LA FAMILIA Y EL ESTADO MEXICANO

Al comenzar el 2009, la familia se ha convertido en el tema del momento en México, lamentablemente de la peor manera posible. Porque tanto el clero católico, como los vividores de la política demagógica, pelean por la manipulación y control de la familia, cual si fuera un botín en subasta. Porque la familia es el tema central y la base de toda sociedad, de cualquier Estado político, que se propone la felicidad de la comunidad de sus ciudadanos
Porque no hay asociación política sin la existencia primera de la familia. Porque la familia es una forma natural de asociación. Porque la humanidad no podría existir y organizarse y mas que sobrevivir, vivir plenamente conforme a los ordenamientos naturales de la vida.
Las familias existen antes que los Estados o las naciones, los países o los gobiernos. La familia es la base, sustento, cimiento y necesidad de cualquier asociación humana. Separadas de la familia los hombres o mujeres, o son bestias o son dioses.
Y por eso suele confundirse el origen de la familia. Por intereses creados, por ambiciones y por las pasiones bajas, del vientre inferior, las que convierten a la familia en un medio para las artes de la crematística, las obligaciones de la comercialización, las necesidades mercantiles y las tragedias políticas convertidas en símbolos de la modernidad, en paradigmas de la fe, agresiones diarias.
Padre-Madre-Hijos y bienes animados e inanimados, es la esencia de la familia. El que educa el alma, la que cuida el cuerpo, quienes aún no cuentan con la virtud, por aquellos que hacen uso de su cuerpo, los unos que ven y obedecen a la razón, otros que ni la ven ni la entienden, aparte de la riqueza material, emocional e intelectual.
Y es menester que la costumbre y los principios, la esencia misma de la deliberación y de la elección, el entendimiento y el carácter para atemperar las pasiones y para distinguir, entre la amplia banda de los extremos opuestos, distinguir entre lo bueno y lo malo, lo bello y lo desagradable, lo mejor y lo peor. Esa y solo esa es la naturaleza de la autoridad, el origen de la familia misma.
Por su importancia, esencia, fuerza, origen, necesidad, la familia es objeto de arrebatos. La iglesia católica se asume como depositaria de la familia perfecta. La sociedad contemporánea exige el reconocimiento a asociaciones alejadas de la familia natural. Nada más alejada de la realidad, nada más cercano a la peor amenaza nacional.
Porque dejar la educación de los hijos en el monstruo, mediocre e ignorante, apático, corrupto y sumiso del magisterio nacional, es como quitar a los propios la vida misma. Permitir que la televisión nacional se encargue de consumar el atentado homicida, es la condena actual. Pero abdicar ante la educación confesional, además de renuncia, es fraticidio.
Años de conspirar abiertamente en contra de la primera magistratura, de la principal autoridad política ha derivado en familias desintegradas, sin respeto, sin amistad; a divorcios exprés, a las familias mochas, rotas, hipócritas y temerosas.

Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS