Thursday, March 10, 2011

CISNES NEGROS EN MÉXICO

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, nuevamente se han dejado escuchar en México alabanzas, frases épicas, comparaciones, recordaciones, atrevimientos, retos, sentencias y como cada año, el ritual semanal, en lugar de ayudar a reconocer el destino esencial de la mujer, se convierte en un discurso sin fondo, demagógico y ahora hasta electoral porque, se dice: México esta preparado para tener una Presidenta.

Aunque esta muy socorrido afirmar en estos tiempos de desvergüenza escenográfica del PRI, que el mundo es el futuro y que el pasado solo le interesa a los historiadores, hay que recordar que en el pasado esta la historia del futuro (José Donoso) o que un historiador es un profeta que mira hacia atrás… porque si no “la Historia se repite”. .. recuerden la Dictadura Perfecta, el 2 de octubre de 1968, los asesinatos de Colosio o para sonreír con sorna, al ex Gobernador Montiel, modificando el Código Civil del Estado y así poder él, casarse inmediatamente con Maude, la que le puso tamaños “cuernotes”…

En el caso de la mujer es necesario atender a las historias nacionales, como por ejemplo la de Inglaterra, cuya hegemonía comienza con la asunción al trono de una mujer reconocida, además por las décadas de buen gobierno a favor de sus ciudadanos, por ser estigmatizada como la Reina Virgen, al no contraer nupcias con ningún varón, y como la Ramera Inglesa por el Vaticano Católico, por fundar la Iglesia Anglicana.

Me parece preocupante que en México esta Día de la Mujer se convierta en “periódicos” murales con imágenes de revistas, muy visuales, pero sin análisis ni reflexiones. Me desespere tratando de convencer a quienes buscaban en la librería la WeB o N@D@ “revistas viejas para recortar” en vez de proyectar “Un Año Perdido” o aprovechar las ofertas en la obra de Sor Juana Inés de la Cruz, y su “hombres necios que acusáis a la mujer sin razón…”

Creo que el papel de la mujer en México, como todo el Gobierno se encuentra confundido y pervertido. Es regla de causalidad, no por ello menos grave. Hay que sanar el Estado para aspirar a recuperar la salud nacional, de lo contrario solo se verán casos notables de manera singular y aislada, en tanto las mayorías se enferman y contagian. No es algo reciente ni nuevo. Es un problema que se origina en México desde la década de los 40’s y suele suceder en todo Estado Político, cuando los Gobernantes no dirigen con tino a la ciudadanía. Por ejemplo hay que ver en la estupenda película La Familia Pérez (1948), el dilema de Gumaro -interpretado magistralmente por Joaquín Pardavé- un pobre Padre venido a menos, en una familia donde ha perdido la autoridad y el respeto sobre la familia compuesta por cuatro hijas y un hijo, ante la debilidad marital para gobernar a su esposa, la Matrona del Cine Nacional, Sara Garcia, en el papel de la Señora Pérez.

Son la ambición, la mentira, la vanidad y apariencia, son los dolores propios y la condición de la Señora Pérez que fomenta la holganza y desvío del recto vivir en las hijas, por en el dinero, el vicio y la hipocresía. En cambio, en el hijo, la Mama Mía fomenta la holganza, la nadería, y el cinismo, siempre y cuando el vástago siempre sea el “hijo de Mamá”. Es el origen del “machismo” planteado con erudición por Octavio Paz en su Laberinto de la Soledad (1950), es un vicio que perdura y persiste como bien lo retrata Gerardo Lara en un “Año Perdido”, -la película que todo Tejupilco debe ver- hasta que Gumaro Pérez se arma de valor y a punta de la voz, el zape, el mando y antes y sobre todo la autoridad real de quien es merecedor de agradecimiento y respeto, el dador de vida, vuelve al redil a la familia rota.

Joaquín Pardavé filmo varias cintas que retratan ese momento de crisis social en México. En Los Hijos de Don Venancio (1944), la trama difiere pero nuevamente el asunto de la autoridad real (palabra que causa repulsión en una sociedad parricida, cogida por el interés por el dinero) es el punto que en esta comedia soluciona el viudo, con gracia, energía, conciencia y ante todo el cariño y la seguridades del amor de Padre.

Otras dos buenas películas que son necesarias para entender el drama comedido que se vive en México, donde la mujer parece despojarse de los atributos nobles que la hacen ser mujer. Del cuerpo necesario para criar y amamantar, de los saberes obligados para alimentar y conservar saludables a los hijos. De los modos y estilos indispensables para que los hijos entiendan la vida, la naturaleza y la felicidad absoluta en realidad son: El Cisne Negro y Frances.

El Drama de una madre posesiva, incapaz de sostener su propio deseo, trasferido a la hija-objeto-propiedad, es el nodo central de la trama en la película de moda el Cisne Negro. El duelo que lleva a la muerte a Nina Sayers ante la terca pasión materna, la de Erika, empeñada, despeñada en conservar por fuerza en estadio infantil a la hija bailarina, anoréxica, sádica, afectada por la bulimia, frígida y por fuerza necesaria homosexual reprimida. El deseo de Nina de liberarse de las garras de la Madre –el mago Rothbart en el clásico cuento del Lago de los Cisnes- abandonar el disfraz de Odette para ser una mujer, simplemente, lleva a Nina a entrar en trance mortal con la Madre, a dejar salir a Odille, el Cisne Negro, el delirio, el triunfo de las pasiones del bajo vientre sobre los deseos del alma, al dilema de muerte o esclavitud voluntaria.

Un caso real, llevado también a la pantalla por Jessica Lange, fue el basado en la vida de la actriz Frances Farmer (1982). Síntesis de las películas analizadas en esta nota, en Frances se conjugan un padre débil e indolente, con una Lilian la madre envidiosa, histérica, manipuladora, capaz de enviar a su hija artista exitosa, a un manicomio por no obedecerla. A declararla legalmente demente por no aceptar ser parte del star system en Hollywood. Encerrada en un Psiquiátrico es tratada con las “artes” de estos Frankenstein. Los Psiquiatras le suministran insulina lo mismo que electrochoques, agua helada, violaciones tumultuarias, hasta llegar a la práctica de una lobotomía y sadismos parecidos. Realidad increíble pero cierta, Frances es victima de una maternidad descarnada, de mujeres cuya locura no dudan ni piensan, con tal de satisfacer deseos pervertidos, socialmente triunfales y aplaudidos. Como sucede con la madre del Cisne Negro, como era el caso de la Familia Pérez, excepto que allí Gumaro, tuvo los arrestos para regresar y salvar a sus seres queridos.

No comments:

LibrArte y la Retórica

Para Platón, la Retórica era semejante a la Gastronomía y la Cosmética, vis a vis la Política, la Medicina y la Gimnasia. Él Filósof...