VEINTE PRIMAVERAS

Los temas son la Expropiación Petrolera y el asesinato de Colosio que cumple 20 años, pero en la antesala de la Primavera prefiero platicar de Turismo y de José Sandoval. Me encontré con él este domingo 16 de marzo en Temascaltepec. Hacía casi 15 años que no lo saludaba. Un buen amigo, una persona con un matrimonio muy estable, con una mujer hermosa, Jóse y dos hijos que siguen los pasos de su Padre. Desde que nos conocimos, Pepe Sandoval, gustaba de la buena vida y de las apariencias, muy simpáticas. Colono en Cieneguillas, tenemos en común un Compadre de nombre Alberto, ambos originarios de Tepalcatepec Michoacán. Cuando lo conocí, Sandoval se dedicaba a organizar viajes y convenciones. Comenzaba, a mediados de los 90’s una empresa dedicada al negocio de eventos y viajes, que lo mantenía muy atareado, pues había que disponer de alojamientos, itinerarios, reservaciones, alimentos, confort, y un sinfín de factores que empezaban a ser partes obligadas del mundo comercial. La década de los 80’s habían inaugurado el mundo de los grandes negocios y se requería que en cada reunión, los escenarios fueran mas y mas lujosos. En cuanto nos saludamos, volvimos a ponernos en contacto, a través de las direcciones de internet, los correos electrónicos y la parafernalia cibernética obligada, pero cuando le comenté que estoy dedicado al negocio de la librería, luego me obsequió con dos ejemplares de la revista que publica su Corporativo Orange y que llevan de titulo Luxury Travel. Turismo de Lujo.
Hay que tener mucho control emocional para no sucumbir ante este tipo de materiales informativos. Luxury Travel circula únicamente en lugares cerrados –por eso no la conocía- pero la calidad de su impresión, el tamaño y el peso de la revista es poco comercial (su precio  debe andar por los $150 pesos o quizás más) No por eso es interesante la edición, las fotografías y los anunciantes, la crema y nata del lujo desbordante, antes reservado para unos pocos afortunados y hoy disponible para todo aquel inserto en el mundo de las grandes fortunas financieras: Rolex, Porshe, Roamer, Omega. En mi caso, recurro al artificio de que aunque tuviera dinero, no adquiriría estos íconos del despilfarro, de la suntuosidad y lo naive.
El contenido editorial de Luxury Travel, diría que es pobre o bastante común, e incluso no me gustaron los artículos que tratan aspectos de México a través de una mujer fea, güera que se retrata con luchadores en la Arena Coliseo del DF, o las imágenes de la celebración del Día de los Muertos en Patzcuaro, precedido de anuncios de hoteles con resorts, campos de golf y lujos exclusivos en Morelia, para gente con un alto poder adquisitivo, principalmente extranjera, básicamente norteamericana. Paisajes paradisiacos en Hong Kong, Esquí en los Alpes Suizos, recorridos por la Toscana Italia, Londres o Bután y el Sultanato que coloca oro en los baños, se entremezclan para ofrecer las maravillas de México, a través de desarrollos hoteleros y corporativos inmobiliarios.
En contraste, el turismo en el sur del estado de México se encuentra seriamente afectado. ¡Vamos! No existe. Las temporadas de vacaciones y la práctica de organizar “puentes” vacacionales por decreto, perjudica seriamente las economías de los negocios en Tejupilco y de todo el sur del estado de México. Y no es que no existan destinos maravillosos en México,  como se puede ver en una relación que circula en internet sobre los 100 pueblos más bonitos de México, donde por cierto es bueno saber que diez de ellos corresponden a Pueblos del estado de México: Valle de Bravo (11), Tepotzotlan (27), Malinalco (47) Ixtapan de la Sal (57), Metepec (67), El Oro (69), Aculco (92), Acolman (95) y Sultepec de Pedro Ascensio de Alquisiras, el único perteneciente a este sur mexiquense, está en el lugar (98). Son pueblos que han sido votados a nivel nacional y que encabeza San Miguel de Allende. Entre los diez Pueblos más reconocidos por sus encantos y por el adjetivo “bonito” sobresalen Taxco Guerrero, San Cristóbal de las Casas Chiapas, Patzcuaro Michoacán. Pero la lista incluye lugares maravillosos de Zacatecas, San Luis Potosí, Puebla, Jalisco.
Recordé que en Temascaltepec,  hace 20 años, las temporadas de vacaciones eran las mejores épocas para mi comercio, porque el Pueblo era visitado por mucha gente, con raíces familiares locales o no, tanto de la Ciudad de México, de Toluca o incluso de Valle de Bravo. Además la población de todo el municipio trabajaba en labores agropecuarias y la calidad de vida era excelente, había dinero. Hoy no ocurre eso. No hay servicios adecuados, no se cuenta con hospedaje suficiente, y no existe una educación de la sociedad para atraer y atender al turismo. En Tejupilco es peor, en las vacaciones el pueblo se convierte en un pueblo fantasma.
Por la importancia de la actividad turística, como generadora de empleo, de ingresos, promotora de otras actividades complementarias, integradora de cadenas comerciales verticales y horizontales, es urgente tomar decisiones que mejoren este sector. Hay medidas indispensables y realmente fáciles de adoptar inmediatamente, para que se promueva el  turismo, como por ejemplo impedir la reiterada instalación de comercios en las áreas públicas del centro del Pueblo. Es una imagen fatal, es el imperio de lo chafa, lo tramposo y lo “pirata”. No cerrar calles, por comercios o por taxis,  que convierten en un martirio, visitar Tejupilco. Es injusto, afecta los negocios que pagan impuestos, que invierten, generan empleo, se esfuerzan por abastecer al municipio más importante del sur del estado de México. La economía local se ve gravemente perjudicada con esta práctica que apesta a corrupción económica, política y social.
Me dispuse a revisar el Bando Municipal disponible en Internet y es increíble lo que se encuentra uno. El bando Municipal de Tejupilco es reflejo de la ineptitud y de la inoperancia de la administración pública local. El compaginado de arriba abajo, en hojas dispuestas de manera transversal, en saltos de un lado a otro, es inaudito. Pero lo peor es que solo es un requisito que no sirve para nada. Puro rollo.
No alcanza el espacio para desarrollar todo lo que se agolpa en mi imaginación. Es indispensable y urgente que seamos nosotros, la Sociedad, quien asuma el control de nuestros municipios. Por ejemplo, al visitar Taxco Gro., lo primero que se encuentra son jóvenes hermosas que entregan a los visitantes, volantes con información de restaurantes, un mapa del lugar, promociones, ofertas, descuentos. Es el comercio organizado, que coloca casetas para la atención del turismo e incluso advertencias sobre posibles riesgos de alguna especie. Existe una cultura entre la población para atender correctamente al turista, ser amables y hacer de la estancia del visitante una experiencia duradera y repetida. En Tejupilco hay hoteles que han visitado amistades personales y que están infestadas de cucarachas. Los restaurantes que existen pueden ser atractivos para la gente local, pero no ofrecen nada que resulte interesante para un turista.
Tejupilco necesita mucho trabajo político, mucha humildad del Ayuntamiento, sensibilidad, inteligencia y una buena dosis del principio de realidad. Tejupilco NO es Ciudad. Tejupilco necesita de la unión de la gente, de un espíritu de amabilidad social que hoy no existe.
Veía una relación de los 10 pueblos más pintorescos del mundo y me encontré que Venecia, compite con Ciudad del Cabo en Sudáfrica, Trinidad en Cuba, Barranco en Perú y de inmediato me acordé que hace 20 años hubo una iniciativa en Temascaltepec para que se pintaran todas las fachadas de colores. Lucia muy bien el Pueblo.
Para un buen político, los problemas que aquejan a Tejupilco son muy difíciles o muy fáciles de solucionar. Hay que dar el ejemplo. Hay que descongestionar las calles del centro, no apartando los lugares para los autos de los burócratas. Así caminarían entre la gente y conocerían de primera “mano” las necesidades sociales. En vez de crear estructuras burocráticas para tramitar pasaportes al exterior, podríamos tener gente que barra o que pinte fachadas, fomentar el uso de la bicicleta como un medio de transporte, arreglar la iluminación pública, organizar eventos sociales y culturales.

Tejupilco nunca estará en las páginas del Luxury Travel como destino (yo espero publicar algunas Cartas) Pero si podríamos usar esta publicación, y su sitio de internet para imaginarnos hasta donde podemos llegar, los beneficios que se pueden conseguir y la cantidad de negocios que se pueden desarrollar, empleos, independencia económica, felicidad y alegría. ¿Trabajamos Unidos?

Comments

Popular posts from this blog

HAN PASADO TRES LUNAS

LA MAFIA EN MÉXICO: EL GRUPO MONTERREY

PREMIO NACIONAL DE LIBRERÍA Mensaje de CRISTINA A. GARCIA