EMPRESAS CULTURALES

Hay quienes ven todo muy claro,
una vez que se les indica hacia dónde hay que mirar

En México existe una marcada indiferencia hacia la cultura. Menos atención merece cuando la cultura se acerca al sentido real de su significado: cultura-cultivar-agricultura. Los motivos, creo que se explican, “en primer lugar, porque la cultura no es muy vendedora en el mercado electoral. En segundo lugar, porque (con excepciones) la clase política, aunque más escolarizada que nunca, no tiene tiempo o ganas de leer libros, ni de apreciar las artes en su vida personal. Y, en tercer lugar, porque vive tan ajena a la cultura que no sabe cómo tratar con un medio al que todo le parece mal” (G. Zaid)
El rostro verdadero mostrado por Enrique Peña Nieto, es prueba contundente de esta triste y preocupante realidad. Mas aún cuando suma a la ignorancia que lo constituye, la arrogancia y soberbia que le acompaña. ¡Claro que es lamentable que este sujeto pretenda ser Presidente de México! Pero existen otros fracasos derivados del carácter de Peña Nieto: es el ejemplo que produce entre todos sus subordinados, partidarios, seguidores, fanáticos. Las estructuras del PRI y particularmente las del estado de México están infestadas por soberbios, arrogantes, ignorantes, cínicos y mitómanos delirantes.
Así como se abandona la educación social a un sindicato corrupto, (que se ufana que en el estado de México, un comisionado sindical se hacen millonario en tres años y no en diez) De la misma manera la educación cultural se concesiona a personas completamente ajenas al mundo del arte y la creación. La cultura queda en manos de gente corrompida en todos los órdenes, obsequiosas con el poder, en la manipulación y la simulación. Un buen ejemplo es Marcela González Salas y Petricioli, a quien conocí personalmente en la SPP hace 25 años, la salude como diputada del PRD hace seis años y ahora, al frente del Sistema de Radio y Televisión Mexiquense del Gobierno de Eruviel Ávila del PRI, observo que las primeras decisiones que adopta son las de… desaparecer los espacios culturales en este medio de comunicación.
Es el despotismo de la ignorancia. Es el poder que se ejerce a través del pan y circo. Son los burócratas dominantes los que impiden el cultivo de la sociedad. “Es un llamado a la acción… a esa ciudadanía apática, a esos ciudadanos idiotizados como los llama Fernando Savater, los que subcontratan el destino de su país a élites que ignoran constantemente las demandas de esa ciudadanía insipiente, anhelante, la cual es exprimida todos los días por esa clase política o por monopolios rapaces.” (D. Dresser)
Por fortuna existen remedios y alternativas. Caminos radicales por ser diametralmente diferentes a los trillados métodos en uso. Hay que comenzar por criticar como lo hizo en México, el judío vienes Iván Illich “Hay líquidos para aflojar piezas metálicas inmovilizadas por la oxidación… para remover la oxidación cultural que inmoviliza la imaginación social, para recuperar la inspiración creadora de soluciones prácticas".
Más no únicamente aflojar lo consabido que nadie cuestiona. No criticaba Illich, por ejemplo, la escuela autoritaria frente a la permisiva, sino el supuesto de que la escuela es indispensable. En “la Sociedad Desescolarizada” (1971), una de sus magnas obras, escrita en Cuernavaca, y que le ha dado la vuelta al mundo: Illich se cuestiona la necesariedad de la educación escolarizada y del supuesto de que la escuela sea el eje central de la educación. Una manera de ilustrar su experiencia es con algo que parece un chiste, pero que en realidad es una gran verdad: Aprender a hablar es más difícil que aprender a leer y escribir. Los niños hablan sin haber ido a la escuela. Si fueran a la escuela para aprender a hablar, serían tartamudos.
Illich no era un simple iconoclasta destructor de lo establecido, sino un crítico de lo que impide mejores soluciones En ese mismo libro, el capítulo más largo está dedicado a la creación de “learning webs” que faciliten la oportunidad de educarnos libremente, movidos por nuestra propia iniciativa de buscar y compartir conocimientos, entusiasmos, problemas y soluciones. No era una utopía. Era un sentido práctico profundo que se anticipó veinte años al lanzamiento de la World Wide Web en 1991. (y de allí el Internet y Wikipedia y el mundo digital)
En esta dirección continuó Iván en “Herramientas para la Convivencia” (1973). Usó la palabra convivial para evocar el espíritu igualitario, libre y festivo del convivió frente al espíritu jerárquico, formal y obligatorio de las instituciones. Fortalecer la convivencia, la armonía, fraternidad. Privilegiar la amistad ciudadana frente a las tecnologías que sirven para crear dependencias (del Estado, las trasnacionales o los sindicatos)
Por eso, para hacer de la cultura un medio y de la felicidad ciudadana un fin, no basta con la organización de mercados, que por cierto no se organizan solos: hacen falta empresarios culturales –La Librería La WeB o N@D@ y Academia DanzArte son dos casos en Tejupilco-. Subsidiar las actividades valiosas que no están al alcance de la sociedad. Reaprender verdades olvidadas. Decidir de otras maneras. Por ejemplo optar por aquello que sea poco costoso y muy productivo, en vez de lo muy productivo, pero muy costoso. Incluso elegir aquello poco productivo pero poco costoso, sobre lo muy costoso y poco productivo.
Son formas diferentes de encarar México. A todos nos conviene facilitar que existan oportunidades de cultivarse, aunque muchos prefieran no hacerlo.


Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS