POR LOS CAMINOS DEL SUR: NAVIDAD Y RELIGIÓN

Llegó la Navidad y en el Sur de México no lo parece tanto. El calor diario, sin llegar a sofocar, modifica los parámetros navideños clásicos en los que nos formamos quienes no somos de estos lugares. Siempre me había preguntado ¿como sería una Navidad Argentina? con los hemisferios invertidos y las estaciones del año también. Algo así ocurre en Tejupilco y toda la Tierra Caliente.
En la región, recuerdan la época decembrina, los adornos de colores que penden de las casas, los puestos ambulantes -excesivos, pero así esta todo México- con piñatas y frutas de la temporada, luces y nacimientos, dulces. El comercio muy activo, hace de Tejupilco un centro comercial tan importante como Ciudad Altamirano, más al sur en el Estado de Guerrero.
Pero donde se observa con fuerza la temporada navideña es en la cantidad de fiestas y celebraciones anticipadas por el fin de año. Son tantas las escuelas, delegaciones, supervisiones, sindicatos, entidades, niveles, jerarquías, modelos y un largo etcétera. Es impresionante la cantidad de personas dedicadas o empleadas por el sector educativo nacional. Y todos quieren fiesta y darse de abrazos y brindar por la paz y la concordia. Esperar que el año 2007 sea mejor que este que termina.
Más la Navidad del Árbol con esferas, del frió invernal, el ponche caliente y de Santa Claus, de los abrigos, bufandas y gorros tejidos por aquí no existe o casi no. Tampoco se observa arraigo de los cánticos navideños o de las letanías, ni he visto posadas que se pidan de casa en casa o piñatas estallando en mil pedazos.
En el Sur la Navidad es cálida por el clima, pero es discreta, de alguna forma modesta. No hay tiendas lujosas ni plazas comerciales. Veo una Navidad de contrastes, ranchera, acorde con el clima seco, árido. Navidad de reencuentros, de unión, volver a ver a los parientes que regresan en continuadas caravanas del norte al sur. Este es, en todo caso el espíritu y la esencia mayor de un aniversario más de la Natividad de Jesucristo por los Caminos del Sur.
Las celebraciones tradicionales las concentran las iglesias y en cambio las fiestas se realizan en restaurantes y salones alquilados. Y a propósito de iglesias, la feligresía católica sureña tiene varios altares donde prestar el culto respectivo. Está la de San Pedro Apóstol, el santo patrono de Tejupilco y que data de 1647. También la iglesia de San Simón que perteneció al casco de la Hacienda de Rincón de López, la de Rincón del Carmen, la de San Andrés Ocotepec, la de San Lucas del Maíz que ya en 1638 ofrecía servicios, y la de Ixtapan de la Panocha, templo en el que se venera la imagen del Señor de los Milagros.
Tlatlaya cuenta con un templo de paredes encaladas y techo compuesto por vigas y tejas rojas y que esta dedicado al apóstol Santiago, en tanto que en Amatepec la iglesia es la única en la región con elementos arquitectónicos modernos, debido a que la construcción original desapareció por fenómenos sísmicos.
Pero en estos Caminos del Sur la oferta religiosa se encuentra muy diversificada. En Tejupilco se pueden visitar templos religiosos de los Testigos de Jehová, de los Adventistas del Séptimo Día, de la Religión Mormona, Cristianos. Todo un caleidoscopio espiritual, de tolerancia y respeto, acorde con los tiempos modernos.
Que son los tiempos del porvenir, de la esperanza, del deseo siempre mejor por el año que comienza. Desde la tierra del color, del calor, de la luz, de la alegría y el zapateado. Desde estos Caminos del Sur, por última vez en el año viejo, amables lectores, los cuatro que presume uno de los periodistas más leídos de la prensa nacional, les envió un fuerte abrazo fraterno y un sincero deseo por las bienaventuranzas del año nuevo. Chao


Comments

Popular posts from this blog

HAN PASADO TRES LUNAS

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA