LA GRAN COMILONA: LA CERVECERIA CUAUHTEMOC

papaya frej’ca
piña frej’ca
Que la alimentación humana ha sido motor de la historia, es una verdad indiscutible. Ya comentaba en otra nota anterior que la búsqueda de sabores en la comida propicio el encuentro de dos culturas tan significativo para la humanidad: el descubrimiento de América.
En México está el caso de la cervecería Cuauhtemoc, baluarte de la industria nacional, emblema y ejemplo de la empresa personal. El gran conglomerado inicio como esfuerzo familiar, donde se entrelazan los apellidos célebres de los Garza, los Sada, Zambrano, Muguerza y Calderón. Este desarrollo comenzó en aquella lejana época de las restricciones impuestas en el vecino país del norte, para el consumo de bebidas alcohólicas. Los tiempos de la llamada “Ley Seca” en el imperio gringo originó la fundación de una cervecería casera, con la asesoría de maestros alemanes y que prosperó gracias a la visión, esfuerzo y dedicación de empresarios y trabajadores, desde su fundación en 1891.
La novedad del producto, el mercado por desarrollar y aprovechar, pero sobre todo la audacia y esfuerzo dio lugar al surgimiento de economías paralelas y verticales. La necesidad por contar con el abastecimiento de materias primas e insumos, como lo fueron paulatinamente los envases de vidrio, las cajas de cartón para empacar el producto, las corcholatas con que tapar la cerveza en vez de los antiguos tapones de corcho, y más tarde los cuadros directivos capacitados para administrar el emporio desarrollado, dieron lugar a la creación de otras empresas familiares que al paso del tiempo se han vuelto líderes de sus respectivos mercados.
Así nació VITRO, el grupo industrial que a la fecha produce casi el 90% de los productos de vidrio que rodean nuestro entorno, también HyLSA la siderúrgica donde se producía el tapón “corona” de hojalata para embotellar la cerveza. Igualmente la fundación de una de las fábricas de empaques de cartón más importantes a la fecha TITAN y el ahora prestigiado instituto educativo Tecnológico de Monterrey, respondieron a la necesidad de la empresa madre, la cervecería, tanto para la estiba de sus productos, como la administración de los negocios, que hasta antes de 1943 se formaban en el alma mater del que se calcó el modelo educativo en Estados Unidos, el Tecnológico de Massachussets.
Como es sabido, la Cervecería Cuauhtemoc se ha convertido en la actualidad en la poderosa FEMSA dueña y representante de los intereses de la mundialmente conocida Coca Cola, distribuidora de un sinnúmero de productos y bebidas de toda especie, incluida por supuesto la cerveza, cuyas marcas Sol, Indio, Bohemia, Tecate, disputan el mercado oligopólico a su competidor, el grupo Modelo y sus cervezas Corona, Victoria, Negra Modelo.
El caso del Grupo Monterrey es particular en México pero no es único en el mundo, donde por el contrario el sector alimenticio se encuentra vinculado a otras industrias y sectores económicos poderosos, como sucede en Francia o en España que han hecho de la gastronomía centro y motor de la vida regional, en la vitivinicultura y la pesca por ejemplo. La captura en alta mar de mariscos, crustáceos y moluscos en aguas del mar del norte de España, es afamada en el mundo y que decir de los caldos logrados con los viñedos en las regiones de la Borgoña, Champagne o Coñac que asombran paladares exquisitos.
Pero si usted, amable lector en el sur de México, lo que busca es probar unas sabrosas cervezas, preparadas o micheladas, o sorprenderse con unos ultramarinos enlatados o disfrutar de un buen vino tinto o un coñac Cordon Blue, no necesita esperar, si puede encontrar estas y más delicias de la gastronomía, en su casa de Tejupilco, Restaurante La Misión (reservaciones 01724 2673370)

Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS