1995-2010 QUEBRANTOS ECONÓMICOS

A diferencia del inicio del gobierno del Dr. Zedillo, marcado por una catastrófica crisis económica, este año 2010, encuentra la economía mexicana, altísimamente vulnerable a la situación internacional, por el grado de dependencia del exterior, particularmente de la economía norteamericana, de la que se depende en casi 80%, en los principales rubros que inciden en la marcha domestica.
La diferencia fundamental entre 1995 y 2010, es que ese entonces los golpes sufridos por la economía nacional fueron perversamente calculados, clínicamente decididos; en cambio, la grave crisis que sufre actualmente la nación mexicana, se encuentra determinada completamente desde el exterior, y además por actos contingentes.
No cabe duda que para fines de 1994, Carlos Salinas de Gortari sabía los efectos que tendían en México los acuerdos comerciales con Canadá y Estados Unidos, así como las políticas y leyes aprobadas y puestas en acción. Ese era su proyecto, eso era política y economía moderna. Consciente de ello, para medrar en su exclusivo provecho, busco balancear el resultado, al designar como candidato a la presidencia al difunto Luis Donaldo Colosio. Por eso lo mataron. Víctima de sus excesos, Carlos Salinas no calculo los alcances de la tragedia que se sucedió frente a sus ojos. Como siempre, la realidad supero a la novela. Las tragedias de Sófocles, Eurípides y Shakespeare, Caín y Abel y todas las consejas del florentino Nicolás Maquiavelo se quedaron en el papel ante las pasiones desatadas, crímenes, ambiciones desmedidas.
Los denominados errores de diciembre de 1994 son el mejor ejemplo de lo que sucedió en México. A Ernesto Zedillo no le importo arruinar a la sociedad mexicana, con tal de volcar culpas sobre su antecesor, exhibirlo frente a todos; Carlos, recibió una sopa de su propio chocolate, amenazas, chantajes, calumnias, el hermano corrupto, y luego pactar su expulsión del territorio nacional; solo asi podría gobernar el Presidente y entregar el país al amo extranjero, a los intereses transnacionales, a las compañías gringas que el día de hoy, a Ernesto le dan empleo.
Cabria recordar, en ese aciago 1995, los intereses que usureramente cobraron los bancos, el estancamiento del crédito, la inflación desbocada, la carencia y desabasto, sobre todo la desconfianza, el pesar y la frustración de quienes se propusieron trabajar y arriesgar su patrimonio, en un natural deseo por vivir mejor.
Los resultados saltan a la vista: el sistema financiero en manos extranjeras, dependencia alimenticia, sobre todo en granos, semillas y carne: millones de compatriotas empleados irregularmente en los servicios domésticos; el campo arruinado, sin sistema ferroviario, líneas aéreas al borde de la ruina. Hay que agregar que 89% del comercio se realiza con los Estados Unidos, 801% del turismo proviene de allá mismo. Con 40 mil maquiladoras eslabonadas con la economía del norte. Y el 79% de la inversión extranjera directa made in USA.
En otros tiempos, con otras ideas sobre el desarrollo económico, con otro concepto sobre la soberanía y la independencia y la libertad, el Estado mexicano fue el componente principal de la demanda agregada. Otros tiempos: primero gasto, es decir compro e invierto, genero riqueza, reparto y luego pago. Así todavía la hacemos muchos. Frente al hoy de me ajusto, me limito, me espero, luego quiebro. Luego entonces mando a mis hijos y a mi familia al otro lado. Qué valor tiene estudiar, que caso trabajar, emprender, si no vamos a tener resultados. Medido todo con la vara del dinero, venga entonces la admiración por los sirvientes que regresan con un radio, un auto, un par de lentes. Por quienes se arriesgan con las drogas, el bajo mundo, el daño y la muerte. O con quienes en el robo, el fraude, el cohecho y el delito, encuentran la medida de su tamaño, el alcance de sus deseos y el destino para lo que nacieron.

Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS