LA PERFECTA DICTADURA



En tiempos en que el porvenir de México parece amenazado, por el retroceso a las épocas en que el PRI se dedico a corromper los principios políticos del estado mexicano, cabe recordar aquel mes de septiembre de 1990, en el marco del Coloquio “El Siglo XX: la experiencia de la libertad”, convocado por el Premio Nobel Octavio Paz, cuando el también Nobel 2010 Mario Vargas Llosa, califico al sistema político mexicano como la Dictadura Perfecta.
Conocedor de que estaba en el aire en una estación de televisión por cable del consorcio Televisa, Vargas Llosa habló de política mexicana... "Espero no parecer demasiado inelegante por decir lo que voy a decir", comenzó. "Yo no creo que se pueda exonerar a México de esa tradición de dictaduras latinoamericanas. Creo que el caso de México, cuya democratización actual soy el primero en aplaudir, como todos los que creemos en la democracia, encaja en esa tradición con un matiz que es más bien el de un agravante".
"México es la dictadura perfecta. La dictadura perfecta no es el comunismo. No es la URSS. No es Fidel Castro. La dictadura perfecta es México"... México, siguió, "es la dictadura camuflada". "Tiene las características de la dictadura: la permanencia, no de un hombre, pero sí de un partido. Y de un partido que es inamovible".
Paz el anfitrión –galardonado un mes después, con el mismo distintivo que recibiría el peruano en 2010- escuchaba serio, sentado atrás en el estudio de televisión y con una expresión de molestia. No podía intervenir, puesto que era su discípulo Enrique Krauze, quien dirigía el debate. Vargas Llosa se olvidó de sus anfitriones mexicanos. "Yo no creo", refiriéndose al PRI, "que haya en América Latina ningún caso de sistema de dictadura que haya reclutado tan eficientemente al medio intelectual, sobornándole de una manera muy sutil". Detalló los trabajos, nombramientos de cargos públicos y espacios para la crítica que el régimen priísta acostumbra a conceder. Es más, dijo, "es una dictadura sui géneris, que muchos otros en América Latina han tratado de emular… "Tan es dictadura la mexicana", continuó, "que todas las dictaduras latinoamericanas desde que yo tengo uso de razón han tratado de crear algo equivalente al PRI".
Fue todo un acontecimiento político que trascendió fueras de México. El asombro provenía porque una regla no escrita del sistema político mexicano, léase el régimen priísta, es que los extranjeros les está vedado opinar en México sobre el país –regla máxima que se reproduce a escala minima, cuando se veta la opinión de “fuereños” en aldeas municipales-  Además, Vargas Llosa hablaba en un evento que tiene el patrocinio de Televisa, consorcio que, sin pelos en la lengua, se definía entonces como "soldado del PRI".  Pero volvió a la carga. Acusó al PRI de haber utilizado la revolución "y la retórica demagógica" para eternizarse. En su turno, Paz dijo que era necesario aclarar ciertas cosas, "Primero", dijo, "lo de México no es dictadura, es un sistema hegemónico de dominación, donde no han existido dictaduras militares. Hemos padecido la dominación hegemónica de un partido. Esta es una distinción fundamental y esencial". Habló luego de lo "bueno" que el PRI ha realizado. Explicó que no ha suprimido la libertad -aunque aceptó que sí la ha manipulado-”
Es sumamente interesante analizar las opiniones vertidas por estos connotados intelectuales, aunque la ausencia de Paz no permite confrontar las opiniones y juicios de entonces, con la realidad actual. Porque si hace 22 años TELEVISA era “soldado” ahora ha pasado a ocupar el rango de “General” dentro del sistema político. Porque si en México no habían existido dictaduras militares en 1990, al estilo en que se impusieron en países latinoamericanos, ahora y tras seis años de presenciar el uso de la fuerza militar de manera cotidiana y librando una guerra en contra de un enemigo desconocido, en territorio nacional y para contener el trafico de estupefacientes y drogas al mercado norteamericano, bien se podría afirmar que se vive bajo un estado de sitio simulado y camuflado.
Porque el PRI ha evolucionado hacia un partido que conserva con toda su fuerza la estructura militar, piramidal y vertical en el mando y la obediencia, en el ejercicio del poder, pero que responde ahora a principios políticos completamente distintos a los que le dieron origen en 1929. Entonces el Partido Nacional Revolucionario (1929-1938) represento una síntesis dialéctica que reunía los contrarios –trabajo y capital, riqueza y pobreza, virtudes y vicios, mayorías con minorías, historia con el presente- decisiva para terminar con las asonadas y cuartelazos, para ingresar a una vida institucional, civilizada y política. El cambio a Partido de la Revolución Mexicana (1938-1946) era un síntoma de las transformaciones en la ideología, los métodos y la composición política representada tanto al interior del Partido de la Revolución, como en medio de toda la sociedad mexicana. Finalmente, el acceso de las clases universitarias a la Presidencia de México y a los puestos políticos y burocráticos origino el último nombre que aun conserva el Partido de la Revolución Institucional.
Seria un ejercicio honrado (sic), que el mismo PRI empezara a hacer cambios al interior del mismo instituto político, porque hoy el PRI, ya no es revolucionario y si en cambio podría ser calificado de mercenario, aunque la categoría que realmente se ajusta a sus métodos y principios no escritos, es el de  partido comerciante electoral. Hay que nombrar de otra manera a esta organización que mantiene el dominio y control autoritario al interior de su estructura partidista, pero que se dirige y atiende a los mayores capitales e intereses económicos globalizados, en beneficio de ellos mismos: de acuerdo a la Teoría Política Clásica, el PRI “renovado”, ahora es una Dictadura de la Oligarquía comercial y financiera, de lo mas estrecha, es decir elitista y reducida.
Que mejor ejemplo que lo que esta ocurriendo al momento de escribir esta Carta, en Chicoloapan en el Municipio de Nezahualcoyotl, donde uno de los brazos armados del PRI mexiquense, que abiertamente opera como instrumento de represión y violencia, la tal Antorcha Campesina, mantiene en estado de terror y de sitio a la población vecina. Al igual que lo sucedido hace una semana en Luvianos que prácticamente fue denegado por el gobierno estatal, frente al rito del informe del Gobernador, en compañía de Peña Nieto, son síntomas de que el peor de los tránsitos que estamos presenciando en México es el de la Dictadura Perfecta hacia la Perfecta Dictadura

Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS