IMÁGENES ESTADOUNIDENSES (borrador)

Entender lo que ocurre frente a nuestros ojos, diario y a gran velocidad, solo es posible si se enmarca dentro una gran lucha por el poder político mundial. Esbozos y apercibimientos apenas de una gran guerra, declara más que por países, por formas de gobierno y principios políticos.
Por un lado están los partidarios del gobierno esencialmente oligárquico, y formalmente democrático, como son los Estados Unidos, país en que la alternancia en el control de la presidencia imperial, del gerente en turno -siempre prescindible- será asunto de la estrechez u holgura con que se pretenda conducir los intereses, desafíos, deseos y designios por parte de los amos y señores de esa nación: el senado norteamericano.
Estados Unidos de Norteamérica es el caso de un Estado guerromaniaco, imperial, plutócrata, avaro y sin amigos, como lo dicta la Doctrina Monroe, sus bases, solo tiene intereses. Mas el consuelo a tanto ciudadano engañado y engordado en el vecino país del norte se debe a esa magistral y seductora tentación democrática. Placebo que emite para el vecindario, anzuelo de pesca de tontos y locos.
Porque la necedad democrática es una manera de someter y manipular a quienes la creen. La democracia es gobierno de mujeres y de homosexuales. Es el estado Político que privilegia los cuerpos y el número, sin distingo de género, menos calidad, estilo o prosapia. Porque la democracia es el gobierno de los pobres y además porque habría que encontrar que forma de democracia es la que se parece más a la constitución de cada país, cuando que ya solo Aristóteles distinguía en su obra central de la Política, a 19.
Porque México es una República, un gobierno basado en el principio del valor como base y punto de partida. Es una República, así lo establece la constitución escrita, así lo decía la constitución real, hasta hace unos 25 años en que el derrumbe nacional ha ocasionado que los cobardes se apoderen de los puestos de control político y poder. México es un Estado surgido de un movimiento armado triunfante. Quienes ganaron la revolución fueron los ciudadanos armados las leyes se hicieron por todos los vencedores, salvaguardando al Estado de los derrotados, los enemigos que encarnizadamente batallaron un siglo para deshacer este país, impedir su constitución y plegarlo a las órdenes de imperios extranjeros, como Maximiliano de Habsburgo, bendecido por la curia nacional o Victoriano Huerta, por quien doblaron las campanas de Catedral, celebrando un Te Deum, de festejo por su consagración en el poder, aun y haya sido mediante el asesinato de Madero, Pino Suarez y muchos mexicanos más.
Es una guerra entre el principio de la supremacía del dinero y la mayoría numérica, frente a la autoridad política real, originada en la familia y en el padre de cada una de ellas. Son los cobardes ricachones o las temerosas mayorías en contra de los nobles y los honrados. Es un duelo reflejado hace muchos años en la pluma de Shakespeare y su Mercader de Venecia. El Poeta inmortal observo y retrato el tránsito de la Monarquía Real, el mejor y el Uno hacia la Oligarquía, el gobierno de los pocos superiores y distintos en una cosa, la riqueza.
Es una guerra librada en varios frentes, pero todos dirigidos al mismo objetivo, desmantelar, desvanecer el sentido mínimo del agradecimiento y el respeto al Padre de familia, por la única y más valiosa posesión: la vida. Es la guerra frontal para imponer la idea divina de la vida metafísica y de la valoración comercial.
Por eso esta tan activa la iglesia occidental, por eso se difunden cosas como que el hombre, no es producto de una evolución de las especies menores, hasta llegar a una mayor, el ser humano, sino que la vida, en un acto obsceno y feroz, la deposita Dios, al momento de la concepción, a él se la deberíamos y a los sacerdotes se la tendríamos que agradecer, entonces.
Se promueve la histeria colectiva y se recomienda a la gente guardarse en sus casas y jugar juegos de mesa. No salir al cine ni hacer fiestas; no tocarse, menos besarse.
Un cuento similar, El virus de los changos que se contagia cuando un negro o una negra frenéticos, incontinentes se relacionan perversamente con simios y se contagian; los negros entonces se trasladan a los Estados Unidos y llegan a las tierras de la perdición, a los barrios de yonkees, drogadictos y homosexuales con quienes se amanceban y disemina el contagio. Escoria y basura humana, ya blanquitos que se distraen alguna vez de sus deberes pasionales y acarrean consigo la enfermedad a la familia americana, al american way of life. Por lo tanto no lo hagas nada más que con tu pareja, moralmente casado, nunca con pervertidos, drogadictos y menos con negros, porque si no te castiga Dios y te pega el Sida.

Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS