“EL AJEDREZ COMO HERRAMIENTA PEDAGÓGICA”

Hemos llegado, como nación y como sociedad en México, a un punto que requiere la aplicación de medidas drásticas y obligadas, de urgente necesidad. Porque cuando son Fox o Laura Bozzo o Ciro Come Mierda, los que escriben la editorial de la censura impuesta por el Gobierno Federal en contra de Carmen Aristegui, no sé si preguntarme si haría lo mismo el Barcelona en contra de Leo Messi, por grabar un comercial de pan Bimbo; o que si los Bulls de Chicago alguna vez pensaron en despedir a Michel Jordan, por saltar tan alto y suspenderse volando en el aire, quizás porque eso les quitaba tiempo para transmitir sus cortes comerciales.
Tal vez, es más grave aún. Son gritos estertóreos de los cenobitas que cuando hablan-ladran, los que aprueban la felicidad de los videotelécratas. Son mercenarios que jamás han de abandonar el sitial pórfido de la traición, la insidia, la servidumbre, frente a los amos del dinero que los tienen comprados a su servicio. Son sicarios diestros en el arte de amaestrar  a un pueblo que se solaza con la venta de piezas arqueológicas de la zona ceremonial de San Miguel Ixtapa en Tejupilco; en consolar a las mujeronas que gritan y literalmente consumen orgasmo tras orgasmo de la impotencia histérica, al presenciar malos cantantes sin voz (Julión o Gerardo o el Komander), escuchar las peores letras reprimidas y repulsivas, acompañadas por el tachun tachun monocorde, desafinado y escandaloso de la banda en compañía. Son merolicos expertos en manipular a la juventud fanatizada en  carreras sobre la autopista peligrosa, en nombre de la virgen de Guadalupe, o del señor de allá o de acullá.
Es la hora de detenerse y tomar conciencia de que en México hemos tocado fondo. Porque cuando los maestros obligan a los alumnos a coser sus cuadernos, a leer a Miguel Ruiz o a Carlos Cuauhtémoc o a Yordi Rosado y a ser  “Un mexicano más”. O peor aún de los peores, es que los mentados “profes” obliguen y condicionen la estancia de los alumnos en clase, a la compra de libros de los llamados “pirata” –reproducidos sin autorización del autor o la editorial: es decir robados-, amparados en los casos, de las casas, la corrupción y el tráfico de influencias, del Presidente de México, Peña Nieto y su esposa  la “Gaviota”, así nada más porque así… Hay que hacer algo, ya.
Nosotros, que no estamos por el voto electorero, ni creemos en el sistema de partidos, apostamos por la lectura y la cultura y en esta ocasión, tras concluir un importante trabajo de formación y capacitación, nos dedicaremos a promover al Ajedrez como una herramienta indispensable para pensar. Esta es nuestra propuesta:
“La Librería “La WeB ó N@D@” de Tejupilco, a través de su amplio acervo cultural y bibliográfico, en crecimiento y en evolución permanente, sumados a 50 años de experiencia probada en el campo del Ajedrez y la Enseñanza Universitaria, tiene como meta primordial que en todo el sur del estado de México se promueva y difunda la enseñanza del juego del ajedrez, desde el campo de la pedagogía, a los miles de niños y jóvenes de los municipios que conforman la región”.
Lo anterior sólo será posible contando con una gran cantidad de formadores. Por ello, la Librería “La “WeB ó N@D@ se ha impuesto la tarea de difundir, en una primera etapa, entre los Maestros y Maestras, los textos y materiales recabados, sistematizados, ordenados y publicados del Primer Seminario de Capacitación y Certificación de Profesores de Ajedrez, impartida por la Fundación Kasparov para Iberoamérica y a la cual, nosotros pertenecemos, avalados como estudios con reconocimiento oficial por la SEP. Diplomados por la UNAM como programa académico; y aprobados por el ICAT del Gobierno de la Ciudad de México, con validez en todo el territorio nacional, para ejercer laboralmente y trabajar en pro de la práctica del Ajedrez: probablemente la única actividad que reúne dos cualidades exclusivas: enseña a pensar y es muy divertido.
En “La “WeB ó N@D@” estamos plenamente convencidos de la cadena de beneficios que otorga el ajedrez entre quienes lo practican, y más aún cuando se impulsa con el apoyo de una buena guía docente.
Por este motivo, nosotros, con el apoyo y supervisión de la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica hemos desarrollado, un programa de capacitación y enseñanza del Ajedrez a Profesores y otro para alumnos, con un criterio didáctico y sencillo para que sea más comprensible y útil para todos.
El curso que nos hemos propuesto desarrollar en  los municipios del sur del estado de México, se adecua a las condiciones sociales, geográficas, laborales, y toda la amplia gama de particularidades que caracterizan a la región. Somos embajadores de un sistema de enseñanza que reúne el esfuerzo multidisciplinario elaborado por reconocidos expertos en la enseñanza del ajedrez y por un destacado equipo de pedagogos, psicólogos, especialistas en comunicación, diseñadores web, ingenieros en sistemas, programadores, ilustradores, y muchos más.
Se trata de capacitar a los docentes en un plazo de una semana, con un programa de enseñanza rápida, que incluye: un tronco común: para principiantes y avanzados que comprende las reglas del ajedrez, la notación de jugadas y la importante parte relativa a la aceptación de las normas y el resultado del juego.
La segunda parte introduce al docente en los principios básicos del Ajedrez, diversos temas tácticos principales, partidas ejemplares, y el capítulo necesario sobre el Ajedrez y el carácter.
La tercera y cuarta parte de este taller dinámico se refiere a las grandes ideas sobre estrategia en el Ajedrez y el legado de los Campeones Mundiales, sus partidas, su estilo, personalidad y juego. Estos dos apartados comprenden diversos tópicos fundamentales para entender al Ajedrez, como son su relación con la cultura, la sociedad, literatura, cinematografía, leyendas, la mujer en el Ajedrez, la Computación y el Ajedrez y los temas fundamentales sobre el Ajedrez y las habilidades cognitivas; y el Ajedrez como herramienta pedagógica
El quinto capítulo es donde los conocimientos, didácticas, historias, las biografías, las partidas revisadas, sucintamente, se traducen en pedagogías distintas, según la especialización del Ajedrez en la práctica diaria, de la escuela, frente al grupo y en clase. Son cinco las especializaciones: preajedrez (niños entre los 2 a 5 años); ajedrez infantil (niños entre los 6 y 12 años) ajedrez para jóvenes; ajedrez para todos (grupos vulnerables); adultos mayores; y Ajedrez en las comunidades indígenas
Entonces el Ajedrez adquiere dimensiones que solo la práctica diaria puede demostrar: está plenamente comprobado que la enseñanza y aprendizaje del Ajedrez favorece el conocimiento de las matemáticas y mejora radicalmente las capacidades lectoras de los alumnos. En los adultos, disminuye notablemente la incidencia del Alzheimer, ayuda en la sociabilización de la población. En los niños afectados por capacidades diferentes, tales como síndrome de Down, Autismo o síndrome de Asperger, los resultados observados en países donde se emplea el Ajedrez como materia obligatoria, son sumamente optimistas y concretos en la cura en sociedad.
El ajedrez es un diálogo. Un juego sin palabras que dice todo, que muestra en un complejo universo estimado en el numero uno seguido de 120  ceros, las artes de  las aperturas y defensas del juego, un denominador común, la vida diaria.
Porque el ajedrez  es un juego democrático, al alcance de toda la gente. Porque es posible empezar a jugar al Ajedrez aún sin saber hablar, ni leer ni escribir. No discrimina, tal y como se observa en los dos colores de las piezas del tablero. Es un juego justo, no hay espacio para las trampas, ni tiempo para los dogmas. Todo en el Ajedrez es relativo, variante, dinámico.
Además, el ajedrez es un destacado promotor de la equidad y la igualdad. Cada día juegan más mujeres brillantes y son muy reconocidos artistas, poetas, parapléjicos, deportistas, niños, ancianos que juegan y hacen del Ajedrez el medio a través del cual analizan, deliberan, razonan, eligen y deciden: ganen o pierdan
El enfoque que propone la Librería “La WeB ó N@D@”, de acuerdo a la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica se orienta hacia la capacitación de profesores para enseñar ajedrez, que sean capaces de transmitir sus conocimientos pensando en una amplia población infantil y juvenil, pero también en otras edades y segmentos sociales, y de manera muy especial en poblaciones con distintas condiciones de vulnerabilidad social.
Nuestra propuesta considera la impartición de un taller, la consulta y lectura de una bibliografía económica, una demostración del ajedrez, exhibición de simultáneas, y un acompañamiento constante en línea o en la escuela. Partimos de una realidad feliz y consciente: que todo lo que hagamos es perfectible, en consonancia con la inauguración de un juego – arte – ciencia, desconocido en nuestro medio.
Nuestra plataforma contiene materiales y evaluaciones orientados de manera didáctica, que hacen de este curso algo novedoso y único en su género, en la especialidad del Ajedrez pedagógico. Que complementa a los textos escritos y publicados por nuestra organización familiar, particular y socialmente responsable.
Cabe señalar que en la Librería “La WeB ó N@D@” hemos trabajado en el Ajedrez como Herramienta Pedagógica, desde hace más de 10 años. El primer texto publicado para este propósito “El Estilo del Genio…” (2012), se agotó rápidamente, pero de aquel intento precursor, ahora está disponible un segundo trabajo “Crear Genios con Estilo…” enfocado tanto al conocimiento y uso del Ajedrez como herramienta para pensar, a la necesidad imperiosa de la Lectura, así como por un tercer capítulo, relativo a la Cultura: agentes esenciales para asir la cualidad obligada para el estilo, indispensable para vivir bien, en sociedad, como ciudadanos, en una democracia.
De la misma manera que la Fundación Kasparov, nosotros en la Librería “La WeB ó N@D@”  consideramos que no es necesario saber jugar al Ajedrez para tomar parte en el taller. Que los participantes de curso se dividen en dos niveles: aquellos con conocimientos previos de ajedrez, y quienes no cuentan con esos conocimientos. El taller y la bibliografía disponible garantizan el aprendizaje no solo para jugar, sino para enseñarlo a los distintos grupos de alumnos, personas y miembros de la sociedad.
Veamos a continuación, algunos de los apuntes que hay que considerar,  acompañados por un par de gráficas ilustrativas.
En el grafico número 1 se puede observar que “El ajedrez desarrolla”: la concentración; ejercita la memoria y  trabaja el  pensamiento científico; fomenta la autocrítica y la creatividad; emplea el pensamiento lógico y la capacidad de cálculo; utiliza de la planificación; acostumbra a usar de la paciencia; educa en la disciplina y  el respeto al adversario; propicia el desarrollo de una cualidad propia de los ajedrecistas, llamado cálculo espacial;  enseña a ser tenaz y a calcular riesgos;  atender varias cosas a la vez; y no hay que olvidar que en el Ajedrez destacan como en ningún otro campo lúdico, tanto la combatividad como la sangre fría, que ni los jugadores del póquer o el conquián conocen, puesto que en el Ajedrez no existe el azar, como variable.
Para cerrar esta presentación y para que no lo olviden,  el Gráfico 2  recuerda  que los “Beneficios derivados de la práctica del Ajedrez” en la mente, el cerebro y en toda el alma del jugador, son: Análisis. Concentración. Imaginación. Proyección. Memoria. Planificación. Atención. Aparta al estudiante de las malas compañías. Que no es un juego para “inteligentes” sino en juego para todos. Que ayuda en los estudios escolares; y, de manera sobresaliente, genera el Rigor Mental, tan escaso y ausente en México.
Informes y reservaciones en el correo areteggr@yahoo.com.mx o al teléfono (724) 26 77382

Colofón: Uno de los discípulos de Aristóteles cuenta esta anécdota: El maestro tenía un esclavo muy inteligente y con el que le gustaba jugar al ajedrez. Cuando quería jugar, lo llamaba e iniciaban la partida. Mientras duraba el partido, Aristóteles no era el amo, ni el esclavo era esclavo. Durante el juego regía otra legalidad y otros valores, Aristóteles era un rival, a la vez que un par, del esclavo, estaba en el mismo plano. Si Aristóteles se hubiera olvidado de esto y hubiera arrastrado en su juego las jerarquías que regían en la vida real (él mandaba y el otro obedecía) no podrían haber jugado al ajedrez. Jugaban bien porque cada uno se olvidaba de los roles y las jerarquías del mundo en que vivían y podían, desnudos, desprovistos de todo, como pares e iguales, penetrar en el juego y jugar como iguales. Entonces el juego era válido.

Comments

Popular posts from this blog

HAN PASADO TRES LUNAS

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY