APOCALIPSIS NOW

Se transmitió hace un par de meses por el History Channel un programa dedicado a una isla localizada frente a las costas de la República de Chile, donde un arqueólogo descubrió un monolito mirando al horizonte, justamente en el lugar donde se podrán observar para el 2012, dos acontecimientos celestes: un extraordinario eclipse venusino y 40 días después el 21 de diciembre, un eclipse total de sol.
La fantasía se mezcla con los hallazgos, porque la estructura pétrea encontrada es muy parecida –de por medio esta la erosión del tiempo- a un jaguar idéntico a los labrados en tierras mayas, particularmente de la región de Palenque en Chiapas. También resulta relevante que sea precisamente en ese lugar donde se verán, primero el cruce del planeta Venus, atravesando el círculo solar y tras una cuarentena exacta un eclipse total, la muerte del sol y en el calendario Maya, el fin de los tiempos.
Es doblemente sorprendente que el descubrimiento de ese sitio tan alejado de las costas del mar Caribe, se deba al trabajo arqueológico que encontró en la lapida de la tumba del Rey Pakal (603-683 d.c.) señalado este suceso, increíble, considerando la arrogancia que la sociedad moderna tiene respecto a la sabiduría antigua. Cabe señalar que el recinto funerario de Pakal el Grande fue construido por su hijo Balam II, cuyo cuerpo no ha sido encontrado, no obstante que fue un Rey aún más importante que su propio Padre, (se especula que sus restos mortales podrían estar al pie del Jaguar de la Isla del Apocalipsis) a quien dedico el imponente recinto fúnebre de más de 20 toneladas (descubierto entre 1948-1958) y cuya tapa tiene una serie de dibujos, que la imaginación de muchos los ha relacionado con un viajero espacial, una especie de astronauta metido en una nave voladora.
Mas el entramado de la ficción y la realidad se entremezcla, cuando se descubre que a pesar de los esfuerzos de los religiosos católicos, empeñados en borrar toda evidencia posible de la ciencia y cultura de los Mayas, no pudieron quemar –se calcula que los conquistadores religiosos destruyeron más de 15 mil códigos mayas- cuatro Códigos que aún se conservan: El Código Grolier, el Código de Paris, el Código de Dresden y el Código de Madrid. En ellos se reconoce y se anticipa, específicamente en el de Dresden, que el final de los tiempo concluirá en el año 2012, cuando se observaran dos eclipses, los anticipados de Venus y del Sol, únicamente vistos ambos en un solo sitio que es la Isla de Juan Fernández, la que desde el descubrimiento de la correlación de eventos astronómicos es llamada Isla del Apocalipsis, porque se supone que el 21 de diciembre será el fin del mundo.
Por lo pronto ya se encuentra en construcción en la península de Yucatán, un complejo fortificado sobre una superficie de 800 hectáreas, en un lugar llamado Xul que significa "El Final" y que es propiedad de ciudadanos italianos. Las construcciones que se levantan están hechas de robustas paredes y materiales como el hormigón, capaces de resistir temperaturas de 50 grados, pues según los futuros habitantes de esa comunidad, la profecía de Pakal es verdadera.

Se me ocurrió esta introducción para tratar de explicar que el próximo domingo, en el marco del Quinto Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto, se dará la confluencia de signos y señales que profetizan un futuro ciertamente (diría el mandilón) inesperado. Al mejor estilo del ritual monarca absolutista del PRI decadente, el Gobernador dará lectura y enviara mensajes criptográficos para sus fieles seguidores y para los que no lo son.
Hay que atender a todas las señales que se otean en el horizonte, en particular una que comenzó a circular esta semana, en el número especial que la Revista PROCESO dedica a Carlos Salinas de Gortari. De espaldas, con la mirada contemplando el sitio donde se darán más de un eclipse, el tlatoani de la política mexicana confía que Enrique Peña Nieto se convierta en candidato del PRI.
Por lo pronto el Gobernador llega a este informe con todas las riendas bien sujetas de la mano. Además del Gobierno que encabeza, tiene un control absoluto sobre el Instituto Electoral del Estado de México, la Comisión de Derechos Humanos y el Instituto de Transparencia estatales, la UAEM y el Magisterio local, el Poder Legislativo donde departe y comparte con propios y extraños y el Poder Judicial, nombrado por el mismo.
Peña Nieto tiene motivos sobrados que celebrar en este año de gobierno: ha sido formalmente destapado por Televisa, bendecido por el Papa a quien confió sus pretensiones matrimoniales con “la Gaviota” y se ha apersonado en la capital del Imperio Norteamericano, a prometer que continuara la guerra al narcotráfico (y el consumo de armamentos al mayor productor de armamentos mundial), de llegar a ser Presidente.
El precio a pagar por cumplir con la ansiada profecía salinista, es que Enrique Peña Nieto esté dispuesto a sacrificar el proceso sucesorio en el Estado que Gobierna, a controlar a los apellidos dinásticos que anhelan reemplazarlo en Toluca y abdicar a favor del candidato del propio Salinas de Gortari. Mi profecía (el Oráculo de la WeB@) es que el año entrante tendremos como candidato del PRI para Gobernador del Estado de México a: FRANCISCO ROJAS
Usted decide si, como reza la conseja popular, mejor vámonos pa’ Mérida, boshito.

Comments