Sunday, March 09, 2014

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres de a pie que ha jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades. Es la declaración de la ONU que celebra el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.
Qué mejor ocasión para reconocer a las mujeres de todo el planeta, de todas las razas y culturas, que con estas palabras de Mahatma Gandhi… “La mujer es la compañera del hombre, dotada con la misma capacidad mental... Si por fuerza se entiende poder moral, entonces la mujer es infinitamente superior al hombre... Si la no violencia es la ley de nuestro ser, el futuro está con las mujeres...”
Pero también es un buen momento para reflexionar sobre el papel y la naturaleza de la mujer en México, en razón de la obligación y necesidad de establecer un principio de equidad de género inexistente en el país. México está muy lejos de ver condiciones equitativas en todos los órdenes sociales, comenzando por el de gobierno, como ocurrió por ejemplo en el segundo mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, como Primer Ministro de España, quien en abril de 2008, al dar a conocer el Gabinete de Gobierno al Rey Juan Carlos de Borbón, le anunció que por primera vez, estaba compuesto por más mujeres que hombres, y que también, por primera ocasión, el Ministerio de Defensa lo ocuparía una mujer, Carme Chacón Piqueras, quien además se encontraba embarazada.
Es increíble que en países como España o en Brasil, como sucede actualmente, los derechos conquistados por las mujeres vayan en retroceso a estas alturas de la vida –como diría la Rayuela de la Jornada Dominical 9 de marzo-, y es por eso de suma importancia hablar y discutir el lugar que ocupa la población femenina en México, porque el futuro nacional se encuentran, como nunca, vinculado y dependiente, del rumbo que finalmente asuma la mujer mexicana como género.
Porque las mujeres mexicanas transitan por laberintos enredados. Tropiezan con demandas justas de igualdad, de respeto y de reconocimiento legal, laboral, familiar, que son despreciados, por las trampas de la fe, los mitos y sofismas. Dos elementos que enredan fatalmente la definición de lo que es bueno, justo y  honorable para la mujer, es la guerra desatada en nuestra nación, en contra de todo principio de Autoridad y su reemplazo en dos frentes: el Don de la Vida, adjudicado neciamente a Dios, para poder reemplazar el origen Real del Padre y el natural principio de  Agradecimiento; y el poder de Tener, reflejado en el dinero, el oro, el dólar o el euro, como sinónimos de igualdad o desigualdad entre los hombres y las mujeres.
No alcanzo a imaginar los torbellinos conscientes e inconscientes que acosan a las mujeres, que anidan en sus mentes. Tratándose de religión, existe el doble ariete, de ser inferior ante el hombre y de ser vehículo divino para traer la vida al mundo. Prueba de esa endemoniada terquedad es un libro best seller, publicado por el arzobispado de Granada en España y que lleva de titulo el violento nombre de “Cásate y se sumisa” con frases que circulan en las redes como producto del mayor retroceso social: "La mujer está perdida cuando se olvida de quién es. La mujer es, principalmente, esposa y madre"; "Tu marido es ese santo que te soporta a pesar de todo. Si algo que él hace no te parece bien, con quien tienes que vértelas es con Dios: puedes comenzar poniéndote de rodillas y la mayoría de las veces todo se resuelve"; o, "El feminismo fue, a su modo, una primavera. Sólo que tomó el camino equivocado, el de la afirmación a uno mismo".
Pero por otro lado, en el frente social, las banderas revisionistas entre las mujeres que se suponen de vanguardia, discuten que “mientras existan millones de mujeres en todo el mundo, esclavizadas haciendo un trabajo indispensable para la sociedad, por el que no se paga un salario, que rara vez es reconocido y que genera todos los abusos que se pueden aplicar a una esclava (violaciones, maltrato sicológico, humillaciones, feminicidios...)… no me enorgullezco de las batallas ganadas”. ¿Cuáles batallas?
Son combates que se alinean con el modelo económico globalizado, plutocrático y oligárquico. Es una defensa de los derechos de la mujer muy parecida a la declaración de libertad de la esclavitud de los negros en EUA. No existe diferencia entre las mujeres que exigen el pago del trabajo doméstico a las mujeres, como símbolo de emancipación, que los discursos de Abraham Lincoln, con la vista puesta en la mano de obra arrebatada a las plantaciones sureñas y los millones de consumidores potenciales y reales.
Son expresiones que se pueden ver en México, en casos como el de Martha Sahagún o Elba Esther Gordillo, quienes a sus delirios religiosos (una como miembro activa de los Legionarios de Cristo y la otra del vudú y la magia negra) suman la pasión por el tener y el poder.  Mejor aún, en el caso escandaloso de “Luna Bella”  o mejor Luna Méndez Coronado, que ha hecho de su vida, su cuerpo y sus escritos, un escándalo morboso por realista. Se trata de una prostituta que se dedica abiertamente, y justifica su actividad como una forma de recuperar lo que la vida no le ha dado a su familia de seis hermanos, la madre y el Padre de oficio albañil. Su psicólogo –oráculo de la modernidad-, por supuesto, asegura que no tiene problemas mentales. La información abundante de esta desgraciada, de las tarifas que cobra, de sus deseos, las técnicas ensayadas para no sentirse mal con ella misma y de los placeres aparentes, son  autenticas invitaciones para que las mujeres mexicanas aprendan y reproduzcan el ejemplo de esta joven mujer, de baja estatura y regordeta.
No veo gran diferencia entre “Luna Bella” y por ejemplo Martha Lamas, ideóloga de este papel impreciso y perverso de la mujer mexicana “moderna”, cuando alega a favor del oficio más antiguo del mundo, defiende su condición de trabajadora y, por otro lado, alienta y justifica los valores cristianos, a través de unas caricaturas moralistas de nombre “catolicadas”. Ambos casos están en sintonía con los intereses y objetivos del mundo global, al pujar por convertir a la mujer en trabajadora y consumidora compulsiva, de los bienes y servicios provenientes de los mercados y empresas norteamericanas esencialmente.
Con el agravante que representan, para la Mujer en México, los pésimos ejemplos de mujeres, que se reproducen como sinónimos de éxito y triunfo: son las mencionadas Gordillo y Sahagún –con todo y que una esta aun en la cárcel, y la otra con un pie en ella-;  al lado de Rosario Robles, Ruth Zavaleta, Beatriz Paredes, Josefina Vázquez Mota o Cecilia Romero, dedicadas a la política. De Jenny Rivera, Paulina Rubio o Lucerito, como “famosas” de la televisión.
No es posible que una historia nacional, sumamente rica en vidas y ejemplos feministas, pase desapercibida y nada entendida: la Malintzin y Sor Juana Inés de la Cruz, Leona Vicario y la Josefa Ortiz de Domínguez, las Adelitas revolucionarias y las Costureras de 1985. Cualquier par  constituyen ejemplos, ideas, conceptos, testimonios y productos. Hay muchas mujeres admirables, muchas más, en el arte (Frida Kahlo), el drama (María Rojo), la música, (Eugenia León), o la literatura (Elena Poniatowska)
Desgraciadamente la realidad indica que la mujer mexicana es víctima de intereses políticos abiertos y descarados. Auténticos botines electorales, la condición que enfrentan las mujeres, principalmente en los estados donde el PRI siempre ha mantenido el ejercicio del poder político, dista mucho  de estar en condiciones de celebrar el Día Internacional de la Mujer.
A pesar de que “Los países en los que hay más igualdad de género experimentan un mayor crecimiento económico. Las empresas que cuentan con más líderes mujeres logran mejores rendimientos. Los acuerdos de paz que incluyen a las mujeres son más duraderos. Los parlamentos en los que hay más mujeres aprueban más leyes sobre cuestiones sociales clave como la salud, la educación, la lucha contra la discriminación y la manutención de los niños. Las pruebas no dejan lugar a dudas: la igualdad de la mujer supone progresos para todos.” Secretario General ONU Ban Ki-moon

4 comments:

Ana Elena said...

Osea, ¿y te atreves a escribir de las mujeres? que doble moral!
cuando escribes esto por facebook
Luis Guillermo Garcia Ruiz Soy un Hombre... y les damos miedo a personas como tu... aguas... las hacemos Mujeres
7 de Marzo a la(s) 18:50 · Me gusta
Machin involucionado cobarde e hipócrita!

Guillermo Garcia said...

O sea... Te delata la estructura de tu discurso Ana Elena...
Frase fuera del contexto en que la dije o escribí...
Gracia regalada para que se serenen ... Un estate quieto ante la turbamulta de mujeronas que tanto daño le hacen a ... al Mundoooo... Carencia de sentido del humor...
Locura peligrosa... insatisfacciones, frigideces, venganzas insaciables...
No maltraten las redes con tanto insulto a lo puro pendejo...

Guillermo Garcia said...

Soy Padre de tres hijas, mujeres dedicadas al trabajo honesto, a la enseñanza de la cultura, la atención a bebes y niños pequeños, a la venta y distribución de libros, al deporte, el baile, la salud y con experiencia en el servicio de gastronomía donde lucen sus mejores galas y cualidades. Buenas hijas, buenas ciudadanas, al pendiente de su “Rancho”, disfrutan de la vida tratando de hacer siempre cosas nobles.
Me siento orgulloso del modelo de vida que aprendieron y conservan, hasta llevarlo a niveles muy superiores, sin duda, de los alcances que vislumbraba cuando las educaba en estas disciplinas desde pequeñas. Y al igual que las enseñanzas recibidas de mis Padres, mi descendencia se ha enseñado a “vivir sin jefe” y a entender la función del dinero, como un medio para intercambiar y adquirir cosas útiles y nunca como un fin en sí mismo.

Guillermo Garcia said...
This comment has been removed by the author.

Mensaje de Criss Garcia de Librería LibrArte como Nueva Emprendedora AMATL 2018

Muy buenos días tengan todos ustedes. A nombre de mis hermanas Carmen, Claudia y de mi familia, deseo expresar a todas y cada una de la...