Thursday, March 27, 2014

NARCOTRÁFICO I

"Si la divinidad dispusiera que esta noche terminara el narcotráfico en México, mañana estaríamos muriéndonos de hambre. O casi." Escribió en abril de 2010 el Maestro J. Zabludovsky. Porque los desarrollos inmobiliarios en las costas y litorales en toda la república, los enormes edificios que se construyen en Bosques de las Lomas, las campañas políticas, instituciones educativas de élite, los paraísos turísticos peninsulares, todo se financia a través de los inmensos flujos de dinero, provenientes del tráfico de drogas.
Es un hecho y hay que afrontarlo abiertamente. La fuente a la que se refiere Zabludovsky es  un informe dado a conocer por la consultora Stratford, en el que se afirma que cada año, ingresan a la economía mexicana alrededor de 40.000 millones de dólares, por el negocio de las drogas. Para tener algún elemento de comparación, en 2009 los ingresos de México por concepto de remesas fueron de 21 mil millones de dólares; los ingresos por concepto de turismo fueron de 11 mil millones; los ingresos por petróleo sumaron poco más de 30 mil millones de dólares; la inversión extranjera directa fue de  11.5 miles de millones de dólares. La comparación resulta casi increíble, algo así como 75 mil millones de dólares de divisas formalmente contabilizadas, contra los 40 mil millones de dólares criminales, que según otras fuentes superan los 90 mil millones al año. Es decir, que el impacto macroeconómico del narcotráfico en México, significa del 55% al 120% de todos los flujos financieros que recibe la economía nacional.
Más reciente y con mucha mayor profundidad, Roberto Saviano desnuda la historia, el desarrollo, el peso especifico en la economía diaria, en la sociedad, pero ante todo, el significado político nacional e internacional que representa el narcotráfico en México. Pero ¿quién es Roberto Saviano? (1979), es un periodista y escritor italiano. Es calificado por Umberto Eco como héroe nacional. A Saviano le fascina que los periodistas se refieran a él como escritor y que los escritores hablen de él como periodista. Estudió filosofía moderna en la Universidad de Nápoles y saltó a la fama en 2006 con la publicación de Gomorra, en el que describe los negocios de la Camorra. La gran repercusión del libro —con más de un veinte millones de copias vendidas— provocó una reapertura del debate sobre el crimen organizado en Italia y le valió a Saviano amenazas de muerte. El caso es que Saviano cuenta historias y de manera descarnada habla de la realidad económica y territorial de la Camorra en Italia y del crimen organizado a escala mundial, pero se detiene en México, donde los cárteles de la droga son algo así como los campeones del mundo.

Y el estado de México, por la ubicación geográfica, por el peso económico nacional, por la densidad demográfica, por ser ruta de paso, pero ante todo por la importancia política que representa actualmente, en este sexenio,  sin duda  “juega en grandes ligas” en el mundo del narcotráfico. Y el sur del estado de México, por la vecindad con Michoacán y Guerrero, por la ubicación estratégica del municipio de Luvianos, por el valor económico, bajo costo, demanda en el mercado de la heroína café o “brown sugar”, por ser paso natural del tránsito de la Tierra Caliente hacia la frontera norte con los EUA, es actor protagónico, o debe de ser así. Urge que los habitantes de los municipios sureños del estado de México estén informados, tomar consciencia, organizar la sociedad, participar políticamente de otras maneras –solidaria y libremente-, para poder convivir con un emporio comercial y financiero que es el presente y que se encuentra únicamente por debajo del negocio del armamento en todo el mundo, por encima del valor del mercado del petróleo y que se reproduce todos los días y que su horizonte y tamaño parece no tener límites, ni finitud.
Ensayar este trabajo me provoca sentimientos encontrados. Hay una constante que mueve fibras de preocupación, pero gana en mí el placer de desvelar conceptos que podrían ser la llave que abra puertas para transitar en esta región a otros niveles de mayor bienestar. Todo depende del ejercicio de la política en la región. Me refiero a la participación organizada de la sociedad, y a la honesta y vigilada respuesta de los encargados de ejercer los gobiernos, para los que habrán de ser designados, de hoy en adelante. De lo contrario, como ocurre ahora, se generan graves vacios de poder, se desplaza la autoridad real, la que se construye con la fuerza de los votos y la aplicación de la ley, y se cede ante organizaciones que mejor estarían operando exclusivamente en el tráfico de los estupefacientes, que demanda con urgencia el consumidor, en el insaciable mercado de los Estados Unidos de Norteamérica.
Resultan muy interesantes las preguntas que se formula Roberto Saviano, en la gala de la presentación de su nuevo libro CeroCeroCero (así le llaman a la cocaína de mayor pureza) respecto a la captura o entrega de Joaquín el Chapo Guzmán, a quien no duda en llamar, el Steve Jobs del mundo del narco: por su visión de los espacios de mercado, nichos desconocidos para otros, inteligencia y frio calculo empresarial. Porque si algo ha caracterizado al “Chapo” es la consciencia de su tiempo, la comprensión perfecta de las formas de gobierno, los principios que existen para el ejercicio del poder, las diferencias esenciales entre México y los EUA.
Que la democracia es corrupción, el que piense lo contrario es ingenuo. Todos son corruptibles, basta encontrar el punto de quiebre. Paga y se te dará. Si en una República, un militar recibe una propuesta de dinero a cambio de un favor ilegal, responde “¿que soy puta?” y procede a impartir justicia. En cambio, en las democracias y peor en la mexicana estructurada como una figura universal, donde el imperio de la igualdad, la preeminencia del número sobre las demás virtudes o cualidades,   la corrupción ha escalado a lo más alto, lo más perverso, en comparación con las democracias europeas, o donde el concepto de ciudadanía esta acotado por restricciones lógicas y naturales.
La corrupción imperante en México, aunado al talento del Chapo Guzmán, como antes lo fue su pariente Félix Gallardo, lo mismo cohechan la “erección” de un municipio como Luvianos, en el sur del estado de México, que pactan con los colombianos, cuando aun jefaturaba Pablo Escobar, el pago por el trasiego de la cocaína, no en billetes fácilmente devaluables, ni en oro siempre sujeto a la especulación y el hurto, sino en materia prima, en cocaína pura, que convirtió a los carteles mexicanos, en los más poderosos de la región latinoamericana y, en esta coyuntura internacional -globalizada, polarizada- de todo el mundo. Luvianos fue “inventado” (Montiel Gobernador mediante) el 1 de enero  de 2002 con seis policías,  como triangulo de tránsito, patio de comercio con Michoacán y Guerrero, ruta natural de tránsito de Sinaloa hacia el sur y viceversa.
Si la liberación, hace unos meses, de Rafael Caro Quintero, puede ser leída –dice Saviano- como algo peor que si hubiera ocurrido un golpe de Estado en México, la captura del “Chapo” puede entenderse como una entrega a cambio, un tributo, una tregua, un escarmiento por el “Mayo”, Esparragoza o las nuevas generaciones, ansiosas de tomar el control del emporio. Parece una escena de la cinta “El Padrino”, una bofetada en pleno rostro a los dos gobiernos, el de México y el de los EUA: fue algo así como si los narcos le hubieran dicho a Peña Nieto “hazte a un lado. Esta lucha es entre nosotros y Estados Unidos”.  Su liberación mandó un poderosísimo mensaje al gobierno de Obama. ¿Cuál es el mensaje? Es claro, contundente: “Vieron, Caro Quintero ordenó la tortura y muerte de Enrique Kiki Camarena (el agente de la DEA) y ahora está libre”…
Porque si en verdad El Chapo Guzmán se arrepiente y está dispuesto a hablar, el gobierno de México tendrá que ir a fondo y desentrañar las relaciones del narcotráfico con los políticos; investigar el dinero que llega a los grandes partidos políticos por parte del narcotráfico. De todo esto se sabe hoy poquísimo. Para ello, dice el mismo Saviano, es necesario tejer toda una estructura nueva, porque jueces con ganas de ir a fondo hay pocos, policías con coraje y valor hay pocos, están solos… se debe entonces emprender una revolución judicial que le permita a la ley indagar en la política, para que nunca más ocurran otra vez, casos como el de Monex, Soriana, Televisa.
Se vislumbra un futuro negro, pero hay que tener el valor de decirlo. “México es un país joven que cuenta mucho en la manija del desarrollo del país más poderoso del mundo: Estados Unidos. Ésta es una buena oportunidad para cambiar la historia… Quien no conoce hoy México no puede entender el mundo actual. Suena crudo, pero es así. Hoy México es el centro del Mundo.” Y por extensión, el estado de México también.

No comments:

Mensaje de Criss Garcia de Librería LibrArte como Nueva Emprendedora AMATL 2018

Muy buenos días tengan todos ustedes. A nombre de mis hermanas Carmen, Claudia y de mi familia, deseo expresar a todas y cada una de la...