Thursday, November 27, 2014

LA NIEBLA SE TIENDE SOBRE NOSOTROS…

“Al salir el sol del 28 de abril de 1402, que entonces se llamaba Ce mázatl o 1 Venado, del año Ce tochtli, o 1 Conejo, nací en Tezcoco, capital del señorío de Acolhuacan…” Y puedo ser considerado el Rey más sabio que ha existido en Mesoamérica, lo que ahora es la República Mexicana.
Frente a mí, son mis pares, Cuauhtémoc y su valentía, Miguel Hidalgo y su arrojo, el cura Morelos y su gallardía, Benito Juárez, el más cercano por su patriotismo, Villa y Zapata, merecen estar también y el Tata Lázaro Cárdenas, quienes cultivaron el secreto de todo buen Gobierno, el del discurso poético, hacer el bien, lo mejor y hablar con el corazón a nuestros hermanos mexicanos.
Soy Acolmiztli Nezahualcoyotl y mi nombre significa “fuerza de león” y “coyote hambriento o ayunado”, y el día de mi nacimiento, todos los oráculos y astrólogos profetizaron que mi vida estaría dotada de fortunas, nobleza y generosidad. Nací predestinado para Gobernar con sabiduría y forjar con los señoríos de Tenochtitlan, de Aztcapotzalco y el de Texcoco, mi reino, el que heredé de mi Padre Ixtlilxochitl: una triple entente de bien.
De la mano de Itzcoatl Huey tlatoani de los mexicas, nuestro tiempo se caracterizó por alianzas y unidades con otros señoríos: los tlaxcaltecas, matlatzincas, tecpanecas… todos vivimos en paz y no como ahora, en el lugar que aún se llama México, más de 500 años después…
“Amo el canto del zenzontle, pájaro de las cuatrocientas voces…. Amo el color del jade, y el enervante perfume de las flores, pero lo que más amo es a mi hermano, el hombre.”
Nuestro gobierno fue un Estado victorioso, poderoso, educado, gracias a la naturaleza del pueblo que nos toco gobernar de “tigres y águilas”, a los usos y costumbres de nuestra época,  y por preservar la palabra de los Reyes Reales como herencia y legado: las Ochenta Leyes que dejé, divididas en cuatro partes, para cuatro consejos supremos, mantuvieron la paz y la felicidad en la república tridente.
En ellas, establecí que se castigara con gran rigor todo género de delitos, por ejemplo al ladrón que robaba en poblado, aunque fuesen cosas de poco valor, se le convertía en esclavo de quien había hurtado, y si no, moría ahorcado; al adulterio los condenaban a la muerte lapidaria, la horca adulterina o a ser asados vivos en caso de que el adúltero matara al marido... Quien se alzara contra las tres cabezas (Tenochtitlan-Tezcoco-Azcapotzalco) se enviaba al frente de batalla y si no moría en la guerra, al regresar se le reventaba la cabeza con una porra. Igualmente pasaba con aquel señor que tomara las riquezas y tesoros que pertenecían a los reyes.
Son realidades mitológicas pero ciertas y que se necesitan traer a los tiempos en que el “guey tlaconete” Peña Nieto se dedica a robar impunemente y toda su grey, la que se amamantó de  Chalmecatecuchtli y Tlazoltéotl: la muerte y la putrefacción. De quien le llamaron en el siglo XX, Carlos Hank González.
“¡Amigos míos, poneos de pie!... Desamparados están los príncipes, Yo soy Nezahualcóyotl, Soy el cantor, Soy papagayo de gran cabeza. Toma ya tus flores y tu abanico ¡Con ellos ponte a bailar! Tú eres mi hijo, Tu eres Yoyotzin”…

Pero de todas las ordenanzas que legislé con mi palabra de Rey,  la más necesaria, y de urgente ejercicio contemporáneo, es la que condenaba al traidor al Rey o a la República: “lo hacían pedazos por sus coyunturas, y la casa de su morada la saqueaban, y echaban por el suelo sembrándola de sal, y quedaban sus hijos y los de su casa como esclavos hasta la cuarta generación” (J. L. Martínez FCE)
Veríamos entonces que todos y cada uno de los integrantes de la Dictadura encabezada por el que ha comprado la Presidencia, sus secretarios de estado, representantes populares, de la federación, de los estados y de los municipios, los líderes de las Cámaras de Diputados y de Senadores. Todos y cada uno de los legisladores e institutos políticos que se aliaron en una siniestra entente invertida, para subastar nuestra tierra, nuestros litorales, nuestros mares, nuestras risas y alegrías, nuestro tiempo y nuestra historia. Además de Peña Nieto, se consignarían los ediles municipales que se dicen gestores, que caminan en vehículos blindados, en camionetas de cientos de miles de pesos, y se construyen casas enormes, templos y palacios. Ellos, junto con sus hijos y con sus hijas (Sofía Castro o Yazareth Liz Abarca) serán castigados implacablemente y con severidad, como escarmiento y su progenie no será continuación jamás de nuevo. Solo así
Alguien como yo, mejor aún. Emilio Mújica, Rey de una república oriental muy alejada de Tezcoco, declaró a la revista Foreign Affairs Latinoamérica (México es una) “especie de Estado fallido, que los poderes públicos están perdidos totalmente de control, están carcomidos…  Yo apelo a que México reaccione en su ética y en su moral.” El Presidente de Uruguay, deben saber que estuvo encarcelado, preso por 14 años, durante la dictadura militar, como la que se cierne sobre “el ombligo de la luna”. Emilio Mújica que con su ejemplo ejerce una Autoridad natural, para el bien y la felicidad de sus gobernados, agregó “es posible (el caso de México) por una gigantesca corrupción. La corrupción se ha establecido, me da la impresión, visto a la distancia, como una tácita costumbre social. Seguramente, el corrupto no está mal visto, es un triunfador, es un señor espléndido. Por ese lado, estamos fritos.”
Porque entonces así y solo así sucede lo que asola y deja inválida a nuestra gente: señoras que sufren, niños sin padres, jóvenes que han sido desollados vivos,  ciudadanos inocentes detenidos y consignados a presidiarios alejados, por el simple derecho de manifestarse en la vía pública. Gente común, víctima de policías y soldados que han secuestrado, violado, asesinado a sangre fría, de provocadores que azuzaron a la violencia y represión.
Es la hora de nosotros, Yoyotzin,  que entre las Ochenta leyes para el buen gobierno, había una sección que castigaba a todo aquel soldado que no cumplía con las órdenes recibidas o no seguía los mandatos asignados, con el cadalso y el degüello, y ¡ay aquél! quien tomara lo que no le pertenecía, porque a todos ellos, los soldados (y estatales y ministeriales y PFP y granaderos…) les esperaba el ahorcamiento, lo mismo que aquellos que les brindaran cautiverio, protección o refugio.
Dicen que tienen 70 detenidos relacionados con la desaparición de 43 guerreros juveniles, aparte de los 6 Maestros a los que asesinaron con crueldad y cobardía. En el absurdo del reduccionismo microscópico, en la televisión se pretende resumir la maldad a las policías de Iguala y la de Cocula Guerrero, y ¡nada más!. Mientras la televisión estatal de Francia, destapa otro secuestro silenciado, como la matanza que denunciara Miguel Ángel Granados Chapa en San Pedro Limón, la que todos supieron y luego, pronto, olvidaron. Dicen que se llevaron a 34 adolescentes el último día de clases, en Cocula, en el verano de este año Ce Acatl 2014
Hay mitos que apremian a la búsqueda en regiones serranas de las tierras pobladas por purépechas, cuitlaltecas, ocultecas y matlatzincos, en la Tierra Caliente; los chontales, mazatlecos y tlahuicas en la Sierra Norte; los coíxcas y tepuztecos en los Valles Centrales; los tlapanecos y los mixtecos en La Montaña; los jopis, mixtecos y amuzgos en la Costa Chica, y los tolimecas, chubias, pantecas y cuitlaltecas en la Costa Grande.
A diferencia de nuestro tiempo, hace más de cinco siglos, hoy estas regiones están tomadas por caciques como lo reportó la revista Época el 11 de marzo de 2002, en la investigación titulada “En la sierra todos lo saben, menos la policía: Tigre, el nuevo cartel de la heroína” En Zirándaro y Acapulco, en el polvoriento caserío de Santa Teresa,  en la capital regional de Ciudad Altamirano y la otra cercana del vecino Michoacán, la que se llama Apatzingán. En el poblado de las Cruces, Las Anonas, en Parancio, Paso de Arena, Tarétaro,  Guayameo, Teleolapan, Arcelia Tlacotepec, Apáxtla, Técpan de Galeana, Tlapehuala, Taxco y Zihuatanejo, Juchitán, Casas Viejas, Placeres, Pandacuareo, Quiriricuaro… Se dice que en 62 de 80 municipios del estado, el control criminal es completo y absoluto.
Todos ellos merecen la justicia que heredé junto con mis poemas y enseñanzas. La que ya dije y repetí: la muerte para que nunca más regresen los casos como la de la Casa Blanca y el trafico de intereses, las mentiras de TELEVISA, la desinformación del monopolio, las ofensas de la “Gaviota”, o las “tablets” a IUSA, el grupo de Atlacomulco, los millones de dispositivos para idiotizar a la niñez mexicana, a nuestros hijos. Todo el tráfico de influencias de Peña Nieto, comando y ejercicio de su despotismo. ¡Basta Ya!
Así no se repetirán los Pineda y los Torre, los Beltrán o los Cedeño, los Aldegundo, menos las asonadas de “enanos” como en Texopilli, o el del presidente municipal de Iguala, ahora encarcelado junto a su esposa María de los Ángeles Pineda, como autor intelectual de la desaparición (y probablemente, matanza) de los 43 estudiantes de magisterio,  a quien siempre le siguió una sombra de terror. Es José Luis Abarca -el capturado en Veracruz y “plantado” en Iztapalapa, para culpar al Huey tlatoani Andrés Manuel-  “de pelo corto, cuerpo depilado y músculo de gimnasio, a quien le gustaba moverse a solas por una tierra donde los políticos no dan un paso sin un enjambre de escoltas. A veces, al volante de su deportivo gris, llegaba conduciendo sin ninguna protección al Palacio del Gobierno, en Chilpancingo, y ante los otros alcaldes hacía demostración de lo que todos sabían: que él, a diferencia de sus compañeros, no tenía nada que temer… Quienes le han tratado le recuerdan como un pequeño déspota, tajante en sus respuestas y con dificultades para enhebrar un razonamiento complejo” O sea, un auténtico idiota.
Para estos pervertidos, pregunto,  ¿merecen debido proceso? ¿Ejercicio del estado que llaman de derecho?: el que se compra (amparos), presiona (sobornos), dilata, son tiempos, privilegios y canonjías. ¿O la aplicación irrestricta de la ley de Yoyotzin Nezahualcoyotl?
“crecí en afán prolijo, y al verme solo prorrumpió mi labio: ¿Qué hace en la tierra desvalido el hijo, si no lo sabe guiar consejo sabio?” es la voz de José Joaquín Pesado, liberal mexicano, miembro de la Academia de Letrán y jurado para elegir el Himno Nacional
A ellos apelo, a ustedes guerreros y mujeres míos, herederos de historias y vidas que fueron prósperas (y no la mamada esa sin acento), vengan al templo que erigí al final de mi existencia terrenal, diferente a la mitología de los aztecas, respondiendo a mis propias indagaciones, a mis dudas y preguntas. Alejado de los sangrientos ritos de los sacrificios dedicados a Huitzilopochtli entre los aztecas, tanto como de las injustas y mortales cruzadas en el nombre del dios cananeo que los conquistadores han impuesto entre nuestra gente, la de la adoración de un crucificado. Y aun cuando los acolhuas profesaban el politeísmo, Yoyotzin Nezahualcoyotl desarrollé la idea de un dios único, al cual llamé Tloque in Nahuaque, el dios incognito, el señor del cielo y de la tierra.
El que nos ha de guiar para imponernos nuevamente al Imperio del norte. Son los yanquis, los gringos, los “bolillos” los que han pervertido todo y han convertido en prostitutos y prostitutas a los hombres de poder. La "mota" y el “sugar brown”  los han orillado, dicen  “Una ventaja es que la policía no extorsiona como antes hacía: ahora pagas tu impuesto de 120 pesos por kilo que sacas y ya está. La organización también frenó a los bandidos, que robaban al productor y al intermediario. ¿Qué derechos se adquieren con el pago de ese impuesto?... El derecho a salir y no tener problemas con municipales, estatales ni federales. Cuando te topas al checador, te preguntan de quién traes permiso. Das el nombre y ellos se comunican directamente con el responsable. Él confirma y dice cuánto peso pagaste de salida. Con el ejército es otra cosa, aunque dependiendo quién te detenga es que puedes arreglarte o no.
¿Entonces como se reparte el dinero? Trescientos pesos por kilo para el productor, 120 pesos por kilo para la organización michoacana, 30 dólares por kilo para el transportista, 50 dólares por kilo por derecho de paso al Cártel del Golfo, 50 dólares por kilo a quien cruce el Río Bravo. Luego 160 dólares por kilo para dejarla en San Antonio o adelante… Yo dejo en Houston. Así que por cada kilo invierto 320 dólares… A quien me la compra aquí, en Tierra Caliente, se la vendo en 550 pesos el kilo y allá en el “otro lado”: vendo la comercial, la mejor, en 800 dólares el kilo. La buena en 600 dólares, máximo” (La República Marihuanera” Humberto Padgett y Dalia Martínez)
Y así no hay poder, ni poesía ni brazos ni encantos que regresen el orden y la paz.

Y esto no es un mito… esto es la verdad

No comments:

Mensaje de Criss Garcia de Librería LibrArte como Nueva Emprendedora AMATL 2018

Muy buenos días tengan todos ustedes. A nombre de mis hermanas Carmen, Claudia y de mi familia, deseo expresar a todas y cada una de la...