió a los sacerdotes pederastas. Ya no es una acusación. Ya no son dichos o sospechas. Hay culpables por encubrimiento, omisión o deliberación de delitos calificados de lesa humanidad: entre esos crímenes se encuentran la violación y la persecución por causas como la orientación sexual, siempre que dichas conductas se cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque.
La definición aplica para el encubrimiento de la pederastia por parte de importantes jerarcas católicos. Ya no es asunto de juzgar si es pecado o delito y “lavarse las manos poncianamente”. Son delitos, y los delitos de lesa humanidad no prescriben.




Thursday, February 06, 2014

LA CONSTITUCIÓN MEXICANA

Por tener más de dos mil quinientas visitas en mi blog. Por las modificaciones que ha sufrido la Carta Magna, especialmente las que constituyen un Golpe de Estado insensato. Porque a “coupe de oeil”,  todo analista entiende que las andanadas contra el documento fundacional suscrito por nuestros Padres Revolucionarios, “… sigue siendo un importante obstáculo para la plena consolidación del proyecto de neoliberalismo autoritario… de (las) contrarreformas impulsadas por Enrique Peña Nieto y el Pacto por México, (y) se mantiene incólume el carácter subversivo de gran parte del texto de nuestra Carta Magna” (J. Ackerman). Reproduzco una síntesis actualizada de esta epístola: Veamos el porqué.
En el nonagésimo séptimo aniversario de la promulgación de la Constitución Política Mexicana, es bueno recordar que no es lo mismo Constitución Política, que Constitución Escrita,  Constitución Legal o Constitución Real –de donde parte todo lo anterior- de una Comunidad Política. Pero cuando se da la afortunada coincidencia, de que las diferentes concepciones de lo que es el fundamento de una nación, sean equiparables, incluso lo mismo, justo y necesario, entonces estamos frente a un Estado Político, con una mayoría ciudadana gobernada conforme al bien común, que es el común de todos.
Tal fue el caso del momento culminante de la Revolución Mexicana, la hora triunfal sobre los resabios de Porfirio Díaz, la usurpación de Victoriano Huerta, la codicia de los Estados Unidos de Norteamérica y la ambición  del Vaticano. México alcanza la sabiduría para proporcionarse una Constitución Política escrita, en el texto promulgado por el Congreso Constituyente, el 5 de febrero de 1917. Es la conjunción de realidad, política, usos y costumbres, leyes y justicia. Es la hora del parto del monte de una nación que promulgaba una constitución revolucionaria, inédita, primogénita en materia de derechos sociales, en todo el mundo, completa, integra.
Porque la naturaleza de la provincia novohispana, que se convertiría en México, a partir de 1821, se fincó en un principio elemental, respecto a su constitución real: que la propiedad de la tierra y de todo lo demás era pública, pero la apropiación privada. En México no cabían las otras tres fórmulas posibles de propiedad: la  propiedad privada con apropiación pública, como algunos países de Europa meridional; ni la propiedad pública con apropiación pública, como rezaban los lemas del socialismo y del comunismo imaginario. Menos la propiedad privada con apropiación privada,  sustento y espíritu de las oligarquías coloniales, del capitalismo salvaje.
La Constitución de 1917 se convierte en el marco de derecho, jurídico, político eminentemente social, que además de plasmar por escrito las garantías individuales de todos y cada uno de los miembros de la comunidad, se recrea en el espíritu social que la define: en el contexto de la propiedad, en el de la educación y en el relativo al trabajo.
Un punto esencial del texto de 1917 es el que trata la organización de los poderes de la Federación: del sistema político emanado de la lucha armada y la relación entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Si el sistema que prevaleció a partir de 1857 estaba fincado en un poder Legislativo fuerte, constituido únicamente por una Cámara de Diputados, frente a un Ejecutivo que aceptaba la reelección, pero acompañado, como un alfil, por un Vicepresidente, y la disposición para que el titular de la Suprema Corte de Justicia, fuera designado sustituto del Presidente de la República, ante eventualidades o ausencias (así llego Juárez a la Presidencia). Disfunción total. Un coctel explosivo, compuesto por un Presidente débil, un Legislativo anárquicamente poderoso y un Poder Judicial amenazante y entrometido en asuntos de gobierno.
A diferencia de los traidores miembros de la LXII legislatura (2012-2015), los Constituyentes de 1917 fueron hombres sabios de la Política, pero ante todo, patriotas consumados. La Constitución de 1917, es resultado del talento político de Emilio Rabasa, y los finos análisis plasmados en “La Constitución y la Dictadura”. De las obras políticas y agrarias de Luis Cabrera y Andrés Molina Enríquez. De la conciencia nacional presente en  El Hijo del Ahuizote, donde los Hermanos Flores Magón, fustigaban la dictadura de Porfirio Díaz, bajo el lema “La Constitución ha muerto”. Porque el pacto político anterior era un documento ajeno, extraño, impuesto, idílico. Una Constitución de papel, separada, distante e incluso opuesta a la realidad histórica nacional. La Constitución de 1857 de naturaleza capitalista (liberal-oligárquica), fundamentada en la propiedad privada y la apropiación privada, fue confeccionada a satisfacción entera de los Norteamericanos, constituidos de esa manera, y del Vaticano, deseoso de conservar con garantías, la seguridad de los bienes que arrebataba, a los feligreses en desgracia. Muy similar, casi idéntica al texto modificado ahora, en pleno siglo XXI, bajo las “reformas para mover y cambiar México”.
La Constitución de 1917, la escrita, está basada en las fortalezas y debilidades de la mezcla social, étnica, geografía, historia, triunfos y severas derrotas de nuestro país. Constitución legal compuesta por un novísimo sistema político, en los que pesos y contrapesos, trazos legales y legítimos, argucias extralegales e incluso metalegales, resultaban geniales y previsoras, para defender –o vulnerar- a la nación de asechanzas, tanto internas como externas. Llena de orgullo y honor saber que, a pesar de las más de quinientas reformas que han trastornado severamente el espíritu original de la carta Magna, existe en el articulado, las herramientas para reconstituir el daño hecho, a lo que en su origen fue perfecta.
Compuesta de Nueve Títulos, que contienen 136 artículos y 19 transitorios, la Constitución de 1917 representa tal excelsitud, que se resume en solo tres artículos, esenciales para existir todo lo demás: El artículo Tercero y la educación pública, gratuita, laica y obligatoria. El 27 Constitucional y la propiedad, -tierra, subsuelo, recursos, espacio aéreo, aguas interiores y océanos- originariamente pertenecientes a la Nación. Texto supremo, que introduce el concepto de Nación, para explicar el tipo de propiedad, como defensoría de nuestro territorio. Aplicación de los tipos de propiedad prevalecientes entre los pueblos prehispánicos y en España: el Calpulli y la Modal Concesión del Rey se unen para que en el México legal y escrito, con base en el México histórico y real no exista la propiedad privada, sino como concesión por parte de la Nación,  por encima del Estado y del Gobierno en turno. Y el artículo 123, que tutela las relaciones entre el capital y el trabajo, es el orden en la producción, los derechos de los trabajadores y los deberes con el estado y la sociedad, es la protección a los factores de la producción. Justicia republicana entre empresarios y trabajadores.
Considerada en su totalidad, los nueve Títulos que integran la Constitución escrita son: el Titulo Primero (Art. 1 al 38) trata todo lo necesario respecto a los Derechos Humanos y las Garantías Individuales.  El Titulo Segundo (Art. 39-48) contiene lo relativo a las formas de gobierno y soberanías; mientras que el Titulo Tercero (Art. 49-107) aborda lo relativo a la división de poderes. Las responsabilidades de servidores públicos son tratadas en el Titulo Cuarto (Art. 108-114). Lo relativo a los Estados, la Federación y el DF son descritos en el Titulo Quinto (Art. 115-122). El trabajo y la producción,  está reservado para un solo Título, que contiene un único artículo, como ya se dijo el 123. Previsiones generales, Reformas a la Constitución y lo referente a la Inviolabilidad de la misma se inscriben en los Títulos Séptimo, Octavo y Noveno  respectivamente (Art. del 124 al 130) y uno solo para los dos últimos apartados, el 135 y el 136.

México fue organizado políticamente, con base en la Constitución escrita, de acuerdo a la Constitución real de la nación, a partir del modelo descrito por Maquiavelo y que le llamo el Gran Turco: poder difícil de conquistar, pero fácil de preservar. Un Monarca que pudo ser Rey (Lázaro Cárdenas) o Tirano (Salinas de Gortari) y gobernar a su pueblo a través de eunucos blancos (Enrique Peña Nieto) y negros (los burócratas, delegados sindicales, dirigentes partidistas, ediles y regidores y un largo etcétera). El asalto perpetrado en las pasadas elecciones federales, ha ocasionado una mudanza en el modelo, hacia el que el mismo florentino llamo del Rey de Francia: fácil de conquistar (acuerdos entre partidos con las televisoras) pero difícil de preservar: la ciudadanía en movimiento.

Sunday, February 02, 2014

LAS BATALLAS EN EL DESIERTO

He leído dos o tres veces Las Batallas en el Desierto y ya me disponía nuevamente, ahora que lamentamos la ausencia del Escritor, pero me he topado con la película “Mariana, Mariana” (1987), basada en la obra de José Emilio Pacheco, con buenas actuaciones de Pedro Armendáris en el papel de Carlos,  Mariana interpretada por Elizabeth Aguilar -reina de belleza y primera Playmate mexicanita- la del chico Quiroz como Carlitos, que me recordó la teleserie Papa Soltero, los papeles de la madre y el padre muy bien interpretados por Saby Kamalich y Aarón Hernán. Una buena película que transporta al lector a otro mundo que permite reflexionar la vida de manera diferente. Es lo que llamo Galaxia Gutenberg, la de las letras  por supuesto, y Galaxia Lumiere, la de las visiones, la que diera inicio hace más de 125 años, cuando los hermanos Nicolás y Juan Lumiere  convirtieran el hallazgo del descubrimiento de la electricidad de Alva Edison, en un espectáculo por excelencia.

El ordenamiento correcto en la educación natural,  permitió entonces, a partir de la lectura, transportarme al mundo de las imágenes para desatar recuerdos, mitos, tabús, temores, fobias, filias y cuantas tentaciones conscientes y ocultas anidan en el ser de toda la humanidad. Así pude experimentar las siguientes impresiones: La obra de José Emilio es un clásico de la literatura universal, porque podría ser  la vida de cualquier persona. Como en el Rojo y Negro de Stendhal, Carlitos es Julián Sorel, es la biografía de los neuróticos obsesivos, atrapados en los delirios de Edipo, haciendo trampas en el amor, asediando a las doncellas de dudosa reputación, propiedad de otro hombre, mayores de edad, dispuestos a rescatar a la damas en desgracia, el romanticismo excelso, el todo a cambio de nada, la fascinación por completar la falta, el atrevimiento, lances imposibles...
Quede mudo -por eso escribo- por las escenas de la peli donde los Padres de Carlitos se muestran inflexibles en el cuidado del control de las pasiones de la carne, la moral chata, envidiosa, asustada, censora, retrograda, mortal. Por recuerdos que son miles de veces peores, cada vez que mi despertar sexual era descubierto por mis Pa's....
La escena del pinche maldito cura... esa mojigatería que descubrí tan rápido y deseche, en razón de la inteligencia natural que nació conmigo, que hace que seamos así en México. Cuando la sociedad nacional apachurra la inteligencia y de manera darwiniana, esta se moviliza hacia escondrijos, tentaciones, dudas... Nada más mexicano que la envidia, los celos, la desestimación. Nada es más amenazante en nuestro país que la brillantez.
Ver las imágenes me hizo detenerme y pensar que, de haber recibido un trato justo, en razón de mi naturaleza, seguramente ya seria ahora Premio Nobel en Literatura o en Física o en Economía o Presidente de México. Pero la moral espantada, la necedad por igualar a los hermanos, los celos inconscientes me convirtieron durante muchos años en un "durmiente" -me ahorro lo de bello-, un francotirador, una inconsciencia de la que, por fortuna, estoy despertando a la medianía de mi edad...de mi vida.
Y concluyo con las escenas de destrucción de la Colonia Roma, tras el Terremoto de 1985. Esta parte no existe en la obra original, es el recreo del Director de la película (Alberto Isaac) y del argumentista (Vicente Leñero). Ambos figurones de la cinematografía, que transportan al espectador a comprender el contexto de una de las frases finales del libro, es el dialogo entre Carlos ya mayor de edad y su amigo Rosales, quien le revelara el destino de Mariana, tras ser descubierta como icono venerado de Carlitos, el amor sentido por la Mamá de Jimmy… “ese mundo nuestro ya no existe... se derrumbo..."
Fue entonces, cuando por instinto... tome la decisión de mudarme al Sur del estado de  México...
Describo este caso personal, por necesario, pues pocas veces he entendido cabalmente la razón de mi mudanza a estos parajes campiranos. Porqué importa resaltar la relación libro-película y señalar que la operación inversa no es posible. No son multiplicaciones y aquí el orden de los factores altera completamente el producto. Sencillamente no existe un puente del “Homo videns” al “Homo Sapiens”. Todo lo contrario. Leer y escribir permite construir humanidad, ergo, el orden contrario, ver imágenes sin el hábito de la lectura, destruye a la humanidad. Allí está la “causa necesaria” de la Mala Educación que se impone a la niñez mexicana. Vale la pena señalar como “causa primera”, la que está en el origen de la acción deliberada, en mal educar a los estudiantes del sistema público, radica en la intención de formar consumidores, para el mercado pactado hace 20 años con los EUA, vía TLC. Y como “causa eficiente”,  la que se disputa en este momento, entre los miles o millones de personas convencidas de las bondades de la ganancia monetaria, los teleadictos,  los peones de las corporaciones vendedoras de toda clase de productos y servicios, los histéricos que no viven sin identificarse con el dinero, los esclavos de la pasión del oro, los defensores de los significantes fálicos en  Freud y Lacan.
Son Batallas en el desierto las que se libran en estos momentos en México 2014, semejantes a las descritas entre judíos y árabes en México 1948. Divertimentos bélicos de todo tipo, entre los abogados de la educación para la obediencia -Televisa, TV Azteca, el Magisterio Público, Hollywood, el PRIANRD, el Congreso de la Unión y sus videos nauseabundos, CEPROPIE y sus producciones que “mueven” a México. Batalla desnivelada, contra nosotros, millones de mexicanos, capitaneados por una pequeña parte consciente, de lo que está en disputa. Somos la defensoría de oficio,  de la educación para pensar y no de la educación para obedecer.
Escaramuzas contra soldados peligrosos, por el fanatismo que los mueve, por creerse parte de una cruzada atemperada, necesaria contra la inteligencia mexicana, calificada como irracional, resentida, vandálica. Duelos entre lectores y asaltantes a favor de hurgar en los bolsillos de las masas intemperantes. Encuentros frontales entre el intelecto y los promotores de la narcocultura, de las expresiones de infracultura como la próxima “fiesta” en Tejupilco, con la presencia estelar del Komander. Igual que el Gobierno de Michoacán envuelto en un escándalo con Melissa Plancarte, hija del líder de los Templarios y  un video musical en las instalaciones del Poder Judicial. Son los Directores de escuelas que dicen  en el mejor estilo de Esteban Arce “me gustaría leerle una propuesta razonable y no sus resentimientos” (de un tal Ricardo Ortiz) Quienes solo atienden que “la sociedad lo consume, ellos le darían una mejor opinión!” (Abiud Hernández). No existe otro argumento que justifique la presencia o no de un producto en el mercado, ya sea  una crema que rejuvenece, una maquina de ejercicio, un tónico para el vigor, o la impudicia de fascinarse con Tejuyork (Sergio Cardoso), los imaginarios de los wanabe tejones. Hay otras puertas por supuesto. En el mismo estado de Michoacán, la guardia comunitaria de Cherán, impidió la presentación de “El Komader” en su comunidad por promover la llamada “narcocultura”.

"Por su universalidad y su tendencia a la hegemonía, lo audiovisual se ha convertido en un elemento decisivo de la cultura". Pero la condición cultural del cine y la televisión es negada o está confiscada por fuerzas políticas o intereses económicos" que los convierten en instrumentos de poder o de cambio. De otra manera, tal como se dijo en uno de los debates de Delfos: "No existe diferencia jurídica alguna entre un filme de Fellini y un paquete de cigarrillos". (Declaración de Delfos 1988)

Librería Librarte "Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado de México"

Libr Arte La Librería de Tejupilco PRESENTA ¡Salir Afuera! Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado...