Thursday, September 01, 2011

El TERROR


Se cumplen diez años de los atentados contra las Twin Towers, de Manhatan Nueva York, que llevaron por primera vez el espectro del terror, al corazón de la meca financiera del mundo. ¡Que sacó de las pantallas cinematográficas! las espeluznantes recreaciones de atentados con artefactos nucleares, biológicos, químicos, en contra de la población civil, inocente por omisión, culpable por ser parte del juego de la guerra y del poder.
Un pueblo tiene el gobierno que se merece y los estadounidenses son parte, del primer Estado terrorista en el mundo. Los Estados Unidos han impuesto estelas de terror en todo el mundo: en Hiroshima y Nagasaki aun perduran las huellas indelebles del empleo de la fuerza nuclear, contra la población que se despertaba las mañanas del 6 y del 9 de agosto de 1945, antes de perecer calcinados, literalmente borrados del mapa geográfico. Las huellas del terror empleado por los yanquis, están en Vietnam y las despiadadas bombas en racismo que contenían el incendiario NAPALM, quemando vivos a niños y mujeres indefensas, tal y como lo ilustran fotografías imborrables de la revista Life de 1969. Paises como Guatemala Dominicana, Cuba, Corea, Camboya, Irak, Afganistán son muchos otros testigos del empleo de la fuerza terrorista norteamericana, para someter y dominar en todo el mundo, como sucedió durante todos los años, en que el equilibrio armamenticio nuclear entre EUA y la URSS tuvo en vilo al planeta completo, por la amenaza cierta de destrucción total, al alcance de un botón y un dedo detonador.
Fascinados con la idea de la fuerza y el uso de las armas, los gringos han exportado a nuestro país, algo mas que balas, pistolas y rifles: han inoculado el vicio de la ambición desmedida por las ganancias infinitas, tanto como el placer sádico del asesinato, del homicidio y el uso del miedo como formula para trenzar la lucha con el Estado usurpado en México, para tensar las condiciones para operar y trabajar para sus intereses, por los grupos que se enfrentan entre si y contra todos.
En los prolegómenos del ultimo año del sexenio del Usurpador Calderón, y ante la amenaza del retorno del PRI a la primera magistratura de la nación, hay ejércitos en guerra civil, como en tiempos de la revolución, solo que aquellos se dedicaban a pelear por sus caudillos, abiertamente por la conquista del gobierno. En cambio, los zapatistas, villistas, carrancistas de entonces, ahora se han trasmutado en carteles, familias, líneas, en disputa por el poder económico, en el entendido de que el interés pecuniario, la ganancia y la riqueza monetaria, están ahora sobrepuestos al poder derivado de la razón política.
Pero cada pueblo tiene el gobierno que se merece y en México, esta máxima esta tristemente muy cercana a la realidad, ante la pobreza y la ignorancia generalizada; por la ausencia de entendimiento y de lealtades con nosotros mismos, con nuestras familias y principios nacionales. El costo más alto, que no se cubre ni con todas las remesas monetarias de los migrantes, ha sido el desprecio y la soberbia que ha hecho victima “colateral” a la unidad nacional. Las escenas de pánico, odio, rabia y rencor que llenaron las pantallas de televisión hace diez años, tras los impactos a las Torres, al Pentágono y las alertas ante otras amenazas al Capitolio o la Casa Blanca en Washington, se han vuelto imborrables, tanto como las carreras desbocadas de hace unos días en el Estadio Corona de Torreón y mas grave aún, como las del día del atentado al casino en Monterrey, de gente que enfrento un incendio devorador, en el mismo lugar en que pasaban 5 o 6 horas diarias con la esperanza inútil, de lograr seducir a la diosa fortuna y terminar con las penurias del dinero, de un solo golpe.
Tampoco se van a olvidar las escenas de pánico del 31 de agosto en Tejupilco, ante la alerta reproducida de que habría atentados contra la población inocente. El cierre precipitado de negocios, el correr por los hijos a las escuelas, los rumores tantos propagados, las llamadas interminables, frenéticas, de los teléfonos celulares. El desazón, la alarma, el miedo y los silencios que dicen mas que todo, eso, tampoco se borrara del inconsciente colectivo en el Sur Mex.

No comments:

LibrArte y la Retórica

Para Platón, la Retórica era semejante a la Gastronomía y la Cosmética, vis a vis la Política, la Medicina y la Gimnasia. Él Filósof...