FIESTA EN TEJUPILCO 2014

La Fiesta Anual en Tejupilco representa: vacío de autoridad, ausencia de gobierno, concesión de poder, libertinaje para la explotación social económica, moral de la gente. La Fiesta provoca el despilfarro de ingresos y de ahorros, la ruina de los pequeños negocios y de los medianos también, proliferación de toda clase de prácticas económicas criminales, ilegales, contra la sociedad sureña. La Fiesta agrava los síntoma que desintegran familias, de gente ávida de olvidar, repetida, sin cultura, temerosa, presa de estereotipos, extraviada en una comunidad cerrada, recelosa, conservadora, individualista, egoísta, sin estilo, enviciada y con gustos deformados por la televisión y por la nefasta influencia de lo peor de la subcultura de los migrantes a los EUA, la infracultura corrupta y pervertida de la mezcla entre drogas, alcohol, tamborazos, gritos, histeria, violencia y degradación en todos los órdenes personales, culturales, sociales.
Hay gente en Tejupilco que lo dice, que recuerda que no siempre ha sido así. Porque ante todo, La Fiesta es un acto Político. Mas que un negocio es un momento de comunión. Además de ser un espacio de esparcimiento, la Fiesta es Cultura, es Educación, y es una manera de constituir un plebiscito que sancione y apruebe o desapruebe, la gestión de la administración pública: por los que se entusiasman y son explotados comercialmente; por los que se conforman con pagar espacios en el interior del recinto cerrado y que apenas justifican la inversión; por todos los que no participan y que pierden clientela y ventas. Pero no es así.
Un recuento de mi percepción de la Fiesta en Tejupilco y sus implicaciones morales, sexuales, religiosas, de esparcimiento, turísticas y por supuesto económicas se pueden apreciar en Cartas que he publicado desde el año de 2006, cuando me instale en esta población, decía entonces y lo publicaba el periódico El Sol de Toluca  “Desde Tejupilco, donde ya se prepara la población “tejona” y no “texana” para la Fiesta Anual, que es todo un acontecimiento… Esta vez la organización del evento ha quedado en manos de la Administración Municipal, quienes se proponen realizar una Fiesta socialmente accesible para toda la población y que a la vez, pueda ser un negocio redituable, que deje beneficios para la Tesorería Municipal y derramas económicas derivadas para todos los participantes… Todo un reto sin duda. Porque combinar el beneficio social con el interés privado no es fácil. Porque las carteleras de entretenimiento son costosas y en cambio las condiciones económicas de las mayorías, son frágiles… Como nuevo vecino en esta tierra sureña, en esta población que me ha abierto las puertas y me ha recibido a mí y mi familia, puedo decir sin duda, que… existe magia en la región. Que las condiciones climáticas y las historias que se entretejen entre la población actual y los antepasados que han habitado este lugar, crean condiciones de espacio y tiempo, diferentes y cautivantes”

Tiempo después, a principios de 2010 escribí, todavía con entusiasmo e ingenuidad que  “El día de hoy, comienza una de las fiestas más importantes en la historia de Tejupilco…Hay que inventar la historia, hacer historias para vivirlas, para creer y para soñar en ellas. Tratar de explicar históricamente Tejupilco, es terminar por no entenderse. En cambio platicar Tejupilco es vivir intensamente esta región. Imagino un Tejupilco, sede de los jóvenes debutantes en el juego de la pelota, una especie de región sub20 de los aztecas, mexicas o totonacas. Un Tejupilco pirata, corsario y guerrillero. Un Tejupilco insurgente, rebelde, valiente, escandaloso, gritón y bailador.
Yo creo que aquí nació la estirpe que inflamo “las amígdalas” al hispano-criollo Miguel Hidalgo y lo enervo para convocar al México que nació hace 200 años. El pasado de Don Miguel fue decisivo en la sublevación convocada. Estoy seguro que la Hidalguía de su abolengo, lo mantuvo vivo aún después de las excomuniones y maldiciones, la defenestración y las humillaciones que le impuso la Iglesia de la que alguna vez fue miembro y que le pago con desprecio, ruindad e hipocresía…Principio de un México diferente al que comienza o termina en la cima del camino que conduce a este bello lugar, en lo alto de la cordillera que divide el altiplano del centro, con las llanuras de la región: Tejupilco es el sur y la vida sureña no se aprehende fuera de aquí misma. Las fiestas al norte son profundas, místicas, sufridas, abnegadas, frías y dolorosas. Las fiestas en el sur comienzan el viernes de Carnaval, simultáneamente que en Rio de Janeiro, donde las mulatas hermosas se sacuden al el ritmo de la samba, al compás de otros carnavales famosos en el mundo: Venecia y las mascaradas, Nueva Orleans y el jazz, Veracruz y la mesa que más aplauda… La Fiesta de Tejupilco inicia  con todo su caudal de alegría, de calor y de amor. Fiesta de la carne, fiesta del placer y los sentidos, preámbulo de la abstinencia y vigilia…La de Tejupilco es una fiesta popular”
Debo reconocer que, imbuido por un espíritu genuino de interés social, de convivencia y de generosidad, no alcance a comprender en ese año, que la alcaldía de Isael Villa tenía planeado subastar Tejupilco. Que este Edil de triste historia, representaba un emisario de los nuevos tiempos actuales, los de hacer de la vida pública un negocio. Un año después, señalaba que “Este año la Feria de Tejupilco cambio la fecha tradicional de celebración y muchas cosas se movieron y como todo aquello que se hace por obra del interés personal, fue para mal. Un ejemplo es el cambio en las leyes relativas al matrimonio, que en el Estado de México fueron alteradas durante el periodo de Arturo Montiel, recortando el tradicional año que la experiencia, la prudencia –el mayordomo de la razón- y el sentido común –que no siempre es el más común de los sentidos- obligaba, antes de poder casarse de nuevo… Algo así me parece que paso con el cambio de día de inicio, de la Fiesta en Tejupilco. En vez de comenzar el viernes de Carnaval, de la carnestolendas, de acuerdo con los ciclos naturales de la agricultura y del calendario climático, social e incluso político, la espera, en cambio, para hacer coincidir la Feria con la inauguración del recinto para palenques y toros, ha provocado un desajuste muy grave en las actividades económicas y comerciales de la región. ¿Cuántos paisanos regresaron a sus residencias sin disfrutar la típica Feria que debió comenzar el 4 de marzo? ¿Cuántos otros cancelaron su visita anual?... Consecuentemente el comercio en Tejupilco ha resentido muy gravemente esta decisión fallida”
¿Qué decir de la Fiesta esta vez?... Mejor dejo un relato de otra fiesta, celebrada el  día de la Candelaria de este año, pero en Morelia. Los actores y todo el montaje constituyen la esencia de la Fiesta Tejupilco 2014. La Narración es de J. Gil Olmos y se publico en  PROCESO “La noche del domingo 2 de febrero el Pabellón Don Vasco de Morelia estaba que no cabía en sí. Los de la A levantaban el ánimo de los miles de asistentes con sus narcocorridos, y con gritos los invitaban a “ponerse bien locos” y a enrolarse para defender su tierra, Apatzingán, llena de policías y soldados… El corresponsal del diario Reforma en Michoacán, Adán García, narró el concierto que ese día ofrecieron Los de la A (por Apatzingán) y El Komander, ataviados con uniforme militar y lanzando gritos a favor del cártel que el gobierno federal quiere desterrar del suelo michoacano, con una estrategia militar reforzada con miles de soldados y militares distribuidos en las zonas de Tierra Caliente y la costa, pero que no llega a las raíces del problema…”
“Yo soy de Tierra Caliente/el ruido a mí no me espanta/ Si un día me quieren matar/ las balas a mí me resbalan/ No me protege la ley/ ni la Santa Muerte…” La fiesta fue resguardada por las policías estatal y auxiliar… corrieron ríos de alcohol y nubes de polvo blanco fueron compartidas…”
¿Es el efecto “cucaracha” denunciado por el Eruviel Ávila? ¿La escenografía requerida para justificar el inminente ajuste de cuentas contra el candidato rebelde, que llego a Gobernador favorecido por la encarcelada Elba Esther Gordillo y contra la voluntad de EPN?
Dos semanas de “Fiesta” seguidas de dos semanas de “Semana Santa” corrompen a la juventud y llevan a la quiebra a los negocios que con dificultades tratan de hacer que prospere Tejupilco. Que generan empleo, innovan, emprenden empresas necesarias, pagan impuestos y quedan abandonados, aplastados por estos negocios injustos, la inseguridad imperante, el comercio ambulante…

Me dueles México

Comments