CLAROSCUROS DEL CRIMEN BIEN ORGANIZADO

Me pregunto hasta donde habrá que llegar para decir YA BASTA. ¿Que tiene que pasar? si la estela de muerte se ha convertido en algo tan cotidiano que parece ya no causar ni asombro ni indignación entre la gente. Más bien parece, que la carnicería humana, fraterna, que deja en la orfandad a tantos, es una cortina que oculta maquinaciones peores para la salud pública y la conciencia nacional.
Por ejemplo, la noticia que da cuenta el día de ayer, de la ejecución de cinco personas en el interior de una funeraria en Ciudad Juárez, distrae la atención de otra nota, en que María Raquel Barajas presidenta del “Supremo” Tribunal de Justicia del Estado de Guanajuato, afirma -a pesar de las investigaciones detalladas, el seguimiento de los casos, la exhibición de anomalías, y del atropello en la ley, debidamente documentadas- que en Guanajuato no hay mujeres procesadas ni condenadas por abortar. Señala la magistrada que las penas de más de 30 años de prisión, aplicadas a seis mujeres son por homicidio en grado de parentesco, esto es que mataron al bebe o al feto una vez que nació. Falso y Cínico. Es la versión abajeña del Malleus Maleficarum.
La ejecución sumaria, cobarde e impune de cinco dolientes que velaban a un difunto, oculta que en todo México, pero en Guanajuato con vileza y dureza, se vive un retroceso criminal a épocas que se creían superadas. Me consta personalmente (guardo en mi colección de vergüenzas familiares), que los cuadernos de escuela utilizados por mis tres hijas, quienes tuvieron que vivir en León Guanajuato, la meca del oscurantismo, comienzan con la afirmación central que pregunta -con dibujitos, por un lado un monito bajo el que se lee la palabra Papá y en el otro extremo de la hoja un triangulito bajo el que se lee la palabra Dios- ¿Qué te da Papá? Y al calce una retahíla de cosas: comida, vacaciones, ropa, paseos; para agregar y ¿Qué te da Dios? Y entonces se viene la lista de dones: la vida, los sentimientos, la inteligencia, la razón y todo lo que constituye realmente a la humanidad.
Para quienes creen ciegamente en estas patrañas, no queda sino sancionar con toda la severidad posible a las mujeres que se deshacen del engendro que no desean. En Guanajuato hay 160 mujeres, esperando condena por el delito de aborto -incluso el caso de una madre que pierde a su bebe y a pesar de tener otros hijos está condenada en prisión- pero sucede lo mismo en Puebla, Querétaro y otras doce entidades sometidas por reaccionarios de corte medieval, para quienes la vida es un don divino, los sacerdotes son los intermediarios celestiales y los tribunales locales, los ejecutores contumaces. Los padres, somos meros afortunados temporales.
Son juicios condenatorios a la mujer y su libertad. Son medidas inquisitoriales contra el goce y el placer. Es el absurdo que juzga maldito al cuerpo, al amor y que llevo a la hoguera a miles de mujeres (Which Witch). Son violaciones fragrantes a sus derechos humanos. Se puede ser partidario o no del aborto, de las uniones de personas del mismo sexo, o de la adopción de hijos por este tipo de uniones. Sin embargo por el bien de México hay que apoyar con decisión y por cualquier medio, a las personas que se ven en el penoso y terrible trance de no desear la maternidad, lo mismo que quienes deciden inscribir legalmente la unión que les gusta y conviene a sus intereses particulares. Incluso vale la pena preguntarse si la niña Paulette no hubiera sido más feliz, con padres o madres homosexuales, que con el par de monstruos que le privaron de la vida.
Los 28 mil asesinatos reconocidos en la barbarie nacional, atascan la razón frente a otros atropellos como el despido de los 40 mil y tantos empleados de la CLyFC. Rebuznan los comentiristas de la televisión ¿Qué acaso un patrón no puede cerrar su empresa cuando quiera? El ejemplo cunde y ahora es Mexicana de Aviación, la vaquita lechera de donde han salido los dineros para financiar las hijastras Click y Link, con sindicatos y condiciones salariales a modo, y nuevamente hay que soportar otra mugido, ahora de Molinar Horcasitas, quien grita, que Mexicana no será salvada porque no tuvo “estrategia”, ¡y claro que la tuvo!: ahogar financieramente a la empresa emblemática, generarle competencia interna y dejarla finalmente al mejor postor –la competencia se saborea ya la clientela y las rutas trabajadas a lo largo de 89 años- ¿Acaso un empresario no puede cerrar su empresa cuando quiera? -aunque tenga que “echar a la calle” más de 6 mil trabajadores- ¿Y la responsabilidad social del Estado Mexicano? ¿Y el artículo 123 constitucional? Que se “aprieten el cinturón” si quieren seguir empleados otros 50 años, dicen.
Para acabarla de amolar, la carnicería diaria (hagamos la guerra y no el amor, proclama la curia como bandera ad hoc), evita detenerse y ver el regreso del PRI y su parafernalia. Es temporada de informes municipales. Es un retroceso grotesco. En este sur de México, los ediles han montado actos políticos que solo se pueden entender al recordar “La Oveja Negra” y la disputa entre Don Cruz Treviño de la Garza y su hijo Silvano. Es lo rudo y lo cursi. Es leer mal, la falta de carácter político, retórica hueca, dicción pésima, demagogia repugnante. Son estampas de servilismo y sumisión ante el Tlatoani de Toluca, siempre representado en estos convites, plagados de apologías y de mentiras.

Comments

Popular posts from this blog

HAN PASADO TRES LUNAS

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA