LASCIATE OGNE SPERANZA VOICH’ INTRATE "abandone toda esperanza aquel que aquí entra"


A la manera de Orson Wells, el cineasta y periodista Arnaldo Jabor presentó una ficción como si fuera realidad. Una apócrifa (pero verosímil) entrevista al narcotraficante Marcola, atemorizó y desató una polémica que aun no se da en México: ¿qué capacidad tienen los poderes públicos para suprimir las causas del delito y la violencia?
Porque si hace tres años, el 8 de octubre, el periodista emérito Miguel Ángel Granados Chapa escribió en su Plaza Pública, una columna titulada Matanza Silenciada, dando pormenores sumamente graves y preocupantes, de un atentado perpetrado en San Pedro Limón, el lunes 18 de agosto, en contra de gente indefensa, que ocasiono además de 23 muertos, constituir el primer ataque a la población civil inerme, antes del estallamiento de granadas el día del 15 de septiembre, en plena celebración de fiestas patrias en Morelia Michoacán. Lo peor fue lo que a continuación detalla Granados Chapa y que se entiende a la luz de los hechos ocurridos, el pasado 24 de agosto en este Sur del Estado de México. Las relaciones de poder y subordinación entre “ellos” y las fuerzas públicas. Por ahora, habrá que tratar de entender como sociedad y de manera individual, por cada ciudadano mexicano, la “entrevista” a Marcola, que bien podría ser al “Chapo” Guzmán, o conocer lo que aun no publica Julio Scherer, tras encontrarse personalmente con el “Mayo” Zambada..
El ataque al Casino Royal en Monterrey, uno más entre tantos hecho de la guerra civil que se libra abiertamente en el 75% del territorio nacional, ha puesto a la luz publica lo que todos sabemos y conocemos: La ineptitud, la corrupción y el cinismo sinvergüenza, de la clase que nos desgobierna en México, y si no… veamos lo que escribió Jabor.
“Desde la cárcel de Sao Paulo Brasil. Aprovechando una leyenda, según la cual Marcola lleva leídos 3.000 libros, Jabor lo hizo elaborar un discurso erudito. Su propósito era mostrar que los poderes públicos, en manos de una dirigencia incompetente o corrupta, han destruido las bases de la convivencia social” El supuesto discurso de Marcola es:
- “Ustedes nunca se ocuparon de la pobreza cuando era fácil resolverla. Nosotros éramos noticia, solamente, cuando había derrumbes o inundaciones”.
- “Ahora nosotros somos ricos gracias a la droga, y ustedes están muertos de miedo”.
- “Con 40 millones de dólares, en la cárcel se manda. Con ese dinero, la prisión es un hotel. ¿Qué policía va a destruir esta mina de oro?”.
- “Ustedes no pueden venir a matarme en la cárcel. En cambio, yo puedo mandar a matarlos allí afuera. En las zonas marginales hay cien mil hombres-bombas”.
- “Ya no existen los proletarios explotados. Ahora hay una masa cultivada en la calle, que se ha educado en el más absoluto analfabetismo y está diplomándose en las cárceles. Es la post-miseria, que genera una cultura asesina, asistida por la nueva tecnología: satélites, celulares, Internet, armas modernas”.
- “Es ahora cuando ustedes empiezan a tener conciencia social. Pero ya es tarde. No tienen solución. Necesitarían muchos miles de millones de dólares, y ni eso alcanzaría, sin un profundo cambio psico-social en la estructura del país. Es imposible”.
- “Nosotros somos una empresa moderna. Si un miembro flaquea, es despedido y puesto en el microondas. Ustedes tienen un Estado en quiebra, dominado por incompetentes”
- “Nosotros tenemos métodos ágiles de gestión. Ustedes son lentos y burocráticos”.
- “Nosotros luchamos en terreno propio. Ustedes, en territorio ajeno”
- “Nosotros no le tememos a la muerte. Ustedes están en pánico. Nosotros vamos al ataque. Ustedes están a la defensiva”
- “Nosotros no tenemos reparos en ser crueles. Ustedes tienen la manía del humanismo” “Ustedes nos transformaron en estrellas del crimen. Nosotros los tenemos a ustedes de payasos. A ustedes la gente los odia. A nosotros, sea por miedo o por amor, nos ayuda”.
Entre La Guerra de los Mundos de Orson Wells y el expediente de Jabor, hay sin embargo, varias diferencias.
- Los narcotraficantes son seres reales, no imaginarios.
- Ayuda a comprender que la marginalidad es un subproducto de la desigualdad social.
- recuerda que algunos problemas que pueden resolverse con relativa facilidad, se tornan insolubles con la acción prolongada. El diagnóstico es correcto y su predicción -aunque dramatizada-sirve de alerta.
- Sin embargo se omite toda referencia a las causas últimas de la pobreza. Parece olvidarse que el orden económico mundial tenga algo que ver. Que el credo neoliberal alejó y profundizo las soluciones posibles. No hay distingo entre políticas que reducen la inequidad social y otras que la agravan. Tampoco entre medidas que favorecen el desarrollo económico y otras que pueden frenarlo. El libelo prefiere proclamar la existencia de una “crisis institucional”, provocada por la “incompetencia evidente” de los políticos. Es una manifestación de racismo antipolítico. El mensaje es claro: si la sociedad sigue en manos de esa “raza”, lasciate ogne speranza. Y esa no es la cuestión. Porque la solución existe, pero en otro lado, en el mundo de la Política, así, con mayúsculas.
Termina Jabor diciendo… “Dante, por cierto, coloca a los violentos y a los corruptos en el Infierno; pero también reserva un castigo para los “oportunistas” (todos los aprendices de brujos, son los rojos del PRI y los blanquitos del PANAL): aquellos que en vida no hicieron nada, ni para bien ni para mal. Los confina a las riveras del Acheron -río situado en el conurbano infernal— y nos informa que serán eternamente atacados por avispas y gusanos. Si el averno es aquel que -guiado por Virgilio- Dante exploró el Viernes Santo de 1300, conviene no aceptar el convite a la resignación. Tampoco es útil, para la vida mundanal, aceptar que ya estamos todos, en el infierno”

Comments