Monday, August 13, 2012

TERMINÓ LA MALDICIÓN


Ni la rebelión de la inteligencia encabezada por los jóvenes admirables comenzó en un baño de la Universidad Iberoamericana, a donde se encerró Peña Nieto, en su loca carrera de huida al repudio generalizado de los muchachos allí presentes, aquel 11 de mayo. Ni tampoco el triunfo de la Selección de futbol frente a Brasil, que represento la conquista de la medalla de oro, fue resultado del buen partido jugado el pasado 11 de agosto.
Son procesos acumulados, son la historia presente, el futuro anticipado. Son gazapos afortunados, es la cuadratura del círculo, son excepciones que confirman una regla maldita que parece haber terminado Porque las tres lunas que intermedian ambos eventos y que la metafísica inexplicable haya convertido la conquista de la presea dorada, en un numero simbólico en el cuadro de medallas para México, nuestro país: 1 de oro 3 de plata y 2 de bronce (aunque podemos agregar como +1 la gran conquista de ultimo momento y en repechaje de la sinaloense María Espinoza en Tae Kwon Do) si son síntomas de que algo grande esta sucediendo y que vienen cosas mucho mejores, aún por pasar.
Es una maravilla que sea la juventud sobresaliente, la que encabece una revuelta que inicialmente se enfoca en contra de la imposición del candidato del PRI y  del manejo tendencioso y manipulado de los medios de comunicación, prensa, radio y televisión, en especial TELEVISA, vista la intención de comprar la Presidencia de México para Peña Nieto. “Es un grupo entrenado”, dijo Pedro Joaquín Coldwell, presidente del PRI, a una estación de radio, al hablar de los estudiantes que en la Ibero reaccionaron  en contra de Peña Nieto. La respuesta estudiantil llegó muy rápido y como llegan las respuestas hoy en día: en las redes sociales. Entre el 17 y el 19 de mayo se generaron en la red más de 600 mil tuits con su marca, según consultorías, lo que les valió no sólo ser el trending topic más mencionado en México, sino también en el mundo. El #YoSoy132 nacía en la “tuitósfera” en “clics” y “enters” de estudiantes de universidades privadas. En medio de la supuesta apatía y el desinterés de los jóvenes por la política.
El triunfo deportivo en el futbol olímpico, es parecido aunque no igual. Son deportistas que han hecho de su esfuerzo individual, como Paola Espinoza, la misma María Espinoza, las arqueras Mariana y Aída, la razón de su éxito personal y de sus familias. Así se gesto la selección de Giovanni y Vela, que se corono Campeón Mundial en la categoría para menores de 17 años en el 2005 y sentó las bases para repetir nuevamente, con los esfuerzos de los niños-jóvenes que triunfaron en el Campeonato del Mundo en 2011, en un partido de semifinales, épico frente a Alemania y después se proclamaron  Campeones, al derrotar a Uruguay. Imágenes imborrables, de estos jóvenes deportistas, son el  gol inolvidable que le anota Giovanni, a la selección de los Estados Unidos, en el  momento del triunfo en  la Copa Oro, el del “baile” al portero gringo que se arrastraba y los defensas que saltaron desesperadamente antes de ver anotarse el esférico en su portería. Sin embargo, es todavía mas importante, la anotación de Julio Gómez, “la Momia” en el Campeonato Mundial 2011, por haber sido anotado con la cabeza rota, en el ultimo minuto del juego y en un lance de las llamadas “chilena” En cambio, la victoria olímpica frente a Brasil, se da en una conjunción singular, además de marcar en el medallero el emblemático 132,  lo hace un equipo donde hay jugadores de refuerzo, que son auténticamente unos veteranos de 27 años, en relación a los jovencitos de 18 abriles apenas cumplidos, como el defensa Diego Reyes, un portento de jugadorzazo que tiene un futuro promisorio en la historia del balompié.
Por eso no veo nada de casualidad y si mucho de causalidad entre el surgimiento del #Yo Soy 132, con las victorias deportivas y las relaciones que se pueden desprender entre al ámbito del atletismo, con la esfera de la política. Ambas manifestaciones de la juventud mexicanas deben y pueden corresponderse una a la otra. La victoria olímpica –engalanada con la presencia de la niña clavadista de 15 años Alejandra Orozco- constituye una prueba de que la manera de enfrentar la vida en México ha cambiado. Nada de sentir nostalgia por la lejanía, como cuentan que le sucedía al mítico “Jamaicon” Villegas. Creo que también así esta pasando en los escenarios nacionales, distantes del barbarismo, de la corrupción, de la tragedia diaria. Se han sumado al #YoSoy132 otro tipo de demandas y actores sociales, como son el #132 Académico —integrado por profesores e investigadores— y el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior (MAEES), o los trabajadores de la CLyFC, de Mexicana de Aviación, o del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco.
Juventud en movimiento que por ahora tiene como “deadline” -zona límite- el calendario político-electoral. La integración del Congreso de la Unión el 1 de septiembre constituye una fecha clave para conjuntar movilizaciones sociales con propuestas político-legislativas. La cercanía del dictamen del TRIFE sobre el resultado de la elección, es otro enclave determinante para entender la orientación que seguirá el movimiento #Yo Soy 132, que se ha definido como “apartidista” (por el repudio que concitan los partidos políticos que hay en México), pero que sabe muy bien que la política es una virtud que se debe ejercer con sabiduría y que el poder reside en el pueblo. Un pueblo que mayoritariamente se manifestó en contra de Peña Nieto, Un pueblo que ve con orgullo que su juventud, lo mismo se expresa, debate y piensa, que compite y gana. La asociación de ideas es natural.
Muy lejana a la idea del robo justificado, de los jóvenes borrachos, de los estudiantes engañados. Juventud completamente opuesta a ese estilo del PRI, decadente, de formas tan acostumbradas que se han convertido en leyes: del cinismo sinvergüenza, de los complejos y vicios, de la hipocresía, la corrupción, la ignorancia como razón de ser, la amenaza, la mentira y la prostitucion social, como esencia natural de esa clase de zánganos, pervertida, ñoña y cobarde, como la niña Paulina Peña y todos los juniors militantes, adherentes, agregados y “borregos” del PRI: son los “operadores” cinturitas, mecapaleros, esbirros, sicarios, mendigos,  ratas de dos patas…



No comments:

LibrArte y la Retórica

Para Platón, la Retórica era semejante a la Gastronomía y la Cosmética, vis a vis la Política, la Medicina y la Gimnasia. Él Filósof...