LA POLICIA FEDERAL


Esta Carta constituye un llamado de ALERTA para todos los mexicanos, pero específicamente para quienes utilizamos las instalaciones de la Central de Autobuses Poniente de la Ciudad de México -la de Observatorio- y concretamente para los lectores y vecinos sureños del estado de México, del estado de Guerrero y la zona calentana de Michoacán, en contra de la Policía Federal (PF), que se ha instalado en estas zonas de trafico personal intenso y que, al igual como sucede en diversos Aeropuertos del país, les distingue la ilegalidad de las detenciones, los atropellos en las revisiones y la arrogancia majadera  con que se comportan estos elementos del poder público, que se autonombran reiteradamente, en una incontinencia verbal imparable, como “autoridad”.
Abordare este ensayo relatando, primero, mi malhadada experiencia con el PF L. Gallardo, en la terminal de Observatorio. En seguida me referiré a casos conocidos, semejantes y mucho peores de ciudadanos que han sido ultrajados en su dignidad y en su integridad física, como sucede con la periodista Anabel Hernández  En tercer lugar haré un breve recorrido de la historia de esta corporación, para concluir con mi hipótesis personal, acerca de las causas que llevan a estos agentes a adoptar este comportamiento, y el peligro que representan para la ciudadanía libre, frente al regreso del PRI.
El ULTRAJE: Fui de compras a la ciudad de México el pasado jueves 6 de septiembre. Como lo hago desde hace unos seis meses, me complace probar que efectivamente la conseja recomendada por Joaquín Sabina es verdadera, y que solo la gente que no usa teléfono celular ni automóvil, es la gente verdaderamente libre. Viajar en autobús desde Tejupilco hacia el DF me permite leer, administrar mi tiempo de mejor manera y pensar. Tres regalos invaluables que me puedo dar por mi mismo. Son viajes presupuestados, porque combinan el ajetreado comercio, con el arte delicioso de la búsqueda de libros novedosos y el riesgo de llevar dinero en el bolsillo. Sin embargo bien planeados resultan muy placenteros.
Llevaba varias semanas indagando donde conseguir material educativo, a precio asequible, porque en las tiendas conocidas, las marcas como  Mattel, FisherPrice, Playskool o Hasbro son sumamente caras para la gente sureña. Y en esta ocasión tuve la fortuna de visitar la calle de Colombia, en el Centro Histórico de la Ciudad de México y encontrarme un paraíso de estos artículos –hechos en China, como vociferaba histérico el policía Gallardo (me pregunto si no ha comprado nunca en Sam’s o COSTCO este oficial)-. Visite dos establecimientos en los que hice compras por un total aproximado de mil pesos (¡muy poco!), de juguetes didácticos económicos, útiles y que se ajustan a mi filosofía personal: productos baratos y útiles y no en medio del progreso improductivo, la sinrazón de atestiguar en México, el imperio de una oferta de productos caros e inútiles.
Nunca pensé que esa compra realizada mediante documentos fiscales a mi nombre, derivaría en una estúpida experiencia que se volvió dolorosa por dos razones: porque ese jueves me encontraba con síntomas de resfrío y hambre, lo cual me ocasiono que al ser detenido por el policía L. Gallardo, instintivamente eligiera no discutir; y porque no esperaba ni imaginaba enfrentarme con un sujeto agresivo, majadero, arrogante y muy payaso, quien a pesar de tener enfrente la documentación, afirmaba que era falsa, sin mas argumentos que su dicho.
