¿QUÉ HACER?


“el PRI no ganó la elección, la compró”
Dura semana, complicada por el natural desánimo. Juegan dos variables o quizás tres: la imposición soportada por los opinadores a sueldo, por mercenarios de la pluma o de la voz, por los prejuicios que combinan los gritos de triunfo, con la burla, la insidia, la calumnia. Se atraviesa en el camino de los más de 30 millones de electores que no votamos por el PRI -el doble de los que sí lo hicieron- el cansancio, los compromisos, la frustración y desesperanza de ver nuevamente al crimen organizado en el poder. Surge la interrogante ahora del ¿Qué hacer?, de reminiscencias claramente revolucionarias del V. I. Lenin, deliberadamente planteado así, para que los promotores de la imposición, los patrocinadores del intento de restauración, los dueños del títere Peña Nieto, le “midan el agua a los camotes” y recuerden que “nos tienen miedo, porque no tenemos miedo”
Por lo pronto ya hay un llamado a una Convención Nacional, invitaciones a organizaciones obreras, campesinas, sindicales a unirse para impedir la usurpación del tal Peña. Su elección no ha sido ni justa ni equitativa. Una segunda vuelta electoral, la anulación de los comicios y su repetición, la renuncia anticipada. Vivimos un momento histórico, inédito y estamos, el pueblo, en nuestro derecho. Somos la soberanía, somos mayoría.
No hay que olvidar, hoy más que nunca, que el articulado de la Constitución Política  Mexicana reserva a la letra en los artículos 39: que es el pueblo, la residencia de la soberanía y en quien recae el derecho inalienable a alterar o modificar la forma de gobierno; en tanto que en el artículo 41 se especifica lo concerniente a los procesos políticos basados en la equidad.
Y no puede ser equitativo un proceso viciado de origen, el de un candidato “destapado” electrónicamente desde los primeros días de enero de 2010 en el noticiero estelar de TELEVISA y soportado por más de dos años en infomerciales, entrevistas a modo y ocultando todo aquello que perjudicara la imagen de su producto en venta. Un candidato que cada que habla sin el apoyo electrónico, comprueba lo insignificante de su ser. Un sujeto cuya ambición se cimentó en un larguísimo proceso de convencimiento social a través de “encuestas”, de cifras amañadas, mentirosas, tendenciosas y falsas.
No puede ser equitativa una elección construida con dinero público y privado, que corrió de manera descomunalmente por encima de los topes reglamentados, a sabiendas de que los tiempos de impugnaciones y aclaraciones, corren en desventaja con la usurpación del poder político.
No puede ser justo que un Presidente se erija mediante la corrupción y perversión de la ciudadanía, prostituida con vales electrónicos, despensas, tarjetas de SORIANA, operaciones como la Ágora del magisterio (28 mil activistas para movilizar 3.5 millones de electores) o Sumemos 10, del PRI, destinadas a comprar o coaccionar al electorado con dinero o a través del miedo, del espionaje, la infiltración. NO
A pesar de todo, existen esperanzas para revertir la ocasión. Vivimos frente a un suceso político inédito repito, marcado por dos razones fundamentales: La existencia de un líder político ejemplar, en el punto de que los ataques ahora lo fortalecen. Andrés Manuel López Obrador ya da cátedra de Política universal, para desconsuelo de los criminales mediocres que se estrellan en sus diatribas, frente a la estatura moral y autoridad política de un Estadista  Real.
La otra razón somos todos los ciudadanos, que hemos hecho del #Yo Soy 132 un distintivo de lucha basada en la honestidad. No somos la representación de toda la juventud, como algunos pueden decir. Si somos un movimiento que invita a participar a la gente libre y consciente. A todos los que se sienten ultrajados, lastimados, indignados por la presencia de un partido político corrupto, eso es el PRI.
La suma de ambas partes, da un todo político que se debate en estos momentos, en torno al rumbo que deberá seguirse. Unos pensamos en acciones de resistencia civil: no pagar la luz ni impuestos, no consumir Bimbo, cancelar SKY, bloquear accesos a instituciones, plantarse frente a embajadas, volantear en las calles, marchar con mayor fuerza.
Utilizar canales alternativos para comunicarse con la sociedad en movimiento, porque resulta indignante que el sábado 7 de julio hubo manifestaciones en más de 50 ciudades de la republica y en otras tantas capitales del mundo, y aunque se marcho desde Toluca y el DF hasta Berlín y Tokio, para TELEVISA eso solo significo la concesión de un minuto en su noticiero de Foro TV, cuando en el canal 2 transmitía la “Boda de Derbez, que es una pendejez”
Los claroscuros surgen cuando dentro de la misma ciudadanía amorfa, distanciada todavía, se llama a no salir a las calles porque hay quienes se apropian del liderazgo, otros dicen que hay divisiones, mientras que los que han mantenido la iniciativa y la vanguardia se retiran hasta Morelos a organizar directrices, estrategias y programas, hay quienes piensan que a fumar marihuana…
Surgen vacíos y los huecos son tratados inmediatamente de ser llenados por la impostura y la “borregada”. Como en el tiempo de la decadencia de la Rusia Zarista, hay que llegar a definiciones ¡ya!, para que no seamos barridos del tablero político, ahora que aun es tiempo. La iniciativa moral y política está en la ciudadanía abanderada como #Yo Soy 132.

PILON: Porque eso de que en el mundo hemos desplazado a los mismísimos Gallegos como objetos de chistes de estúpidos… ahora las gracejadas están ¿sabes que hizo un mexicano cuando se entero que su mujer lo engaña con su mejor amigo? Mato a su perro…


Comments

Popular posts from this blog

HAN PASADO TRES LUNAS

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY