TODO EN VENTA

Ante el inminente golpe de estado en México. Frente a la noticia que afirma que en este sexenio de FeCal, han salido de nuestro país 145 mil millones de dólares. Al enterarse que se pretende la compra de un avión presidencial, valuado en 750 millones de dólares, el doble del costo de los aviones que usan los Presidentes de EUA o de Rusia y 70 veces mas que el del Presidente de Brasil, y que representa además, la tercera parte del valor de la inversión necesaria para construir la refinería en Tula (2,700 millones) –generación de miles de empleos y  para detener importaciones de gasolinas-. De cara a las matanzas abiertas, por el control de las rutas de la droga, que se generan a todo lo largo y ancho del territorio. Al ver en combate agentes de la CIA armados, en  contra de las leyes y contra toda duda razonable. Hoy prefiero compartir este con espacio para reproducir una síntesis del comunicado del día de ayer 28 de agosto de Anonymous y la excelente columna –como siempre- de Denise Dresser.
El grupo de activistas de Internet Anonymous informó* que considera como un “Golpe de Estado” la calificación de la elección presidencial del 1 de julio. Menciona el comunicado, como antecedentes, el ‘fraude electoral’ orquestado supuestamente a favor de Carlos Salinas de Gortari en 1988 y acusan al IFE de haber solapado y minimizado la situación. “Los políticos se convirtieron en narcotraficantes” acusan los hacktivistas, refiriéndose a la lucha anticrimen y el asesinato del candidato presidencial del PRI en 1994, Luis Donaldo Colosio; aseguraron que el país está “secuestrado por el narco desde 1988”.
“El poder en México necesita de militares y policías narcodependientes… un poder judicial subyugado por las riquezas… diputados y senadores adictos al alcohol y la cocaína para mantenerlos dependientes y los mas depravados, unos auténticos depredadores de jovencitas como ha sido señalado por la periodista Lydia Cacho”  una de las voces que se ha alzado contra la corrupción de los políticos, a quien “expulsaron al país con amenazas”. Anonymous va aún más allá, al indicar que “surgió hace 6 años la única posibilidad de transformación: el triunfo electoral pacífico de Andrés Manuel López Obrador” a quien “se le dio la espalda”, situación que se repitió en 2012, con mayores fallas del sistema de información gubernamental, que adjudican a las redes sociales en contraposición a la información emitida por los medios.
Anonymous también asegura que el ‘golpe de estado del que hablan está encabezado por Enrique Peña Nieto, quien “Ignorando toda demanda en su contra, con expediente abierto ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por los atentados contra su ex pareja homosexual, con expediente abierto ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos y por el de Atenco, con denuncias de financiamiento ilegal de su campaña, lavado de dinero y peculado ya está fungiendo como presidente”. El colectivo, en el mismo comunicado, invita a usar las redes sociales como mecanismo de protesta “que el narcopoder no puede tocar”.  Además, hace una invitación a efectuar una lucha económica y movilizaciones masivas, así como una huelga general “no necesitamos armas, necesitamos solidez y valor”.
Por su parte, la revista PROCESO publica el siguiente ensayo de Denisse Dresser: El secreto a voces pero difícil de comprobar. Lo que todos dicen saber pero resulta imposible verificar. La compra de espacios en los medios para beneficiar a Enrique Peña Nieto y la compra del voto para favorecer al PRI. Muestras de que vivimos en una era en la que todo se puede comprar y vender. Una era en la que la conciencia de los periodistas y la voluntad de los votantes se doblan ante el mejor postor. Una era en la que los mercados y el dinero gobiernan nuestras vidas como nunca antes. Y no llegamos a esa situación a través de una decisión ponderada como sociedad. Los medios y los partidos la han impuesto para que parezca normal. Normal que existan contratos entre el gobierno del estado de México para garantizar la presencia y la cobertura favorable al mexiquense  Normal que el PRI haya usado las cuentas Monex y las tarjetas Soriana. Normal que la lógica de comprar y vender no se aplica tan sólo a los bienes materiales sino a muchos otros ámbitos también. Y es tiempo de preguntar si queremos seguir viviendo así…. El periodismo y las elecciones han sido permeadas por incentivos perversos, producto de una forma de pensar que distorsiona a la democracia.
Hoy, en México y en el mundo prevalece la idea de que los mercados son el objetivo primario para alcanzar el bien común. Televisa vende espacios y cobertura en sus principales noticieros porque hay políticos dispuestos a pagarlos. Los partidos compran votos porque hay electores dispuestos a venderlos. Y eso denota la expansión de los valores del mercado en esferas de la vida pública donde no pertenecen. El alcance de una forma de pensar que enaltece al mercado por encima de cualquier otro valor es uno de los acontecimientos más importantes de las últimas décadas. Basta con pensar en el énfasis que se hace en la necesidad de privatizar empresas, hospitales, escuelas, policías, servicios de seguridad. Ello también conlleva un sistema electoral que permite la compra y la venta de elecciones, tal y como lo acabamos de presenciar en el 2012.
Este hecho debería ser fuente de preocupación, a pesar de la actitud negligente del Instituto Federal Electoral. La mercantilización del periodismo y de las elecciones debería motivar una reflexión social importante sobre sus efectos en la vida pública. Un primer impacto es el aumento en la desigualdad; un segundo impacto es un aumento en la corrupción… Cuando todo se vende y se compra, tener dinero hace toda la diferencia. El PRI y Enrique Peña Nieto lo acaban de demostrar en la última elección presidencial.
La segunda razón por la cual nos debe quitar el sueño la comercialización de todo — incluyendo el voto — No tiene qué ver con la desigualdad o con la equidad sino con el poder corrosivo de los mercados. Ponerle un precio a todo corrompe. Y eso es porque los mercados no asignan solamente bienes; también expresan y promueven ciertas actitudes sobre los bienes que se intercambian. Pagarle a un periodista para que entreviste a un candidato presidencial o hable bien de él degrada al periodismo. Pagarle a un elector para que vote por cierto partido a cambio de un saco de cemento degrada al proceso electoral.  No hemos debatido si eso es correcto o no. Tan sólo hemos permitido que ocurra, sin preguntarnos si hay bienes o espacios o decisiones que no deben ser regidas por la lógica del dinero. Una discusión seria sobre el alcance y el papel del mercado está ausente de la discusión política... La política en México ha sido candente en las últimas semanas pero no sobre el meollo del asunto: la ausencia de un argumento moral sobre la perniciosa influencia del dinero en la vida política y periodística del país… Debemos pensar en el precio que pagamos por vivir en un país en el cual ya todo parece estar a la venta. Hasta la presidencia.

Comments

Popular posts from this blog

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA

HAN PASADO TRES LUNAS