MITOS Y LEYENDAS: ¿GOBERNARÍA UNA MUJER EN TEJUPILCO?

En el sur del estado de México, las temporadas de elecciones políticas se repiten y los métodos y las formas gastadas también. Los mismos personajes y las mismas consignas. El lenguaje además de pobre es chafa, sin imaginación “aspirinos” dicen, “querendones” se dejan llamar y restan seriedad y responsabilidad a la magistratura más importante en el gobierno de cada comunidad: el Presidente Municipal
Con el pespunte de las redes sociales y el internet, el periodo electoral se inunda de páginas ocasionales, oportunistas, con falsas identidades, arribistas que lo mismo denuestan, injurian, que halagan con exceso y zalamería. No son de fiar. Hoy en día la “Bufalada”,  la “cargada” se practica a través del internet
Y no hay análisis, existen nombres. No hay memoria histórica, hay rumores y chismes. Todo lo que se publica es bajo consigna, son intereses y conveniencias. Tan cercanos unos con los otros parece que Temascaltepec-Tejupilco-Amatepec-Luvianos-Tlatlaya-San Simón de Guerrero*, viven en la distancia, independientes, aislados, divididos. 
Que el día de ayer se haya mencionado con insistencia que el PRI en Tejupilco ha seleccionado para contender por la Presidencia Municipal a una mujer modifica el panorama cansino. No la conozco y no pretendo hacer apología de ella ni de nadie, pero si me interesa detenerme ante la cercana fecha que conmemora el Día Internacional de la Mujer  y destacar algunas de las particularidades que alcanzo a divisar.
De los municipios mencionados, los que conforman el llamado “triangulo sureño del estado de México” o mejor los que constituyen políticamente la Región IV –que por cierto aún no reconoce a Luvianos, porque en las informaciones públicas oficiales no aparece como municipio libre- hay que señalar que solo dos municipios han elegido a una mujer para que asuma la jefatura del Ayuntamiento. El primero en hacerlo fue Temascaltepec, quien votó a favor de la maestra Elvira Avilés para el periodo 1979-1981.
El segundo caso, el Municipio de Amatepec merece un análisis más detenido, porque si bien la primera mujer que asumió el gobierno municipal fue la Sra. María del Carmen Bastida en 1985-1987, han sido los gobiernos de Guillermina Casique, los que imprimen un sello distintivo a este municipio, que a partir de 1992 ha estado bajo la influencia y operación política de esta mujer, hábil, inteligente y receptiva. La Cacique, primero sustituyó a Sergio Ramírez Vargas- y de inmediato se apropio de formas, usos y costumbres políticas para apoderarse, desde entonces, del gobierno de ese municipio e incluso ampliar su influencia hacia los municipios vecinos.
Guillermina Casique, cuya formación académica es la de carrera técnica como secretaria, es integrante del sector campesino (CNC) del PRI, y fue electa Presidente Municipal de Amatepec para el periodo 1997-2000, tras haber dejado un propio en el interregno primero, y a partir de entonces hacerle honor a su apellido y apoyar y “colocar” en el Municipio a personeros cercanos a ella –o “quitar” a sus adversarios-, a su hermano como Presidente Municipal para el periodo 2009-2012, mientras ella se ha desempeñado como Diputada local en el periodo 2006-2009 y luego integrar la LXI Legislatura Federal, en el trienio 2009-2012.
Sin duda, una carrera política enorme, repleta de “estrellitas”, comisiones, delegaciones, representaciones. Siempre presente, Guillermina Casique, una mujer, cumple veinte años de estar al frente y gobernar con “mano de hierro”, uno de los municipios más atrasados en educación, en la economía y con problemas brutales de crimen y pobreza, y ahora, en este 2015, la tocaya puede celebrar con bombos y platillos, la designación de su hija Ivette Bernal, como candidata del PRI para contender por una de las 19 diputaciones que le corresponden al estado de México, en la próxima LXIII Legislatura Federal. Toda una dinastía femenina, enclavada en el territorio central de la violencia en contra de las mujeres.
Antes de seguir con este mito, es necesario revisar un cuadro estadístico publicado por la revista “emeequis” que acompaña a un ensayo de Humberto Padgett y que mantiene vigencia y desdoro, vergüenza y coraje. El titulo del trabajo es el de “Las muertas del EdoMex son muchas más que las de Juárez” donde aparecen en tasas relativas que Tlatlaya ocupa el primer lugar nacional con 12.2 crímenes por cada cien mil mujeres, mientras que Tejupilco ocupa el deshonroso y tétrico tercer lugar, con una tasa de 8.9, de acuerdo a las fuentes consultadas que acompañan al cuadro que se inserta en esta edición.
La leyenda estriba en que al “buscapiés” que ayer 4 de marzo se esparció sobre la designación de Josefina como candidata para Tejupilco, hasta el momento en que escribo estas líneas, no está confirmado y aseguran, en cambio, que es Lino (así es como se llaman de tanto repetirse) al que “le toca”. No lo sé y no me estacionaré mucho tiempo en esta información que seguramente se confirmara este próximo fin de semana. Desde que llegué a vivir a Tejupilco me ha tocado ser gobernado por Crescencio Suarez que lo hizo muy bien, por Isael Villa que lo hizo muy muy mal, por el Maestro Santín que me causaba mucha simpatía aunque fue en su trienio cuando Tejupilco, como un barco, comenzó a hacer agua y hundirse sin remedio y por Manuel Santín, al único al que públicamente manifesté mis parabienes y que me ha causado una enorme decepción.

Por eso quiero imaginarme como sería un Tejupilco gobernado por una mujer, atendiendo al cacicazgo de la Casique en Amatepec y a que ni Tlatlaya ni Tejupilco, donde los índices relativos, de odio en contra de las mujeres ocupan primero y tercer lugares nacionales, han conocido de un Gobierno encabezado por una Presidente Municipal del género femenino.
Creo que los problemas más visibles en Tejupilco, los que podrían solucionarse de manera inmediata y hasta cierto punto de manera fácil, los que atañen a limpieza, orden y urbanidad, los podrían encabezar mejor una mujer que un hombre. ¿Porqué? Porque son problemas derivados de una mala educación que se sustenta en un gran miedo a no ser lo “suficientemente hombres” y que se traduce en porquería, cochineros, vulgaridad y todo cuanto obre de mal gusto en el carácter, de aquellos hombres, que en Tejupilco deben acudir a estos expedientes de mal gusto.
Me decía un amigo muy querido, oriundo del mero Tejupilco, a propósito de una tienda que se esmera en la limpieza y el acomodo de sus estantes que “a nosotros no nos gusta comprar en tiendas así”… y luego viene explicaciones donde el tiradero, desacomodos, suciedad son rastros de la personalidad del sexo fuerte (dicen) de este municipio. Va de la mano con gritar y escandalizar. Es decir, que limpieza y orden no están registrados en el carácter de los varones nativos, y por ende es imposible solucionar estos problemas primeros, para el buen vivir y convivir.
No sucede así con las mujeres de Tejupilco. Aunque hay una parte que sucumbe a las tentaciones de los vicios y los fornicios –onda chavas de Layin el Alcalde de San Blas que roba poquito- tengo la fortuna de conocer y analizar en la librería propiedad de mis hijas Cristina y Carmen a muchas mujeres de todas las edades y condiciones. Son una gran mayoría del público lector y son atentas y receptivas, escuchan y trabajan. No dudaría en apostar que la mujer en Tejupilco lee es más del doble que los hombres.
Las mujeres que leen en Tejupilco adquieren revistas de Cosmopolitan y Vanidades, la Tu o la 15 a 20, pero también leen todo lo que se publica de novedades con historias de actualidad, libros de derecho y enfermería, de dietética y filosofía, de literatura y cuentos, las obras clásicas y las de gastronomía y cocina, las de manualidades, administración y finanzas. Las mentes femeninas devoran mucho más del doble de lo que se preparan los varones.
Entonces su carácter y su modo de comportarse también se distingue. La mujer en Tejupilco, desde niña desempeña funciones de naturaleza doméstica al mismo tiempo que estudia. Se preocupa por su salud y cuida su belleza y se encarga de hermanos y luego de los hijos. En cambio los niños y luego los jóvenes son mal educados para no hacer nada, para ser atendido por sus hermanas y para comenzar con la fiesta y la pachanga desde temprana edad. Descuidados de su físico y salud, la juventud varonil en Tejupilco está muy detrás de la población femenina. Hay muchas excepciones por supuesto, pero la regla es clara y por eso el gobierno de una mujer en Tejupilco, podría ser un zape necesario para destrabar a los representantes mi propio género. No solo estéticamente, sino cultural, política y con ello mejorar las condiciones de la economía y sociedad.
Abundan los ejemplos de mujeres que desde las 6 de la mañana llenan los gimnasios para atender su belleza, pero también su salud. He visto jovencitas que usan del deporte y el ejercicio para ser felices y convivir con otras personas. El deporte es la medicina indispensable para la felicidad de cualquier comunidad. Pero el deporte como una práctica diaria e intensa. El deporte como un compromiso y un hábito. El deporte como un medio y no necesariamente como un fin.
Son conocidos los casos de dos o tres futbolistas que son de Tejupilco. Pero la mayoría solo acuden a las canchas de futbol a beber cerveza, para festejar una victoria o para llorar una derrota o si no, pues por el empate.
Me imagino un Tejupilco culto y deportista, limpio y ordenado, amable y solidario. De calles peatonales con fuentes danzarinas de aguas recicladas. De palapas y carpas para guarecerse del inclemente sol. De mesas con sillas cubiertas por parasoles que permitan convivir y disfrutar la vida hermosa de esta población. Un pueblo de Tejupilco que se enorgullezca de sus raíces y de su historia y no aspire a ser una copia contrahecha de algún suburbio de Austin Texas. Un Tejupilco que contenga los vehículos que afean y contaminan, libre de taxis y puestos de fritangas. Un Tejupilco de biclas y patinetas, fraterno y de lectura, de canto y de música que deleite a los oídos. Y este Tejupilco, es un sueño hermoso y ciudadano, que solo puede ser encabezado por una mujer” (Cartas Mexiquenses mi libro)
Mujeres que en esta semana son centro del universo conocido “El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres de a pie que ha jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades. Es la celebración de la ONU que este 8 de marzo en 2015, en todo el mundo, pondrá de relieve la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, una hoja de ruta histórica firmada por 189 gobiernos hace 20 años y que estableció la agenda para la materialización de los derechos de las mujeres.
Qué mejor ocasión para reconocer a las mujeres de todo el planeta, de todas las razas y culturas, que con estas palabras de Mahatma Gandhi… “La mujer es la compañera del hombre, dotada con la misma capacidad mental... Si por fuerza se entiende poder moral, entonces la mujer es infinitamente superior al hombre... Si la no violencia es la ley de nuestro ser, el futuro está con las mujeres...”
Pero también es un buen momento para reflexionar sobre el papel y la naturaleza de la mujer en México, en razón de la obligación y necesidad de establecer un principio de equidad de género inexistente en el país. México está muy lejos de ver condiciones equitativas en todos los órdenes sociales, porque el futuro nacional se encuentran, como nunca, vinculado y dependiente, del rumbo que finalmente asuma la mujer mexicana como género.
Porque las mujeres mexicanas transitan por laberintos enredados. Tropiezan con demandas justas de igualdad, de respeto y de reconocimiento legal, laboral, familiar, que son despreciados, por las trampas de la fe, los mitos y sofismas. Dos elementos que enredan fatalmente la definición de lo que es bueno, justo y  honorable para la mujer, es la guerra desatada en nuestra nación, en contra de todo principio de Autoridad y su reemplazo en dos frentes: el Don de la Vida, adjudicado neciamente a Dios, para poder reemplazar el origen Real del Padre y el natural principio de  Agradecimiento; y el poder de Tener, reflejado en el dinero, el oro, el dólar o el euro, como sinónimos de igualdad o desigualdad entre los hombres y las mujeres.
Por eso hay tantos casos que contradicen todo. La mujer que en Baja California, al frente del Instituto de la Mujer les llama indias a las mujeres que gobierna, mientras anhela estar en Europa, se entremezclan con los casos de moda, la designación de Arely Gómez como Procuradora de una telenovela que TELEVISA asume para rescatar a su creación, al infausto Peña Nieto,  y la candidatura plurinominal para la “Corcholata Salinas”
Con el agravante que representan, para la Mujer en México, los pésimos ejemplos de mujeres, que se reproducen como sinónimos de éxito y triunfo: son las infames Maestra Gordillo y  Martha Sahagún, al lado de Rosario Robles, Ruth Zavaleta, Beatriz Paredes, Josefina Vázquez Mota, Cecilia Romero o Mariana Gómez del Campo
No es posible que una historia nacional, sumamente rica en vidas y ejemplos feministas, pase desapercibida y nada entendida: la Malintzin y Sor Juana Inés de la Cruz, Leona Vicario y la Josefa Ortiz de Domínguez, las “Adelitas” revolucionarias y las Costureras de 1985. Cualquier par  constituyen ejemplos, ideas, conceptos, testimonios y productos. Hay muchas mujeres admirables, muchas más, en el arte (Frida Kahlo), el drama (María Rojo), la música, (Eugenia León), o la literatura (Elena Poniatowska)
Desgraciadamente la realidad indica que la mujer mexicana es víctima de intereses políticos abiertos y descarados. Auténticos botines electorales, la condición que enfrentan las mujeres, principalmente en los estados donde el PRI siempre ha mantenido el ejercicio del poder político, dista mucho  de estar en condiciones de celebrar el Día Internacional de la Mujer.
A pesar de que “Los países en los que hay más igualdad de género experimentan un mayor crecimiento económico. Las empresas que cuentan con más líderes mujeres logran mejores rendimientos. Los acuerdos de paz que incluyen a las mujeres son más duraderos. Los parlamentos en los que hay más mujeres aprueban más leyes sobre cuestiones sociales clave como la salud, la educación, la lucha contra la discriminación y la manutención de los niños. Las pruebas no dejan lugar a dudas: la igualdad de la mujer supone progresos para todos.” Secretario General ONU Ban Ki-moon”
* No me he referido a San Simón de Guerrero porque me parece un caso sui géneris, que tampoco ha sido gobernado por una sola mujer. No lo he mencionado porque creo que en este periodo electoral, este pequeño municipio se habrá de convertir en un enclave de MORENA y mejor aún, con un joven y brillante prospecto al frente de este partido político





Comments