Pues si oficial L. Gallardo, no solo te comportaste como un payaso, sino que además debes saber y confieso que Yo, si soy un Pirata. Pero no el contrabandista, fardero, “mula”, traficante, ni menos un delincuente que comete fraude por el usufructo de una propiedad industrial o los derechos de un autor. Porque seguramente ni sabes la imprecisión que trae consigo el termino “pirata” que calumniosamente me adjudicaste, de manera publica y a viva voz, el día en que me atropellaste como ciudadano, que además de tener derechos, es consciente de la libertad de expresión y de que con sus impuestos y trabajo, paga el sueldo que devengas tú, y que debería ser, para servir a la ciudadanía mexicana. Debes saber policía Gallardo que “soy un pirata cojo y con pata de palo y cara de malo…” y que además, me gusta hacer apología de los piratas que eran festejados en la Cámara de los Comunes y por la reina Isabel I, allá por el siglo XVI, cada vez que asaltaban un Galeón español y se apoderaban de las riquezas que transportaban,  y no como sucede en México que en vez de rellenar, como Camelia, las “llantas de hierba mala”,  -de marihuana que seguramente conoces y bien ¿verdad L. Gallardo?- resulta que prohíben los corridos de los Tigres del Norte y persiguen a los mexicanos que se dedican a llevar droga al imperio yanqui, donde les fascina. Y si no lo sabes oficial Gallardo, te aconsejo que leas el reportaje de Humberto Padgett titulado “La Republica Marihuanera”, laureado con el premio Internacional de Periodismo Rey de España 2012, donde podrás enterarte de la corrupción existente en el tráfico de drogas, por elementos de la corporación a la que perteneces. Por la PF que se asesina a sangre fría en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, por los mismos PF que acribillan arteramente lo mismo a espías de la CIA que a elementos de la Armada Mexicana, como acaba de suceder en Huitzilac Morelos.
DENUNCIAS: Debes saber PF L. Gallardo, que justamente en esta semana pasada, le otorgaron a Anabel Hernández el Premio Pluma de Oro de la Libertad, durante el Congreso Internacional de la Prensa, que se celebro en Kiev, capital de Ucrania (que dudo oficial Gallardo sepas ni siquiera que diablos es eso) y que allí esta mujer mexicana valiente volvió a declarar  "Yo quiero denunciar desde esta tribuna que el Secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna y su equipo siguen con la orden dada de matarme". Así que quizás, la conducta que yo asumí ante la impertinente y afrentosa y humillante detención que hiciste de mi persona, fue sabia y prudente, porque ustedes son unos asesinos y un ejército perdedor. Son un terrible fracaso.
Me puse a investigar, como terapia en contra de la mala sensación de sentirme “sucio”, lastimado, por un policía que me falto al respeto,  y me entero que son muchas las denuncias en contra de sujetos como tu,  en aeropuertos y terminales camioneras. Incluso supe el caso de una señora que tuvo que sacar de su pecho un implante mamario, colocado tras sufrir una ablación de un seno, producto de un cáncer pernicioso, luego de ser objeto de una revisión humillante de la PF. ¡Ya no mas!
LA HIPOTESIS: Debo dejar para la siguiente contribución este punto, que incluye  el análisis de la historia de la corporación, la evolución, estrategia y táctica de la PF; los  titulares de la Secretaria -la muerte de Martín Huerta- la verdad que se esconde detrás de la PF, la demanda del imbecil de Fox contra la laureada y amenazada Anabel Hernández, en relación al Chapo Guzmán. Del ejercito perdedor y derrotado…
CONCLUSION: Antes de concluir esta respuesta que te entregare personalmente a ti policía Gallardo, en mi próxima visita al DF, te diré dos cosas que debes grabarte en lo que queda de resto de conciencia humana, antes de que acabes por convertirte en una bestia criminal: TÚ no eres ninguna autoridad. La PF es el poder que sostiene al usurpador de la Presidencia Felipe Calderón, al “pelele” Fecal. Los policías como tu no son, ni remotamente Autoridad. Debes leer para que entiendas. La Autoridad no es producto de la ley, sino de las buenas obras y el carácter: es Autoridad Andrés Manuel López Obrador. ¿Cómo te arrogas calificarte de autoridad, si eres parte de la barbarie que suma más de 90 mil muertos y 30 mil desaparecidos? La PF es parte del poder que sostiene a Genaro Garcia Luna, el de los montajes, el disléxico y tartamudo, el amigo de Calderón...
Y la segunda y mas importante, la próxima vez que pronuncies Tepito, límpiate la baba y la sangre que corre por tu boca, por la envidia y el pasmo que te ocasiona y eres incapaz de entender. Porque tu insulto que proferiste en contra mía, al saber que soy originario del Barrio Bravo, fue lo que me calo mas hondo, por provenir de un desalmado ignorante.
Facebook Guillermo Garcia       Twitter areteggr           YouTube Guillermo Garcia Comentarios

Comments