DESDE LA FIL GUADALAJARA 2013

Escribo antes de partir de regreso al sur del estado de México. Es como pasar de un mundo civilizado que celebra con júbilo la majestuosidad de la lectura, al paleolítico temprano, disfrazado con publicidad como territorio de oportunidades y embelesados cada día con más ceguera, como la tierra del triunfalismo farsante. Me refiero a Guadalajara y la cuenca Toluca-Temascaltepec-Tejupilco.
En Guadalajara las vialidades están iluminadas, las calles limpias, el tránsito circula velozmente y educadamente. Llegar a Toluca (decidí pernoctar en este lugar) significa encontrarse con una red de calles oscuras, sucias y mal olientes e infestadas de topes físicos para detener la circulación. Es desesperante contar hasta cincuenta detenciones entre la famosa “maquinita” y la universidad, por el libramiento norte de la calzada Tollocan.
Luego la carretera Toluca-Tejupilco es una bofetada a todos los habitantes de esta región sur: pavimentos fracturados, derrumbes y deslaves, pistas mal trazadas, retenes policiacos, conductores que no ceden el paso, no cambian las luces, que manejan a media carretera y aceleran al ser rebasados. Esa es la diferencia entre un estado que puja por ser mejor y un estado de México que cree estar encima de todo el país. Basta ver las páginas completas de publicidad pagadas en el periódico Reforma por los ayuntamientos de Metepec, Huixquilucan, Naucalpan, Toluca… Es vergonzoso y el ejemplo cunde y se esparce.
He saludado a Elena Poniatowska, me fotografié con Mario Vargas Llosa, le obsequie un ejemplar de Cartas Mexiquenses a Don Fernando Trillas, quien me pidió le escribiera una dedicatoria: “Con admiración y respeto, afectuosamente desde el sur del estado de México” y mi firma fue lo que se me ocurrió, lo que me nació decirle a este representante de una dinastía de editorialistas que nutre de libros prácticos, básicos, útiles a la sociedad mexicana.
Me encontré con “viejos” conocidos de este medio, en el que trabajo en compañía de toda mi familia. Salude a la señora Silvia, propietaria de la Librería Arawi de Valle de Bravo, al Sr Galera encargado de la logística de Trillas, quien animosamente entrevisto a mi hija Claudia Danzarte, preocupado por las observaciones que le hacía respecto a la exhibición y atención de la sucursal ubicada en Metepec. Pero conocí a dos personas que me resultaron muy importantes en esta ocasión: La Señora Mónica Elosúa, propietaria de varias librerías en Nuevo León, principalmente en Monterrey, quien se entusiasmo con mi libro que lleve a presentar y me hizo un pedido de varios ejemplares de Cartas Mexiquenses, donde escribí un par de Cartas sobre el origen y evolución del Grupo Monterrey. Otra persona que me resulta muy agradable fue Policarpo Bastida, Gerente de Siglo XXI, quien resulta pariente político y gran amigo de Don Rutilo (q.e.p.d) y de todos sus hijos, el Doctor Rolando, Ruti chico y del “Chocolate”. Se mostró francamente sorprendido, me dijo “no puedo creer que me hablen de libros y de cultura en Tejupilco”, porque "allá son gallos, es fiesta y son bailes y nada más". Fue muy simpático conocer a un librero que se sorprende con nuestra existencia, la de la Librería El Arete de Tejupilco y próximamente de LibrArte. Así fue, nos conocimos por casualidad, Don Poli y este escritor, quien me ofreció crédito y consignación de su obra que incluye, entre otras, de un catálogo muy amplio, las obras completas de Sigmund Freud, pero quede boquiabierto al contemplar, hojear, oler, mirar los doce tomos que contienen la obra extraordinaria de Mariano Mociño: el colorido, las imágenes, el papel, la edición maravillosa. La tendremos a mediados de enero en este SurMex.
Desafortunadamente, en esta ocasión he incluido las anécdotas que comparto en la columna dedicada a analizar la política, porque coinciden varios escenarios. Es muy triste que en la región de la Barca y en Chapala de Jalisco, se estén descubriendo fosas clandestinas donde se han encontrado hasta el momento (extraoficialmente) más de 115 cuerpos putrefactos.
Es un síntoma de lo que sucede en México. A un año de Dictadura PRIista, el gobierno de Peña Nieto ha representado el retorno de cadáveres que se creían desaparecidos para siempre, hablo de la censura, el espionaje, la represión selectiva, las demostraciones de poder ejemplar: MMH encarcelo al “Negro Durazo”, CSG a la Hernández Galicia la “Quina”, EZP metió a la cárcel a Raúl el “hermano incomodo” y ahora Peña Nieto encarcela a Elba Esther Gordillo y así se presentó su nuevo gobierno.
Un gobierno cargado en demostraciones del ejercicio del poder, de los compromisos políticos, de una cauda muy larga de cambios drásticos en la organización del Estado: se han aprobado la venta de litorales y fronteras, se abandona al “sufragio efectivo no reelección”, desaparece el instituto electoral, se pactan cambios a los artículos 27 y 28 constitucionales para entregar la soberanía total de los recursos petroleros a los EUA, se implantan cambios en el sistema educativo que va contra derechos sindicales y laborales. En cambio, la economía se precipita en caída libre, se pasa de un pronóstico de 4.5% a principios de año, al cero total. Crecimiento nulo, mayor pobreza y no se diga desigualdad.
A pesar de ello, el gasto de los presupuestos públicos son un despilfarro y el derroche se concentra en los municipios. Precisamente el otro tema central en esta semana de FIL, de lectura, de belleza y de esperanzas, son, en el estado de México, tiempos de simulación, de mentiras y de derroche.
No hay que olvidar que los cambios que se realizaron en el 115 constitucional a partir de 1983 le conceden autonomía a los municipios para administrar sus recursos, pero además le transfieren enormes partidas presupuestales: se estima que entre 2000 y 2006, comparadas a precios debidos, mientras que el Programa de apoyo para la integración de países atrasados a la Unión Europea (los que dejaban la órbita socialista, tras la caída del Muro de Berlín en 1989) ascendió a 0.6 billones de pesos;  las participaciones y aportaciones del Gobierno Federal de México a los estados y municipios fueron de 4.7 billones de pesos, es decir casi 8 veces mayores. Lo mismo se calculo para el periodo 2006 a 2008, donde las transferencias a estados y municipios ascendieron a 2.5 billones de pesos, mientras que las transferencias del Plan Marshall a países de Europa (1948-1951), luego de la Segunda Guerra Mundial, sumaron 1.6 billones de pesos a precios comparables de 2009.
Los municipios que originalmente se integraban por el Presidente Municipal, el Sindico y no más de media docena de Regidores se ha transformado en una burocracia gigantesca, el doble o hasta el triple de regidores, rodeados de “asesores” (vulgares “aviadores”) y después una estructura impresionante por el tamaño y la inutilidad de sus servicios, que se forma por Direcciones de Economía, Trabajo, Agricultura, Educación, Cultura y así, la lista es enorme, la duplicidad de funciones lo es más, las recomendaciones, los y las “queridas” en la nómina, los "cuates" y compadres. Solo existen ineptos con poder y nadie con sentido de heroísmo o de autentica honorabilidad, para desempeñar una función que podría beneficiar a sus comunidades. Existe la ambición, la maña, no hay escrúpulos y la corrupción, la “mordida”, los embutes y el chayote: “así es” y ponen cara de inocentes quienes se ensucian y solazan, con el Estilo de estos tiempos.



Comments