DE LOS MAESTROS DE MÉXICO AL MAGISTERIO ACTUAL

A casi 90 años de instaurado el Día del Maestro, no hay nada que celebrar. En 1918 y ya presidente de la República Mexicana Don Venustiano Carranza, el país todavía se encontraba en guerra civil, se definía la clase de país que deseaban nuestros padres fundadores, las leyes necesarias, las instituciones y comenzaba el periodo más difícil, el de la pacificación nacional.
Allí se forjo México. En aquel país el maestro era pieza esencial, indispensable, fundamental, para cumplir el cometido del triunfo logrado en contra de las clases reaccionarias, acaparadoras, abusivas. De los malos mexicanos, ambiciosos que habían sometido tanto tiempo a las mayorías nacionales.
El maestro era un verdadero apóstol que debía ahora enseñar a leer, a escribir, a pensar, a saber, a integrar a tantos compatriotas analfabetas, ignorantes, segregados y explotados durante años. No se pueden olvidar las historias reales de los profesores que fueron desorejados, perseguidos, asesinados. Se tuvo que sufrir una revuelta más, la cristera, la del fanatismo empujado en contra de las reformas sociales que terminaban con privilegios.
De aquel México de sacrificio, de trabajo, convicción. De los maestros que hicieron de su jornada, emblema, ejemplo, milagros. No queda nada. Acaso y algunos pocos.
La educación en México esta calificada de la peor manera por los estándares internacionales que comparan. Tanto las escuelas públicas como privadas no aprueban en ninguna materia y el rezago frente a los demás países del concierto mundial es alarmante.
Pero el mejor examen, el único, el que vale de veras es el de los padres a nuestros hijos. Y comprobar que de matemáticas, historia, geografía, sociedad, no saben nada. Que su escritura esta plagada de faltas de ortografía, que no leen ni entienden lo que miran. Que sus propios maestros no saben hablar ni pensar: vistes, subistes pa'rriba… son perlas diarias de la vida nacional contemporánea.
Pero todo ha sido perversamente deliberado. Es el resultado de un modelo impuesto. A partir de 1982, cuando el indolente de MMH se entrego a los designios del FMI, el papel de la niñez y juventud quedo decidido: mano de obra medianamente calificada, peones baratos, empleados dispuestos a realizar lo que ni los negros quieren hacer… como maldijo el soquete de Fox.
Por eso muy rápido comenzó el desmembramiento de los órganos de dirección del magisterio. Para 1988 y ya entregado el país por completo, Carlos Salinas no tardó en echar al "líder vitalicio"del SNTE, a Jongitud Barrios y encaramar a la "Maestra", la traidora como bien lo señala Roberto Madrazo esta semana.
Y Elba Esther no ha dudado ni parado, un momento. El gremio magisterial se encuentra controlado y manipulado de tal manera que resultó impensable su capacidad de acción política. Sin conciencia, principios, valores. El magisterio nacional, veleta de los vientecillos de conveniencia, ahora son del PRI mañana pertenecen al partido de la Gordillo, en realidad por su origen, ilusiones, creencias y fantasías, los maestros, la mayoría acabará en las filas del PAN. Hoy día el magisterio es reaccionario.
Eso lo vio la Gordillo y por eso se pego a Martha Sahagún la primma donna Foxista y apoyo a Calderón. La "Maestra" juega políticamente con la realidad del magisterio. El PANAL, el partido inventado, solo será la transición
Que bueno que todavía sobrevive como estado de excepción la UNAM, baluarte de aquellos tiempos republicanos. Institución que garantiza la libertad de cátedra y la educación pública gratuita. Espacio de libertad, de respeto, de cátedra, tolerancia, apertura, investigación y difusión. Una de las 50 mejores Universidades de todo el mundo y la primera en toda la América Latina. Mi Alma Mater.

Comments

Popular posts from this blog

HAN PASADO TRES LUNAS

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY