CARTA DE KATE

La magia de la comunicación a través de las redes sociales de información, confirma el poder de que disponemos los ciudadanos para expresar e intercambiar puntos de vista y opiniones. Si hace un mes Paulina Peña hundió para siempre a su Papa Enrique, al dejar ver la mala educación y el desprecio que siente la clase a la que pertenece, por México y los mexicanos: “pencas y proles”, hoy toca turno para Kate del Castillo, actriz de 40 años, que al terminar el año 2011 combina el éxito al consolidar una larga carrera artística, gracias a la interpretación de Teresa Mendoza “la mexicana”, en la telenovela colombiana-española “La Reina del Sur”, basada en la obra de Pérez-Reverte; con el fracaso amoroso.

Hija de otro actor reconocido en México, Kate y Erick se declararon abiertamente partidarios de Vicente Fox en la campaña del año 2000. Pero Kate también es conocida porque estuvo casada con un futbolista mexicano que además de maltratarla físicamente, la critico vergonzosamente por no haber querido o podido ser madre de familia. Y para hacer mas sensacionalista el perfil de Kate, se le ligo sentimentalmente con Eugenio Derbez, antes de contraer nupcias por segunda ocasión con Aarón Díaz, un metrosexual 10 años más joven que ella, con quien tampoco procreo hijos y de quien acaba de separarse: mujer en el umbral de las cuatro décadas, abandonada, valiente, dueña de un papel central en las historias de narcotráfico en México, hija de un hombre débil… es el perfil de quien pide, ruega, le propone al Chapo Guzmán traficar con el Amor.

Resulta que Kate del Castillo (¿o Teresa Mendoza? o ¿La Reina del Sur?) escribe en twitter una carta compleja, reveladora, provocadora, que ha recibido tanto críticas favorables, como críticas negativas, ofensivas. El siguiente es el texto de la carta y en letras negritas, algunas observaciones que me atrevo a hacer, como reconocimiento al valor de este texto, esperando enriquecer el sentido de este testimonio personal de Kate del Castillo:

“Hoy quiero decir lo que pienso y pues al que le acomode bien. Hoy 2012 me divierto más. Escucho más la música que me gusta… dejo de escuchar a los políticos. Y es que ya me cansé de hacer lo que no quiero. Muchas veces he sido feliz pero no me di cuenta”

Y comienza la irrupción del inconsciente subversivo en La Reina del Sur: “No creo en la manipulación, me tiene adormecida. El gobierno. La religión. La política. Los medios. La sociedad. La suciedad. Los que me juzgan y señalan pero también me exigen y me aplauden” Y se sueltan las amarras del deseo inconsciente de Kate, que a diferencia de los PRIistas, demuestra que “sangra por la herida”: “No creo en el matrimonio, creo en el amor. No creo en la idea de que DEBO estar con alguien por el resto de mi vida, eso sólo me crea culpa e infelicidad cuando he fracasado, de hecho, no creo en el fracaso, creo en salir adelante, en tomar decisiones buenas o malas, creo en cambiar de opinión tan seguido como sea necesario”

Tachada en el cotilleo farandulesco de homosexual o al menos gozar con las idas y vueltas de la bisexualidad, Kate se escribe como muy mujer y no reprime en la letra, el despecho que le causo el abandono de su ultima pareja: “Añoro la primera vez de todo. Por eso creo que no importa cuánto ame a mi pareja necesito sentir eso que se siente las primeras veces en el estómago y que te recorre todo el cuerpo, no importa cuánto lo ame o que tan bello sea, necesito esa sensación a la cual soy adicta. Todos lo añoramos pero no nos atrevemos a decirlo. ¿No será que las relaciones deberían de durar hasta que "eso" se acaba? No creo en la monogamia, creo en la lealtad, en mis sensaciones, en lo que siento y dejo sentir a mi cuerpo”

Y el siguiente párrafo es digno de leer y releer, como catecismo del Padre Ripalda, como cartilla de verdadera emancipación de la culpa, el perdón y el miedo que le acompaña: “No creo en el castigo ni en el pecado, no creo en como crecí creyendo que todo era pecado, hasta mi cuerpo, de hecho no creo en como la Biblia nos manipula en algunos de sus pasajes (los cuales seguro leyó Peña Nieto) para tener remordimientos, culpa y sobre todo MIEDO. Es más, no creo en nada que haya sido hecho por el hombre que me haga sentir perversa, que me haga sentir menos, culpable o avergonzada de mi sexualidad”

Nuevamente el inconsciente de Kate se enreda y habla: Paternidad-Dios, Religión, Cura-Sacerdote e Iglesia son los objetivos que ubica como causales de su sufrimiento: “No creo en la Iglesia y en cualquier caso, no creo en la religión, pero sí creo en Dios puesto que lo veo en mis ojos a través del espejo todos los días. No creo en las enfermedades porque he aprendido como sus curas me han sido negadas, escondidas. No creo en ninguna institución o ley que se dedican a aterrorizarme y quitarme mi dinero. No creo en al Papa ni en el Vaticano con todo y su riqueza como tampoco creo en los sacerdotes ya que creo que el ser humano debe disfrutar del amor carnal, del sexo y de preferencia sin esconderse ni lastimando a nadie”

Otra declaración de guerra de La Reina del Sur: “Nací desnuda sin leyes ni religión, esas las creó el hombre, como la Biblia y tengo la ligera sospecha de que se la inventaron sólo para seguir la manipulación y lucrar a favor de unos cuantos. Creo en lo que siento y es por eso que creo en el miedo, me mantiene alerta, todo lo que experimente con mis 5 sentidos es lo que importa, lo que es real. No creo en la sociedad ya que me ha hecho sentir avergonzada de quien soy, incompleta…

No creo en la moral ya que varía enormemente entre el ser humano, creo en lo que me hace sentir bien o mal de mí misma para poder ir a dormir tranquila pero no en lo que la sociedad quiere hacerme sentir. Creo en el bien. Creo, a pesar de todo lo que acabo de escribir (¿Quién?), en la raza humana, porque amo, odio, me arrepiento, me equivoco, lastimo, ayudo, siento, "fracaso", lloro, sufro, envidio, tengo dolores profundos, tengo sexo, tengo sueños, fantasías, deseos, pido ayuda, recibo, doy, lucho, salgo adelante, me olvido, me enfurezco, me río, espero, soy paciente, soy impaciente, aguanto...estoy viva y por eso agradezco a Dios todos los días, por ser quien soy, bien o mal”

Y ¡Bolas mololongo! La cachetada que cruzo el rostro del establishment mexicano, mojigato e hipócrita: Hoy creo más en el Chapo Guzmán que en los gobiernos que me esconden verdades aunque sean dolorosas, quienes esconden la cura para el cáncer, el sida, etc. para su propio beneficio y riqueza: Sr. Chapo ¿no estaría padre que empezara a traficar con el bien? ¿con las curas para las enfermedades, con comida para los niños de la calle, con alcohol para los asilos de ancianos que no los dejan pasar sus últimos años haciendo lo que se les pegue la reverenda chingada, con traficar con políticos corruptos y no con mujeres y niños que terminan como esclavos? con quemar todos esos "puteros" donde la mujer no vale más que una cajetilla de cigarros, sin oferta no hay demanda, anímese Don, seria usted el héroe de héroes, trafiquemos con amor, usted sabe cómo. "La vida es un negocio, lo único que cambia es la mercancía" ¿que no?

Concluye Kate: no a la culpa, no al remordimiento, no a la vergüenza, no a la impunidad, no a las diferencias raciales, no a la política, no a la religión, no a señalar, no al silencio, no a la corrupción, no al enriquecimiento ilícito, no a coartar nuestros sueños, no más sangre, si a la vida: ¡Chapeaux!

Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS