Thursday, March 06, 2014

AMIGOS DE LA LECTURA

El anuncio de la creación de la Cátedra José Emilio Pacheco en la UNAM, cambió el título original de esta Carta. De señalar los enemigos de la Lectura, esta vez me concentraré, mejor en los actores que trabajan a favor de uno de los mayores inventos de la humanidad: el Libro. El libro es como la cuchara, el martillo, la rueda, las tijeras. Una vez que se han inventado no se puede hacer nada mejor.

Pese a todo, el objeto llamado libro, en papel o formato digital, y contra los profetas que han pronosticado su desaparición, en realidad parece tener mejores horizontes. En un lejano artículo publicado “a la limón”, entre José Emilio Pacheco y Carlos Monsiváis (1984), se señalaba que así como  “la fotografía no acabó con la pintura, ni el cine con el teatro, ni la radio con los periódicos, ni la televisión con el cine. En vez de hacer que el libro desaparezca, la Internet nos ha regresado a la era alfabética”. Creímos haber entrado en la civilización de las imágenes pero la computadora nos reintroduce en la galaxia Gutenberg y todos se ven de nuevo obligados a leer. Para leer es necesario un soporte y ese soporte no puede ser únicamente la computadora”
Porque el libro y sus ampliaciones democratizadoras, como el periódico y las revistas no tienen sustitutos en lo que se refiere al cultivo y transmisión del conocimiento, al entendimiento de la experiencia ajena, al ejercicio y el disfrute de la imaginación y el humor; así como en lo que respecta a la preservación crítica de las tradiciones y la formación democrática.
A pesar de los mensajes contradictorios que parten de la acción pública, de las políticas culturales, que parecen reducir la lectura de libros, revistas y periódicos solo para quienes tienen el poder adquisitivo para hacerse de semejantes bienes culturales. No obstante que el sistema escolar olvida e incluso pervierte el sentido original primario de los libros, el de la tertulia, el placer de la conversación, trastocando el placer de leer en una desaforada carrera “con velocidad para ser los mejores, vencer a los demás, escalar posiciones y alcanzar la cima del éxito…” con todo y que analistas como Juan Pablo Proal señala en la Revista PROCESO (1947)  “Carlos Cuauhtémoc Sánchez lo sabe: hay que leer para superarse…” y agrega que el filósofo y sociólogo francés Gilles Lipovetsky en su ensayo “La felicidad paradójica” (Editorial Anagrama 2010), que las razones que acercan a la mayoría de la población a los textos de recetas milagrosas, “son para leer con velocidad para ser los mejores, vencer a los demás, escalar posiciones y alcanzar la cima del éxito, se infiere de la filosofía y estética de este programa…” a tono con el discurso del Consejo para la Comunicación, integrado por empresas tan éticas como Disney, Televisa y Coca Cola, cuya campaña “Diviértete Leyendo” ha tenido voceros a intelectuales de la talla de Yordi Rosado,  K-Paz de la Sierra y Margarita “La Diosa de la Cumbia”.
En cambio, existen iniciativas amigables con la Lectura, como la Cátedra José Emilio Pacheco, anunciada por el Rector de la UNAM, cuya intención primaria será contagiar a más de 337 mil estudiantes por el gozo de la lectura y la escritura para enriquecer su formación profesional y personal, para hacerlos más conscientes de su lugar en la sociedad y en el mundo… agrega que  “vamos a convencerlos de que la lectura y la escritura son excelentes caminos a la libertad y la superación”
A esa misma tendencia a favor de la lectura se suman otros miembros de la sociedad –civil le llaman- como Editorial Garabato y la Librería El Areté de Tejupilco: la primera, producto del tesón, bonhomía, alegría, conocimiento y experiencia de su propietario Viliulfo Gaspar Avellaneda, todo un militar de carrera. La segunda, La Librería El Areté de Tejupilco, constituye auténticamente un proyecto familiar. Sin duda que es la Misión para la cual el destino nos reunió en el sur del estado de México. Un devenir teleológico que incluye  “Causa material” – de lo que se compone-; “Causa formal” -lo que da el ser a la Librería-; por supuesto que existe una “Causa eficiente”: que es lo que ha producido y reproducido nuestro establecimiento; y principalmente, la “Causa final”, contra toda la xenofobia, el sistema escolar y los malos maestros, luego entonces, culmina aquello para lo que existe un objeto.
Si ante el ex Presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el Rector José Narro señaló que "…a pesar de los esfuerzos nacionales, de los realizados por instituciones educativas, de cultura, por las empresas editoriales y las organizaciones de la sociedad civil, no hemos sido exitosos en la promoción de la lectura. Algo más tendremos que hacer para arraigar en la población, en particular entre los niños y los jóvenes, el gusto, el amor por la lectura" y adelantó que este año se iniciará el Programa Universitario de Fomento a la Lectura Universo de letras, con el propósito de acercar a los universitarios a la lectura y a la escritura creativas, "al uso cotidiano del libro como un hábito y no sólo como una herramienta académica"
Por eso, contra el realismo de los diagnósticos y la crudeza de las cifras relativas a la lectura y los libros, este día dejados de lado, porque no atestiguan la promoción explosiva de la Librería El Areté de Tejupilco, que contra viento y marea convierte en lectores, prácticamente a todo aquel que entra y deambula por los estrechos pasillos de nuestro establecimiento. Hoy es mejor no hablar de las resistencias de esa clase media arrogante y torpe, hija de la corrupción que mal gobierna los municipio sureños, y menos de los titulares y responsables de impartir la educación en la región... de cómo son peores consumidores de cultura, aquellos que ocupan los cargos de mayor relevancia burocrática y académica y de cómo se entercan en no entrar a una librería: porque no saben. Mejor no hablar de esa obstinación que da grima.
Es preferible destacar el crecimiento exponencial de aquella literatura que se debe leer, que en un lapso de cuatro años ha escalado en nuestro catálogo de ventas, de un mísero porcentaje relativo no mayor a 5%, hasta alcanzar más del 75%. Porque los verdaderos promotores de la lectura son los Maestr@s Reales y ell@s vienen y entran y tocan y revisan y entonces todo cambia. Puede decirse que en los municipios sureños sucede lo que cuenta el chiste de un mal vendedor de zapatos  y de uno que es bueno. El mal vendedor que llega a rancherías donde solo usan huaraches, toma su catálogo y se regresa diciendo “es que nadie usa zapatos”. En cambio, el que es bueno, al llegar, lo primero que hace es hablar y pedir que le envíen doble ración de calzado, porque nadie usa zapatos y les va a vender a todos.
Es lo que sucede en la Librería El Areté de Tejupilco, que hace de la buena literatura que se debe leer, un monopolio que avasalla a los libros que  los neolectores adquieren creyendo que contienen una sabiduría que puedan acercarles a la felicidad, “con facilidades, cómodamente, enseguida, sin esfuerzos de voluntad”. Nuestra experiencia, prueba la certeza de la anécdota atribuida a Tales de Mileto, sobre la riqueza, el monopolio y la naturaleza de los Sabios: “Con eso demostró al mundo que los filósofos pueden enriquecerse fácilmente, si es tal su deseo, aunque su ambición sea de otra naturaleza."
Sucede lo mismo con la Editorial Garabato, empeñada en hacer de la literatura regional, de la experiencia local, la historia, las costumbres, las querencias, una iniciativa que esta por echar a andar Centros Comunitarios de Lectura, contando con el apoyo de personalidades que han conseguido salir y regresar a su Tierra. Dice Viliulfo que es muy importante señalar que en estos Centros no tienen cabida las lecturas chatarra (superación personal), que como en los alimentos, unos enferman el organismo físico, los otros el alma de la gente. A diferencia de las Casas de Cultura, prosigue Garabato, donde los nombramientos responden a intereses políticos, comprometidos con el poder y cuya actuación se reduce a bailables y todo aquello sin compromiso social, se busca que, los titulares de los centros Comunitarios además de ser parte de la comunidad cultural de la comarca, sean personas con autoridad y respetadas por su trabajo, tradición y poder para convocar a intelectuales…
En la región de la Tierra Caliente, Garabato destaca la diferencia entre Consumidores de Cultura -aquellos lectores que pueden únicamente proceder a la lectura- y los que pueden ser Productores de Cultura… los que escriben…y que han aprendido que la lectura constituye una adicción, es un placer, se realiza con avidez y además, lo mejor es que es útil: Son tres iniciativas –UNAM, Editorial Garabato, Librería El Areté de Tejupilco-  amigas de la lectura, de la cultura y de México

No comments:

Librería Librarte "Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado de México"

Libr Arte La Librería de Tejupilco PRESENTA ¡Salir Afuera! Programa de Fomento a la Lectura y la Escritura en el Sur del estado...