EL PRESIDENTUCHO

Tenía trece años cuando me toco estar presente en la inauguración del Campeonato Mundial de Fútbol, en mayo de 1970. Fui testigo de un insípido empate a cero entre la selección de México y la de la URSS. No me acuerdo de los jugadores, pero lo que nunca olvidaré, fue la rechifla estruendosa que se llevo el Presidente Gustavo Diaz Ordaz, cuando se anuncio en los altavoces, su presencia para la ceremonia de inauguración del Torneo. Era inaudito presenciar una falta de respeto de tal magnitud a la investidura del Presidente de la República.
A mi me valió tremendo coscorrón de la mano de mi santa madre llamarle "el trompas" al Sr. Presidente. Había que respetar a la máxima autoridad de la República. Era un principio político sobre el que se constituía la nación.
En cambio y mientras escribo estas lineas le pregunto a mi hija porque no esta puesto el futbol en la televisión y me contesta "es que todavía esta la platiquita del presidentucho"
Y si mi hija, no uso el término "pelele" o espurio, para referirse a Felipe Calderón, es por no disponer de medios de información en una región tan controlada, ignorante y alejada de la civilización como lo es el sur del estado de México.
Pero es un hecho histórico evidente que, a partir de 1970, Luis Echeverria Alvarez se encargará de romper con las nobles costumbres y sanas prácticas que hicieron de México ejemplo internacional y progreso nacional. Expropio, infló, corrompió, deshizo las finanzas públicas, asesinó y finalmente lego en un incapacitado político, Jose Lopez Portillo, el cargo de Presidente como nefasta herencia corruptora de la vida nacional toda.
Reza un conocido refrán que en política se lleva días destruir lo que tomo siglos construir. Y es la historia reciente de México. Miguel de la Madrid, "el perfumado" solo presidio la ruina del país: San Juanico y el terremoto de 1985 son reflejo de su gobierno. Antes, ya se habían vendido todas las empresas del sector paraestatal, los bancos expropiados en septiembre de 1982 y claudicado en el papel rector de la vida económica por el sector público.
Lo peor estaba aún por venir. Carlos Salinas de Gortari impulso el modelo económico impuesto para México por el FMI y el Banco Mundial, que es el mismo que ahora fructifica en la realidad que padecemos los mexicanos: desigualdad atroz, carencias en salud y bienestar general, niveles paupérrimos en educación, mano de obra regalada para los intereses imperiales de los Estados Unidos, al otro lado y ya en este lado también.
Ernesto Zedillo tuvo que encubrir a los asesinos de Luis Donaldo Colosio, primero para conquistar y después para preservar la presidencia y finalmente entregar el poder emanado de la revolución mexicana, conquistado por las clases sociales que se levantaron en armas contra la desigualdad, injusticia y represión, justamente a la reacción nacional, ni al PAN siquiera, sino a la clase social más retrograda y fascista, a la derecha clerical e imperial.
Fox fue representante exacto de los tiempos que se avecinan, un gerentucho de la Coca Cola, ignorante, torpe, guango y soberbio. Un hombre que no supo nunca tener un hijo, menos cuidarlos y protegerlos, como lo hace un buen gobernante con su pueblo, un buen padre, un buen hombre. Y fue tal su torpeza y desvergüenza que perdió incluso la presidencia misma.
Felipe Calderón, hay que recordarlo todos los días esta presidiendo un país de manera legal, pero de forma ilegítima. Emanado de una elección muy cuestionada antes, durante y después del proceso. Y cuyo triunfo desconocido apenas y fue con una ventaja de menos de 1% de los votos contabilizados.

Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS