RIQUEZA DESPERDICIADA

Me visitó un buen amigo que vive en el DF  y me acompañó a hacer una serie de trámites que tenía pendientes en Temascaltepec. Del banco pasamos con el notario, de ahí al registro de la propiedad, a la tesorería, nuevamente al banco y finalmente a la oficina de tránsito. Tardamos un par de horas por lo que mi amigo  exclamó ¡en México me hubiese tomado una semana hacer todo esto!... Hace ya más de veinte años decidí mudarme a vivir al sur del estado de México. La decisión de esta mudanza radicaba formal y racionalmente, en la mala calidad de vida que existía en la capital de la república y en los peores gobiernos del PRI,  que entonces (1988), se enseñoreaban con los destinos de todo México.
Elegí salir y vivir, en medio de un paisaje bucólico, paradisiaco, que combina las grandes corrientes de agua, el clima frío templado, muy lluvioso de Temascaltepec, de gente morena, discreta y muy reservada. En contraste con el calor intenso, a solo 30 kilómetros de distancia, el clima seco, la llanura extensa de Tejupilco, cuya población predominantemente blanca, es sumamente expresiva y de hablar casi a gritos. Temascaltepec es la parte final del valle de Toluca, en tanto que Tejupilco es el comienzo de la llamada Tierra Caliente
Sábado Distrito Federal
En compañía de mi hija Carmen, el sábado fuimos de compras al DF. Llegamos a las 9 de la mañana y a eso de las 3 de la tarde habíamos acabado: revistas, juegos de mesa, libros, material didáctico, más libros. Conozco al dedillo el mundo libresco nacional, entre y salí por todas y cada una de las librerías, pasajes, puertas, callejones, establecimientos. Conozco todo eso y más

Entonces, decidí dar una vuelta por la ciudad, mostrarle a mi hija pasajes de algunas rutas que usaba con frecuencia cuando mi vida estaba allá. Tome el rumbo de la colonia Roma-Medellín,  pasé por la Del Valle-Amores, llegue a mis dominios en Coyoacán-Viveros, me detuve justo frente al punto donde jugaba al básquet todos los fines de semana entre 1981-1985 (ver imagen: somos los Viveros de Coyoacán 1988: lleno, y Tejupilco 2014: vacio). Seguí por Vito Alessio Robles hasta Insurgentes, transité enfrente donde estaba un “Lynis” que ya no existe, que era “nuestro” lugar –café, cigarros, periódicos, noticias, intelectualidades, charming, y por supuesto amigos y platica, mucha platica-,  me acordé de Cluny, un restaurante francés único, del que era cliente frecuente, por allá a principios de los 80’s. Está cambiado, construyeron una plaza comercial frente a la estructura del restaurante pero sin tocar las bóvedas de ladrillo hermosas. Salude al Maître, me dijo que este año cumplen 40 años de establecidos. Este lugar se encuentra en Av. de la Paz, entre Insurgentes y Revolución y aunque todo ha cambiado,  alcancé a mirar el pequeño anuncio. Nos detuvimos a la entrada del Cluny, frente, hay otro lugar que se llama “Tíos”, un restaurante de tapas español... muy atractivo. Dude un poco, pregunté a la anfitriona y nos mostró la carta, pero mi hija eligió las crepas.
Y entrar a un mundo guardado en mis recuerdos, pero nunca olvidado. Por allí han desfilado todas mis personas más queridas, las que más he amado. Recordé sobre todo a mi Papá y mi Mamá... El servicio, mobiliario, luces, loza, decoración, todo es impecable.
Carmen probó mi recomendación: las Crepas Boloñesa. Yo opté por una ensalada del huerto ¡Qué maravilla!, todo lo que puedas comer una sola vez, en una barra que incluye ensaladas, verduras frescas, pasta, nuez, aderezos, quesos, tabule, lechugas de cinco o seis variedades, el pan, la mantequilla... Ordené un queso al centro pero ya no pudimos saborearlo estábamos satisfechos. Optamos por pedirlo para llevar. El Vino Cluny que degusté, el mejor que he probado en años. Una experiencia culinaria y social que no existe en este sur Mex.,  ni en Toluca, ni en Valle de Bravo, solo allí, es Cluny.
Al salir oímos gritos de entusiasmo, se jugaban los últimos cinco minutos del Holanda-Costa Rica, venían los tiempos extra. Entramos al Bar Tíos, que tenía cuatro pantallas... lleno a reventar... apenas dos lugares en un rincón de la barra... una caña de cerveza... que emocionante... los penaltis, chicas bellas, gente "bonita" (medio mamucas) gritos... Regresamos a Temascaltepec, felices... animados... nos esperaba otra de mis hijas... platicamos hasta las once de la noche... felices... mucho que platicar.
El Ocio
Una de las palabras que más han sufrido los efectos del desgaste del tiempo, las ideologías e intereses poco humanos, es la que designa al tiempo libre y que inicialmente se entendía con la palabra shkolé, que en griego antiguo significaba el ocio dedicado a la instrucción y aprendizaje, diferente del tiempo libre utilizado para descansar. Es en Grecia en la época magna… que se reconoce e identifica el ocio instructivo, el propósito entero de la acción humana. “Del mismo modo que se hace la guerra para tener paz, la razón por la que se trabaja es para obtener ocio”. El ocio pasaba a ser el gran objetivo, la meta y finalidad del ser humano pleno, el único estado en que se llevaba a cabo la naturaleza toda de la acción del alma (pshyqué), de la inteligencia, la contemplación y la vida sabia, a diferencia de todos los demás actos, decían del bajo vientre, que practicados por las mayorías de los hombres, correspondían al registro de las pasiones del cuerpo y necesidades iguales a la de los animales y las bestias. Y aunque no existía una palabra que propiamente definiera lo contrario al shkolé (de ahí se derivara luego la palabra escuela), se consideraba que los trabajos de servidumbre y por necesidad, eran los que desalojaban la capacidad de utilizar el tiempo libre para efectos de la contemplación y la enseñanza, de la creación y libertad, de la felicidad absoluta, exclusiva de las almas superiores de toda comunidad política.
Cicerón el gran maestro latino habla del otium como un tiempo de descanso del cuerpo y recreación del espíritu, necesario para volver a dedicarse al trabajo. El ocio (otium) se convierte en un medio para la meta final que es el trabajo (nec-otium). Surge entonces una distinción básica para entender una y otra cosa. Ocio necesario e indispensable para el nec-otium de donde se deriva el vocablo Negocio… Un giro definitivo al sentido del ocio resulta tras la caída de Roma, que produce una desaprobación y condena del modo de vida en el extinto imperio. Los conquistadores, las tribus llamadas genéricamente bárbaros, destruyen todas aquellas manifestaciones (estadios, teatros, circos, etc.) que simbolizan ese estilo de vida “ocioso” que modifica completamente el significado original del empleo del tiempo libre creativo y marcará el comienzo del culto al trabajo. Bajo esta nueva filosofía de la vida, se espera que las personas estén ocupadas con su trabajo la mayor parte del día, teniendo escaso tiempo para actividades de esparcimiento. De esta forma, el ocio disponible se emplea fundamentalmente para recuperarse del trabajo, para así, continuar con la labor. Es decir, el ocio pasa a ser una re-creación, con una finalidad instrumental, especialmente, para las clases sociales más bajas. Ahora estar de ociosos es la distinción de la gente inferior y no como originalmente se creía que era, esencial para ser superior a los demás.
El tema da para mucho más, por ahora quiero referirme al ocio y su utilidad en nuestro país que es México, y específicamente, al sur del estado de México, donde este concepto indispensable para el ser humano, se traduce en el tiempo libre dedicado a la recreación y al esparcimiento, bajo las figuras más abyectas y lejanas a la filosofía, de la libertad y necesaria realización. (Como este domingo 5 de julio en Ecatepec, por ejemplo)  El ocio como forma de educación no existe en el discurso público. Es la televisión la encargada de alimentar el tiempo libre y de ocupar la atención disponible para entretener y distraer a la población, es la señal abierta de televisión la dedicada a educar el carácter de la gente, inculcar principios, deseos, metas y objetivos: es el ansia del placer, el culto al físico de la gente, son los prototipos de belleza, los estándares de diversión, del culto a la muerte, el empleo de elixires, alcohol, drogas y mota, los medios para estar contento; es la música estridente, el reventón, la fiesta, los bikinis y el rocanrol, el lujo desmedido, automóviles, ropaje e indumentarias, son el lucro y la riqueza, los valores y objetos de apetencia, sin límite y sin par. Es el presente reventado y el futuro prometido: tal y como hemos podido ver en las transmisiones del Mundial de Futbol, vulgaridades, albur, pornografía, borracheras, remedos de risa a costillas de la misma gente del pueblo… ¿y te ríes, idiota?
Los resultados de hacer de esta manera las cosas en México, se pueden ver para donde uno voltea, entonces te preguntas ¿Por qué existe la violencia infantil, familiar, perturbaciones en la conducta, prostitución, suicidios? ¿Por qué hay muerte, represión, desconsuelo, desánimo social, desesperación?
Tiempo Libre
A diferencia de la vida en el sur del estado de México, en el DF, el tiempo libre es el recurso humano más escaso. La vida en la ciudad se consume en horas dedicadas al transporte de un lado a otro. A pesar de todo ello, una mayoría de la población chilanga, dedica buena parte del día al aprovechamiento de su tiempo libre en la práctica de actividades recreativas, deportivas, culturales y educativas. Es costumbre entre la gente que vive en la ciudad hacer un espacio para el ocio y su empleo productivo. En cambio, la vida en esta región es muy diferente, porque aquí, el tiempo libre constituye el recurso más abundante y consecuentemente el menos valorado, por lo que se desperdicia y desprecia.
Creo que el ocio en el sur de México, es un problema que tiene dos vertientes para analizar, si se considera que administrar el tiempo libre de la población, representa una acción necesaria para el buen gobierno de estas comunidades. Antes que nada es el ejemplo de quienes gobiernan, el requisito indispensable para hacer que la población atienda y acepte este escalón en el género de vida pasional que ahora sufre. Si los gobernantes no hacen deporte, se cultivan y se alejan de vicios, nada va a cambiar... La segunda es que, pensado en términos económicos, el tiempo libre es un nicho de mercado que con esfuerzo, planeación, recursos financieros, humanos y publicidad, representa una gran oportunidad comercial y por supuesto social y política.
Impunidad

Decir que fuimos a comprar libros al DF,  suena como vamos al súper, y no es así. Los libros son alimentos del Alma, no son frijoles o tortillas. Quien compra los libros es el Librero y además de sabiduría y experiencia, significa, intenciones, voluntades, deseos.
Podríamos traer solo pornografía y libros de superación personal… o claro, libro “pirata” o robado o "hechizo", ¿porqué no? al cabo soy tepiteño y se me todas las artes… Pero no es así: por conciencia, ética y principios. No obstante, se acaba de instalar nuevamente un puesto de libros "pirata", en el centro de Tejupilco. OTRA VEZ. Y no se atiende las denuncias en contra. Somos tantos los indignados: es la IMPUNIDAD auspiciada, solapada por el gobierno municipal,  a quienes les vale "una pura y dos con sal" los comercios instalados, la cultura, la lectura, el esfuerzo familiar, la ciudadanía. Son  burócratas que no entienden, cobran dinero, "mordidas". Gente insensibles, reprobable, despreciable, que solo atiende por su estricto interés personal... Son cómplices, fomentan estas prácticas desleales. Son Comodinos y mañosos. "Los Gobiernos" son los causantes del Imperio del terror que sufrimos en México... 

Comments

Popular posts from this blog

HAN PASADO TRES LUNAS

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA